GASTRONOMÍA

Turrones de mojito y gintonic. La coctelería revoluciona el dulce de Navidad

Turrones de mojito, gin-tonic, pisco o margarita irrumpen con fuerza en las bandejas de postres navideños y crean una tendencia que revoluciona estos dulces, aunque sin hacer sombra a los tradicionales de yema, chocolate o las variedades de Alicante o de Jijona, que siguen siendo las más vendidas.

play Turrones de mojito y gintonic. La coctelería revoluciona el dulce de Navidad

La creatividad es la gran aliada de los artesanos del dulce, que ponen a prueba su imaginación para sorprender a un consumidor que sí tiene gusto por los dulces tradicionales, pero que, cada vez más, busca poner el broche de oro a la mesa navideña con algo nuevo.

En eso coinciden los profesionales consultados por Efeagro, desde hornos tradicionales como Casa Mira o San Onofre hasta las pastelerías más vanguardistas, como la de Oriol Balaguer, Josep María Rodríguez (Barcelona) o José Fernández (Nunos, Madrid). Todos ellos tienen algo en común: apuestan, sin dudarlo, por el turrón clásico.

Tan cierto es que la Navidad es la fiesta más fuerte para las pastelerías como que en los últimos años el sector ha tenido que combatir la crisis a base de creatividad: en las últimas seis campañas navideñas, ha acumulado unas pérdidas de hasta el 30 %, según el gremio nacional de pasteleros.

Turrones: la receta de la ilusión y el optimismo

Sin embargo, los escaparates transmiten ilusión y optimismo. En ningún horno faltan ya el mazapán ni los habituales chocolates con forma de abetos, Papás “Noël”, Reyes Magos o bolas de árbol, algunas verdaderas obras de artesanía, como las que ha preparado este año Josep María Rodríguez en “La Pastisseria”.

El ganador del premio memorial “Paco Torreblanca” al Mejor Pastelero, que concede la Real Academia de la Gastronomía, ha querido sorprender con pequeñas bolas comestibles, que bien podrían decorar un árbol si no fueran tan efímeras como su relleno de mousse de queso con compota de frambuesas o chocolate con leche y cremoso de avellana.

Eso sí, el rey de la fiesta, antes de que se imponga el roscón, sigue siendo el turrón. Los artesanos tienen a veces un precio elevado pero el cliente tiene la certeza de que la materia prima es fresca, de calidad y cien por cien natural.

Más allá de elaborar los tradicionales, los turrones de siempre, los pasteleros juegan con el sabor e incluso con la forma. El propio Josep María Rodríguez combina los clásicos “duro” y “blando” con otros como su “ñam ñam”, una golosa barra aparentemente mordisqueada en una esquina, el de mojito, con el sabor del refrescante cóctel, y el de quicos, que funde el chocolate con el sabor del maíz tostado salado.

Turrón “champán”, turrón “bolso”

El pastelero de “Nunos”, José Fernández, ha metido, literalmente, el turrón en una botella de champán, con pequeñas barras en forma de “benjamines” de bebidas espumosas. También ha apostado por hacer turrón en formato de pequeños bolsos “clutch”: en apariencia un complemento perfecto para un atuendo femenino de boda, pero en realidad un dulce navideño de chocolate regado con Cointreau.

“Lo que buscamos con esto es hacer que la sobremesa sea más divertida”, afirma Fernández, amante de crear, cada temporada, nuevas “colecciones” de dulces, como si de una muestra de alta costura se tratara.

Entre los turrones de diseño también está el nombre de cocineros como Albert Adrià, quien junto al maestro turronero Ángel Velasco ha creado uno de gin-tonic, perfecto para acompañar uno de estos combinados digestivos.

Para los más pequeños, el sabor de los cócteles se reemplaza por turrones dibujados como los “choctubos” de Oriol Balaguer o, en otras propuestas, golosinas, caramelos o divertidos cereales, una tendencia que ha invadido también el turrón industrial que, como en el caso de Suchard, incorpora este tipo de variedades a sus clásicos.

Turrones para niños de Oriol Balaguer. Foto: cedida por la pastelería.

Turrones para niños de Oriol Balaguer. Foto: cedida por la pastelería.

A pesar del esfuerzo de los artesanos, el turrón artesanal representa solo una pequeña parte de todo el que se venderá esta Navidad. Está previsto que en pastelerías las ventas caigan de nuevo un 3 %.

Un golpe más para este sector que, según datos facilitados a Efeagro por el presidente gremio nacional, Salvador Santos, ha visto cerrar en tan solo dos años unas 300 pastelerías en Madrid y otras 400 en Cataluña, porque pocos sobreviven al cambio generacional.

Pocos casos hay como el de Casa Mira, que va ya por la sexta generación de turroneros. “Nuestros hijos no quieren esos negocios que son muy esclavos y poco rentables”, lamenta el representante de este gremio que confía, sin embargo, en que muchos opten por premiarse esta Navidad con un bocado, por pequeño que sea, de delicias dulces. EFEAGRO

Etiquetado con: , , , , , ,
Publicado en: Gastronomía     Gastronomía
(No Ratings Yet)
Loading...

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.