TURISMO RURAL

El turismo rural activo anota un buen julio pero los rebrotes amenazan agosto

Las actividades de barranquismo acuático, vías ferratas o espeleología se encuentran entre las más demandadas por grupos de amigos y familias a lo largo de julio.

Actividad de barranquismo acuático. Efeagro/TrailNaturaActividad de barranquismo acuático. Efeagro/TrailNatura

El turismo activo de naturaleza en el mundo rural ha anotado un buen julio, incluso por encima de la media de los últimos años, gracias a la demanda de viajeros nacionales que cogieron con ganas estas actividades tras el estado de alarma, pero agosto se avecina con incertidumbre por los rebrotes de la covid-19.

Así se desprende de las conclusiones de distintos gestores de turismo activo consultados por Efeagro, que han visto como sus ofertas de barranquismo acuático, vías ferratas o espeleología tenían buena acogida entre grupos de amigos y familiares a lo largo de mes de julio.

Ofertas por todo el país

En la zona de Uña (Cuenca) opera la empresa Uñaventura, al mando de Javier Navarrete, quien explica que este julio han tenido más demanda que en el mismo mes de 2019 y creen que se debe al efecto pos-confinamiento: “La gente ha salido disparada para hacer actividades en el medio natural porque les da más seguridad”.
Las reservas subieron especialmente los fines de semana y llegaron a tener que trabajar “mucho más”, pero admite que agosto se presenta con “incertidumbre” por los continuos rebrotes en toda España.

El barranquismo acuático (descenso por ríos con saltos o toboganes) fue el más reclamado por los visitantes en este periodo, y en el caso de Uñaventura la zona del Ventano del Diablo es uno de sus principales atractivos.
Es un “auténtico parque acuático”, asegura Navarrete, abierto a todos los públicos a partir de 7 años, pero que ahora con el coronavirus ha de ser en grupos reducidos guiados por un monitor.
También ofrecen vías ferratas (rutas por rocas en horizontal o vertical, equipadas con peldaños, pasamanos o grapas para hacer el paseo), que se suelen recorrer a primera o última hora del día.
Son actividades, dice Navarrete, que “revitalizan” el entorno rural porque permiten la llegada de turistas que pernoctan y comen en la zona, con el beneficio que eso supone para la economía.

Desarrollo de una vía ferrata. Efeagro/TrailNatura

En Onil (Alicante) tiene su sede TrailNatura, al frente de la cual está Carlos Guill, quien coincide en que ha habido una fuerte demanda de estas últimas semanas, eso sí, de turista nacional.
Pensaba que no habría mucha reserva de actividades dada la situación, pero “se ve que había ganas de salir”, afirma Guill.
Junio también fue “una locura”, coincidiendo con el fin del estado de alarma, señala, y eso que normalmente es un mes tranquilo porque aún no han acabado los colegios y no hay vacaciones.
El barranquismo acuático es el que más éxito tiene entre sus clientes, beneficiado este año por las lluvias “generosas” en invierno y primavera, algo inusual en esta provincia donde suelen escasear las precipitaciones.

Las salidas al campo para hacer espeleología acuática o incluso rutas de kayak en la zona marina más cercana completan el podium de las actividades indispensables para TrailNatura estos meses.
En el caso de la espeleología, su propuesta no presenta complicaciones y se realiza con todas las medidas para protegerse del covid-19: el uso de material desinfectado, de mascarillas, gel hidroalcohólico o la distancia social son un complemento necesario este verano de 2020, según resalta.

En Burgos

Sergio Blanco es el gerente de Beloaventura, una empresa de turismo activo en la zona de Belorado (Burgos) en la que han tenido un repunte considerable de grupos reducidos, pero una caída de los grandes grupos, como los escolares o los campamentos, que solían acudir a Beloaventura otros años por estas fechas.
A pesar de ello, Blanco valora el nivel de trabajo de julio y está a la espera de ver cómo se desarrolla agosto con los rebrotes.

El mayor atractivo en su zona es una actividad de espeleología en la que se visita la cueva de Fuentemolinos, pertrechados de botas, trajes de buzo, arneses, luces y casco.
Al igual que las otras dos empresas, ésta también ofrece barranquismo acuático de iniciación en río y una vía ferrata de escalada.

Propuestas de turismo, actividades y ocio en la naturaleza que se han convertido en una gran aliada en estas atípicas vacaciones en las que prima la escapada en familia para ir a lugares tranquilos y al aire libre.

Etiquetado con: , , ,
Publicado en: Turismo rural
(No Ratings Yet)
Cargando…