Unas jornadas de CCOO tratan de atajar el problema

Explotación, precariedad y alta siniestralidad, lacras del trabajo agrario

El sector agrario es uno de los ámbitos de producción que, a pesar de ser uno de los más importantes de la economía española y de contar con un gran potencial de crecimiento, cuenta con unas malas condiciones laborales.

Imagen de archivo de trabajadoras en un invernadero. Foto: EFE ARCHIVO/ Zacarías GarcíaImagen de archivo de trabajadoras en un invernadero. Foto: EFE ARCHIVO/ Zacarías García

El trabajador agrario sufre unas pésimas condiciones laborales, por situaciones como la explotación, la precariedad y la alta siniestralidad laboral, y “queremos cambiar esta situación más propia del siglo XIX y adaptarla al siglo XX, como las de cualquier otro trabajador”.

Así lo ha asegurado el responsable del sector del Campo de CCOO, Javier Velasco, quien ha inaugurado las jornadas sobre empleo, negociación colectiva y siniestralidad laboral en el campo que se celebran en Madrid los días 26 y 27 de junio, junto al secretario general de CCOO de Industria, Agustín Martín.

Según Martín, a lo largo de estos dos días analizarán los problemas del campo, “un sector motor para la recuperación económica del país, pero muy precarizado”.

Velasco ha apuntado que a estas jornadas, organizadas por el sindicato, asisten organizaciones agrarias y representantes de los ministerios de Interior, Agricultura y Empleo, así como portavoces de partidos políticos, con cuyas aportaciones “elaboraremos una batería de propuestas para acabar con la economía sumergida y aflorar la bolsa de empleo negro“.

Economía sumergida en agricultura

Desde CCOO han estimado que la economía sumergida (jornadas trabajadas no declaradas, trabajo en negro…) en el campo es de un 30 %, lo que, además de afectar a las condiciones laborales, supone un fraude a la Seguridad Social.

Como ejemplo, un estudio del sindicato cifra que en Jaén, durante la recolección de la aceituna, se dejan sin declarar entre 2,5 y 3 millones de jornales.

Los olivos andaluces, fuente de trabajo para temporeros rumanos y africanos. Foto: EFE/Rafa Alcaide

Explotación, precariedad y alta siniestralidad, lacras del trabajo agrario Foto: EFE/Rafa Alcaide

Para “hacer aflorar” el trabajo en negro, ambos sindicalistas han reclamado voluntad política, ya que, a su juicio, no se puede recoger toda la producción agraria con las altas a la Seguridad Social registradas.

En este sentido, abogan por cruzar datos del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente y del Ministerio de Empleo y Seguridad Social para contrastar las estadísticas de producción con las de afiliación.

Primeros pasos para detectar el fraude

En su intervención, la subdirectora general de Recaudación de la Tesorería General de la Seguridad Social, Esther Herrera, ha recordado que desde 2014 que desde 2014 están trabajando en un proyecto contra el fraude para detectar infracotización, número de jornadas declaradas, irregularidades en las altas…

Ha resaltado que en estos dos años y medio se “ha revisado a más de 20.000 empresas en supuestos fraudulentos y se han detectado irregularidades en cerca de 3.000”.

Una mujer trabaja en la recogida de aceituna en Andalucía. Foto: lrs.

Una mujer trabaja en la recogida de aceituna en Andalucía. Foto: lrs.

Ha reconocido, no obstante, la dificultad para abordar ese mismo análisis de datos en poder de la Tesorería con el sector agrario y, aunque no tienen las estadísticas del Ministerio de Agricultura, se “están dando pasos” para incluir e incorporar cada vez más datos.

Porque este fraude tiene también consecuencias sobre las condiciones de trabajo de las personas que sufren explotación laboral.

El jefe de servicio de la división de crimen organizado del Ministerio de Interior, Rafael Guerra, ha informado de que en 2016, en el ámbito de la agricultura, se abrieron 17 atestados, que terminaron con la detención de 31 personas, y se identificaron 61 víctimas de explotación laboral.

Fraude a las arcas que afecta a las condiciones laborales

El presidente del grupo de Agricultura de la Federación Europea de Sindicatos de la Alimentación, Agricultura y Turismo (EFFAT, por sus siglas en inglés), Antonio Perianes, ha destacado una “iniciativa muy interesante” desarrollada en Italia con la aprobación en 2016 de una ley “muy dura” contra la explotación laboral, que considera “un modelo a seguir”.

Un ganadero transporta pacas de paja en un "quad". Foto: Cedida por Feagra-CCOO

Un ganadero transporta pacas de paja en un “quad”. Foto: Cedida por CCOO

Por su parte, el portavoz de la Federación de Industria y Campo del sindicato italiano CGIL, Petro Ruffolo, ha señalado que desde que la ley entrara efectivamente en vigor (hace apenas unos meses) se han detenido, “en los últimos tres meses”, 128 empresarios.

El coordinador estatal de Unión de Uniones, José Manuel de las Heras, ha resaltado que el agricultor “respeta las normas”, porque “le va mejor respetándolas que saltándose la ley”, tras abogar por erradicar el trabajo en negro y la precariedad laboral, que supone una “competencia desleal entre las empresas por los costes laborales”.

Ley italiana, un ejemplo a seguir

Los fraudes en la contratación y los casos de explotación laboral traen consigo también un incremento de la siniestralidad en la agricultura que es, tras la construcción, el sector con mayor número de accidentes mortales.

El director del departamento de condiciones de trabajo en agricultura del Ministerio de Empleo y Seguridad Social, Isaac Abril, ha recordado que en 2016 cerca de 70 personas perdieron la vida en el agro frente a los poco más de 60 del año anterior, según datos oficiales y referidas a trabajadores por cuenta ajena.

Ha constatado que en los últimos 10 años el índice de incidencia (accidentes por cada 100.000 trabajadores afiliados) no ha parado de crecer en la agricultura.

Entre sus principales causas, Abril enumera el trasvase de trabajadores que ha habido de la construcción a la agricultura; la elevada temporalidad que supone un problema en riesgos laborales; o la falta de formación.

Siniestralidad agraria, grave problema que hay que subsanar

Aunque no son datos que queden reflejados en las estadísticas oficiales, ha lamentado que el pasado año perdieran la vida a consecuencia del vuelco del tractor entre 70 y 80 personas, una cifra que ha considerado muy elevada.

En una gran parte de los casos, con un arco protector (en el caso de los tractores de más antigüedad) se podría haber evitar el fallecimiento, y ha hecho hincapié en que el parque de tractores en España tiene una edad muy elevada y que no reúnen las condiciones de seguridad exigibles.

Ha constatado que en los últimos 10 años el índice de incidencia (accidentes por cada 100.000 trabajadores afiliados) no ha parado de crecer en la agricultura y, entre sus principales causas, ha citado el trasvase de trabajadores que ha habido de la construcción a la agricultura; la elevada temporalidad o la falta de formación.

Para Agustín Martín, la precariedad laboral se evitaría con un “convenio colectivo propio”, que serviría además para “asentar a las personas en el medio rural, evitando los problema de despoblación gracias a unas condiciones de trabajo dignas y propias del siglo XXI.

Etiquetado con: , , , ,
Publicado en: Agricultura
(No Ratings Yet)
Cargando…

servicios

EFE VINOS

Viñedos de Bodegas Muga. Foto: G.Mena
BODEGAS MUGA ATRAE 20.000 "ENOTURISTAS" AL AÑO

Un paseo en globo por viñedos riojanos

LA SEMANA EN MENOS DE UN MINUTO