El Ayuntamiento prepara una regulación

Una tapa en las pescaderías o en charcuterías de Madrid

Un plato de ostras en la cola de la pescadería o un bocadillo tras comprar al charcutero del mercado. El Ayuntamiento de Madrid trabaja en una regulación para posibilitar a los minoristas la venta de consumiciones para tomar en el propio local.

El informe de la OMS ha desatado las protestas del sector. Varias personas esperan su turno en una carnicería. EFE/Archivo. Fernando AlvaradoEl informe de la OMS ha desatado las protestas del sector. Varias personas esperan su turno en una carnicería. EFE/Archivo. Fernando Alvarado

Madrid prepara una ordenanza con el fin de establecer las condiciones para pescaderos, carniceros, fruteros o charcuteros puedan ofrecer “actividades de degustación” en mercados municipales. Una vez que salga adelante, los detallistas podrán comercializar alimentos frescos y transformados sin envasar como consumición, según el texto, al que ha tenido acceso Efeagro. 

La importancia de esta propuesta, en período de alegaciones, está en que “dará cobertura legal” y regulará que un pescadero pueda vender al cliente, por ejemplo, un plato de gambas, o un charcutero una tapa de queso.

Su objetivo es favorecer la “modernización” de estos comercios tradicionales, que podrán sumarse a tendencias como la de las librerías que ofrecen café o las peluquerías donde se pueden tomar cócteles, según ha explicado a Efeagro la directora adjunta de la Asociación de detallistas de Pescado de Madrid (Adepesca), María Luisa Álvarez,

La ordenanza fija la posibilidad de habilitar zonas de degustación en áreas comunes, con un límite de espacio y permiso para que los alimentos se acompañen de ciertas bebidas, como refrescos, vino, cerveza, cafés o chocolate.
Por el contrario, queda excluido el servicio de mesas.

Los fruteros o pescaderos podrán sumarse a tendencias como las de las librerías con café o las peluquerías donde se pueden consumir cócteles

Un mayor atractivo

Aunque la nueva ordenanza afecta a mercados municipales, según la responsable de Adepesca no hay reglas en la Comunidad de Madrid que impidan a minoristas individuales ofrecer tal servicio y confía en que esta diversificación sea cada vez más frecuente, para hacer atractivos esos establecimientos.

Álvarez ha destacado que esta opción permitiría “dinamizar” los mercados, pero que en ningún caso existe la intención de competir con la hostelería. “No queremos convertirnos en bares; se trata de que vayas allí y mientras esperas en la cola o después, te tomes un plato o una ración”, ha subrayado.

A su juicio, ese permiso “le daría un aire nuevo” a emprendedores que quieran apostar por la degustación como complemento a su venta en los mostradores.

Ha destacado la importancia de que en Madrid, donde hay libertad de horarios comerciales, se aprueben normativas para que pequeños empresarios, como los fruteros o pescaderos, puedan adaptarse a esa nueva situación.

“Queremos convertir el acto de compra en Madrid en un momento de ocio y lúdico; las fronteras comerciales son difusas y ya hay galerías de arte donde se ofrecen desayunos”, según Álvarez.

En Barcelona ya es posible esta combinación entre venta y consumo de pescado en el local, al igual que en otras ciudades europeas, de países como Francia.

Etiquetado con: , , , , , , , ,
Publicado en: Alimentación y Bebidas     Consumo
(No Ratings Yet)
Loading...