TURISMO BOSQUES

El turismo de bosques capea con incertidumbre el temporal de la pandemia

El turismo asociado a los bosques encara un otoño que no sólo cambiará los colores de los árboles sino que les obligará a capear un temporal llamado pandemia que provoca restricciones y disponibilidad dispares en toda la península y una gran incertidumbre para el sector.

Bosques en Navarra. Efeagro/Jesús DigesBosques en Navarra. Efeagro/Jesús Diges

Conocidos son los tonos pardos y rojizos del otoño, un atractivo que motiva a muchos senderistas a pasear por los bosques españoles, pero este año los viajeros experimentan una situación única en la que las restricciones, rebrotes de la covid-19 y cierres de municipios por el coronavirus afectan a sus planes de escapada de ocio, sobre todo programados en puentes y fines de semana.

Esta reducción en la cantidad de visitantes la han sufrido, y con toda su fuerza, en la agencia de excursiones Atuaire, por las limitaciones de transporte aplicadas en la capital de los últimos días.

Desde la llegada del otoño, no han podido organizar salidas y solo tienen programadas excursiones para este domingo, cuando no tengan efecto las restricciones impuestas por el estado de alarma, según explica a Efeagro el director de la agencia, José Antonio Presa.

Aún así y pese a recibir reservas, no quieren llenar el cupo con el fin de respetar las medidas de seguridad para evitar contagios, lo que dificulta su recuperación tras un año en el que han tenido que pasar la mayor parte de los meses cerrados.

Bosque de hayas de Irati, en el Pirineo fronterizo entre Navarra y Francia. Fototeca/EFE. NINES-NAZARIO

Bosque de hayas de Irati, en el Pirineo fronterizo entre Navarra y Francia. Efeagro/ Nines-Nazario

“Con esta incertidumbre no se puede vivir porque los viajes no se programan de un día para otro, se programan incluso con meses de antelación”, señala.

Otra región que vive una situación similar es Ávila, donde la Asociación de Turismo Rural de Ávila-Casas de Gredos también ha sentidos los efectos del cierre de la capital.

“El otoño funciona bastante bien, sobre todo los fines de semana, pero con esta situación es una incertidumbre, como todo en general. No sabemos cómo vamos a funcionar. En la previsión de reservas, la mayor parte de clientes son de Madrid”, lamenta su presidente, Francisco Samuel Zazo.

Desde su asociación calculan que este año las reservas en alojamientos rurales rondan el 20 %, cuando en estas fechas otros años suele alcanzar el 50 %.

“Nada está seguro en el corto plazo”

La confusión ante las restricciones y rebrotes se vive asimismo en el Valle del Jerte, en Extremadura, donde “nada está seguro en el corto plazo”, reconocen desde la Oficina de Turismo, ya que han vivido el cierre de municipios cercanos en el valle por el aumento de positivos.

“Sí que recibimos gente, no tanto como en otoño, pero el Valle es muy bonito en esta época”, subrayan, aunque esperan a dentro de unos 20 días, cuando cambien de color los árboles de la zona y reciban -o no- el grueso de visitantes habitual de la época.

En otras zonas, sin embargo, resisten mejor, como el Centro BTT (bicicletas todo terreno) Alcornocales, en Cádiz, que ofrece excursiones al aire libre y, pese a las restricciones en Madrid y Cataluña, el servicio “está funcionado bastante bien”.

“Se ha potenciado más ese tipo de turismo. Se está alejando todo el mundo de los planes masivos. Hay 12 rutas y es muy difícil encontrarte a gente”, detalla David Sánchez, director del Hotel Montera Plaza,  ubicado en el Parque de Los Arcornocales y desde donde gestionan también el uso de bicicletas.

Es necesario el respeto al medioambiente

Y también hay quienes han registrado un alto índice de visitantes y no están satisfechos con el resultado, como en el Montseny, en Cataluña.

El presidente de la Asociación de empresarios turísticos del Montseny, Joan Lluis Rojas, asegura que han recibido a muchos visitantes que no han respetado las normas de conducta de las zonas naturales, al retirar castañas sin permiso, aparcar fuera de las zonas delimitadas y dejar residuos en el terreno, lo que ha provocado que la diputación plantee tomar medidas restrictivas.

“Intentamos hacer pedagogía con la gente”, precisa Rojas, tras apuntar que desde la asociación intentan que la gente contrate guías turísticos que les explique por qué sendas caminar y cómo comportarse en la zona.

La técnica de turismo de la organización Silvia Arau resalta que su objetivo es “trabajar con una visión más sostenible”, que va de la mano con “desestacionalizar” las épocas de visita de turistas y promocionar otras épocas del año, para que no se centren las visitas en esta temporada.

No arrancar flora, no dejar residuos, respetar la población local y seguir las rutas

Precisamente, desde la organización ambientalista Greenpeace han recordado la importancia de cuidar del medio ambiente, no solo por no tirar residuos, sino por no arrancar la flora local, respetar los caminos y a la población local, dueña en muchas ocasiones de esos terrenos, e ir con cuidado para evitar exponerse a riesgos, al haber comenzado la época de caza.

Etiquetado con: , , , , ,
Publicado en: Turismo rural
(No Ratings Yet)
Cargando…