GANADO TRANSPORTE

Los transportistas de ganado: Ha sido “un poco locura” ir fuera de España durante el confinamiento

Los transportistas aseguran que cada país pedía distintos requisitos y certificaciones para poder transitar. La situación ya está más calmada y ahora se adaptan a la “nueva normalidad” como tantos otros sectores económicos.

Descarga de ganado ovino tras ser transportado en un camión. EPA/TREVOR COLLENSDescarga de ganado ovino tras ser transportado en un camión. EPA/TREVOR COLLENS

Los transportistas de ganado no han parado su actividad -esencial durante estos meses de confinamiento-, aunque en los momentos más críticos reconocen que fue “un poco locura” viajar fuera de España porque cada país pedía distintos requisitos y certificaciones para poder transitar.

Así lo ha señalado a Efeagro el gerente de la Asociación Nacional de Transporte de Animales Vivos (ANTA), Pedro Martínez, quien se queja en este sentido de que la Unión Europea (UE) tardase “muchísimo” en publicar una Orden que unificase criterios.

De hecho, la UE publicó su modelo de certificado para el transporte, pero éste no eximía de que un camionero tuviese que llevar también los obligatorios que pedía individualmente cada país.

Por ello, han tenido que hacer frente a una variedad de certificados y formularios que les obligaba a hablar con el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, o la federación de transportistas europeos para ir actualizando las exigencias: “Estábamos en contacto de forma continua los siete días de la semana”.

El objetivo era que cada camión llevase en regla estos “papeles” porque “cada uno era distinto”, e incluso cada país los ha cambiado durante el transcurso de la pandemia, como Italia que lo modificó hasta en tres ocasiones.

En ellos, podían pedir información de muy distintos tipos, desde tiempo máximo de estancia prevista en cada país, el lugar de destino o confirmar que no habían estado en contacto con ninguna persona afectada por la covid-19 en los últimos 14 días.

Aún así, admite que la mejora de la situación sanitaria y la publicación de la orden comunitaria permitió simplificarlo.

En el primer mes de confinamiento, además, se produjo un “bajón” del transporte de ovino, bovino y caprino hacia el exterior, con operadores que esperaban “hasta el último momento” para aceptar la compra.

A escala nacional, la situación fue distinta, ya que no tenían ese problema de certificados y sólo debían estar pendientes de atender la demanda propia de su trabajo e implementar las medidas higiénico-sanitarias pertinentes.

Respecto al volumen de trabajo, ha detallado que al principio del estado de alarma hicieron frente a picos de actividad dentro de España superiores a las cifras normales, debido al incremento en la demanda de alimentos, pero que luego “se estabilizó”.

Transportistas de ganado

Un ternero de recría en un camión de transporte de ganado. EFE/Archivo/Lavandeira jr

A día de hoy, los movimientos de ganado dentro del país siguen normalizados e incluso se publicaron órdenes ministeriales para flexibilizar tiempos de conducción y prórrogas de permisos de circulación o de las licencias que se tenían que renovar.

Los movimientos con los países extracomunitarios no son muy relevantes ya de por sí, al ser viajes largos para el desplazamiento de animales vivos.

Enfrentándose a la “nueva normalidad”

Ahora, los transportistas se enfrentan a la “nueva normalidad” poscoronavirus, sabiendo que habrá cambios en sus rutinas de desplazamientos.

El gerente de ANTA cree que el principal cambio vendrá con la obligatoriedad de cumplir medidas higiénico-sanitarias: es decir, el uso de guantes, mascarillas o gel desinfectante, y para aclarar todos los aspectos han elaborado una guía que compila las normas existentes.

Este manual detalla aspectos como la forma de proceder en cargas y descargas, cuando aconsejan no tener contacto con otras personas y, si es necesario, mantenerse a dos metros de distancia y a tres metros si no se dispone de mascarillas.

Se les pide, por ejemplo, que intenten no manipular materiales cuando bajen de la cabina, porque “hay que pensar que todo puede estar contaminado”.

Entre otros consejos, ANTA propone que no se entregue la documentación en mano y que ese intercambio de papeles se pueda hacer dejándolos en uno de los escalones de acceso a la cabina.

El objetivo, según Martínez, es que esas operaciones de carga y descarga se desarrollen manteniendo el “menor contacto posible”

Son nuevos tiempos, pero el gremio ya lleva semanas adaptándose, al ser considerado como esencial y mantener su actividad incluso en las semanas de confinamiento más estricto.

Etiquetado con: , ,
Publicado en: Ganadería
(No Ratings Yet)
Cargando…