CORONAVIRUS AGRICULTURA

Vicepresidenta del FIDA pone en valor los bienes comunes como las semillas

La vicepresidenta del Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA), Marie Haga, destaca el valor de los “bienes comunes” como las semillas e invita a los países a cooperar más en un mundo tan interdependiente como el actual.

La vicepresidenta del Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA), Marie Haga. Foto cedida por FIDALa vicepresidenta del Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA), Marie Haga. Foto cedida por FIDA

“Con lo integrado que está el mundo, espero que la crisis sanitaria de la COVID-19 también sea una llamada de atención para entender que dependemos del resto y tenemos estructuras globales que cambiar”, afirma la vicepresidenta del FIDA en conversación telefónica con Efeagro. Esta responsable noruega, diplomática de carrera, recientemente se incorporó al FIDA, un organismo de la ONU con sede en Roma que presta ayuda financiera a los países pobres, tras haber sido directora ejecutiva del Fondo Mundial para la Diversidad de Cultivos desde 2013.

En su anterior cargo trabajó con el fin de salvaguardar la diversidad agrícola, por lo que no duda en subrayar la importancia que tienen los “bienes comunes globales como las semillas”. Ante problemas como la pérdida de biodiversidad o el cambio climático, recalca que “no hay forma de resolverlos sin tener un enfoque global” y llama a reformar los sistemas mundiales para poder confiar en ellos.

Pone de ejemplo el tratado internacional de recursos fitogenéticos para la agricultura y la alimentación, en vigor desde 2004, que establece un sistema para que productores, mejoradores y científicos puedan acceder a los materiales de 64 cultivos básicos.

Un hombre planta a manos semillas en un campo. Foto: Pexels

Un hombre planta a manos semillas en un campo. Foto: Pexels

Aunque debería servir para facilitar el acceso al material genético de las plantas y repartir los beneficios que genera su uso, ese sistema “todavía no da la suficiente confianza a la parte pobre del mundo que comparte esos recursos”, según Haga.

Los países en desarrollo se quejan de lo poco que reciben del fondo multilateral de distribución de beneficios, al que aportan básicamente los gobiernos y no tanto las empresas que emplean las semillas. En el mundo hay unos 1.750 bancos de semillas que forman parte de un sistema en el que el depósito de Svalbard, en Noruega, funciona como la “punta del iceberg”. Svalbard, que hace poco superó el millón de muestras almacenadas en su interior, es la “última copia de seguridad” del material enviado de los demás bancos de semillas del planeta para que no se pierda.

Bancos de germoplasma

“Debemos invertir más para hacer un mejor uso de ese material fantástico. Estamos usando una cantidad muy limitada de la que tenemos en los bancos de semillas y sabemos que esa diversidad contiene rasgos que necesitamos desesperadamente para producir más alimentos nutritivos“, afirma Haga. En su opinión, hace falta invertir más en ciencia y en el buen funcionamiento de los bancos de germoplasma a nivel local, nacional y mundial para preservar su material y apoyar los agricultores.

Marie Haga FIDA

Semillas de café geisha . Foto: EFE / MARCELINO ROSARIO

La representante del FIDA pide a las naciones ricas que continúen contribuyendo a esas iniciativas y argumenta que “la diversidad de cultivos es un bien común global, todos dependemos de todos y ningún país la posee por completo: para acceder a una variedad amplia de opciones, necesitamos intercambiar ese material genético”. Considera que proteger la biodiversidad agrícola saldría “muy barato”: “Si tuviéramos 850 millones de dólares en el Fondo, a largo plazo dispondríamos de unos 34 millones anuales para los bancos de semillas, suficientes para mantener el material más importante en todo el mundo”, dice.

Pese a que la población cada vez usa menos especies para alimentarse, Haga insiste en que la variedad de cultivos contribuye a la resiliencia de los sistemas alimentarios. Entre las variedades de trigo, las hay que soportan temperaturas más altas, contienen un valor nutricional más alto o resisten mejor las nuevas plagas y enfermedades. Para Haga, “las semillas son milagros; es increíble   que se puede hacer con ellas”.

Etiquetado con: , , ,
Publicado en: Agricultura
(No Ratings Yet)
Cargando…

servicios

EFE VINOS

Viñedos de Bodegas Muga. Foto: G.Mena
BODEGAS MUGA ATRAE 20.000 "ENOTURISTAS" AL AÑO

Un paseo en globo por viñedos riojanos

LA SEMANA EN MENOS DE UN MINUTO