CORONAVIRUS GANADERÍA

Los uruguayos que viajaron a España comienzan a esquilar en Zamora

Los 250 esquiladores uruguayos que han sorteado el coronavirus y llegado a España, para atender la demanda de mano de obra especializada en el país, han iniciado la campaña en Zamora, la provincia española con mayor censo de ovino de leche.

Labores de esquileo. Efeagro/Juanjo MartínLabores de esquileo. Efeagro/Juanjo Martín

Esta provincia castellanoleonesa censa unas 550.000 ovejas de ordeño, que sumadas a las de carne pueden suponer entre 600.000 y 700.000 cabezas de ganado ovino a las que tendrán que quitar la lana en las próximas semanas, ha explicado este viernes a Efe el responsable de COAG en Zamora, Lorenzo Rivera.

Los trabajos han comenzado en la localidad de Coreses, a diez kilómetros de la capital zamorana, donde una cuadrilla ha demostrado su habilidad con la máquina al pelar unas 180 ovejas al día cada uno de sus integrantes, lo que les reporta unos beneficios que rondan el euro por cada cabeza trabajada.

Estos esquiladores han llegado contratados por la empresa del sector más importante de Castilla y León, Esquiladores Montaña de León, con dieciocho años de oficio y cuyo responsable, Ignacio Fidalgo, ha explicado que la campaña arranca esta temporada con 150.000 ovejas de retraso.

esquiladores uruguayos

Un esquilador uruguayo se toma un momento de descanso. Efeagro/Juanjo Martín

La tardanza en la llegada de los esquiladores uruguayos se ha debido a las dificultades de tramitación burocrática debido al cierre de fronteras impuesto por la crisis sanitaria de COVID-19.

Fidalgo, que ha empleado a 39 de los 250 temporeros llegados de Hispanoamérica y cuenta con otros catorce especialistas en el oficio contratados previamente, ha indicado que la campaña de este año se prolongará hasta el 20 de julio, más tarde de lo habitual por culpa del coronavirus.

Este empresario ha explicado que la falta de mano de obra española se debe a que “nadie quiere hacerlo” porque es un trabajo duro que requiere práctica y destreza, por lo que el problema que se ha planteado esta primavera por el cierre de fronteras podría repetirse a finales de verano, cuando se efectúa el segundo esquileo del año.

Se ha quejado además que las ocho grandes empresas españolas que han fletado el avión para la llegada de los esquiladores de Uruguay han tenido que abonar 2.115 euros por el billete de cada trabajador, cuando después la aeronave ha sido aprovechado también para traer repatriados que únicamente han abonado 400 euros por el viaje.

Durante los próximos dos meses, los esquiladores viajarán de pueblo en pueblo, de ganadería en ganadería, para dejar las ovejas frescas de cara al verano, una labor tradicional que se mantiene no por el precio de la lana, que es simbólico y apenas reporta ingresos a los ganaderos, sino por cuestión de saneamiento.

Desde COAG han insistido en ese aspecto, ya que lo que les pagan por la lana es “insignificante”, pero el esquileo antes del verano evita la sarna y otros parásitos del ovino y además mantiene a las ovejas más frescas, lo que influye en su rendimiento lácteo.

La falta de mano de obra que ha tenido en vilo al sector del ovino hasta la llegada de los esquiladores uruguayos puede repetirse en los próximos meses en otros sectores del campo, según han recordado desde la Coordinadora Agraria.

Esta organización ha expresado su preocupación con lo que pueda ocurrir en junio con la campaña de recogida de ajos, para la que también se emplea mayoritariamente a trabajadores de otros países ante la ausencia de españoles que quieran a hacerlo o que aguanten más de una jornada realizando esa labor por las duras condiciones.

Etiquetado con: , , ,
Publicado en: Ganadería
(1 votes, average: 5,00 out of 5)
Cargando…