CORONAVIRUS HOSTELERÍA

El asimétrico sudoku de restricciones y ayudas a la hostelería española, por comunidades

Las restricciones aplicadas a la hostelería para frenar el avance de la pandemia y las ayudas aprobadas para compensar el desplome de sus ventas conforman un sudoku asimétrico en el que las decisiones varían de forma notable de una comunidad a otra, lo que provoca que su impacto sea muy distinto en función del tipo de negocio y su ubicación.

Preparativos en un restaurante. Efeagro/Ismael HerreroPreparativos en un restaurante. Efeagro/Ismael Herrero

A fecha de hoy, varias regiones todavía mantienen el cierre total de los establecimientos (la mayor parte de Baleares, Comunidad Valenciana, Galicia y La Rioja) y otras este mismo viernes levantan la prohibición (como Extremadura y Castilla-La Mancha).

En comunidades como Murcia se abre sólo en aquellas ciudades donde las cifras de contagios son menos altas, mientras que en otras no se puede servir en el interior de los locales y únicamente se permiten terrazas (como en Cantabria, Castilla y León y Navarra).

Los horarios también son completamente distintos por geografías: Cataluña es de las más restrictivas al limitar el servicio de 7.30 a 10.30 horas y de 13.00 a 16.30 horas; en Andalucía, la hora límite se fija a las 18.00; en Asturias y País Vasco, a las 20.00 horas, y a partir de ahí figura Madrid, que se mantiene en las 21.00, y Canarias, donde oscila entre las 18.00 y las 22.00, según la isla.

Caso singular es el de Aragón, que deja abrir hasta las 20.00 entre semana y reduce el horario hasta las 18.00 de viernes a domingo.

Un camarero barre el interior de un local. Efeagro/David Aguilar

Mayor consenso hay en el número máximo de comensales a la mesa -en la mayoría de comunidades varía de cuatro a seis- y la distancia entre mesas -de 1,5 a 2 metros-, mientras que la disparidad es la nota predominante a la hora de regular el servicio de comida a domicilio (“delivery”) y de recogida en el local (“take away”), con horarios límite entre las 21 y las 24 horas, según la zona.

“Confusión” entre los consumidores

La diversidad de las medidas es motivo de crítica entre los hosteleros, que han lamentado públicamente que haya tantas diferencias incluso entre comunidades fronterizas y advierten de que la franja más perjudicada es la de la cena.

Vivimos en un estado de confusión; para el consumidor es desconcertante“, asegura en declaraciones a Efeagro el portavoz de un grupo de restauración con presencia en todo el país, que destaca la dificultad logística que supone este abanico tan amplio de restricciones, con impacto en cuestiones variopintas como el abastecimiento de las tiendas o el diseño de campañas de publicidad.

Representantes patronales del sector coinciden en calificar de “asimétrico” el impacto de la crisis de la covid-19, y no sólo por motivos geográficos.

El golpe también es de mayor o menor intensidad en función del modelo de negocio: los establecimientos que más apuestan por servicio a domicilio y los que están ubicados en zonas residenciales resisten mejor que los que dependen del consumo en barra, están localizados en el centro de las grandes urbes o viven del turismo.

Las protestas crecen

Hostelería de España calcula que la red de bares y restaurantes se reducirá en más de un 30 % por la crisis, por lo que pasará de unos 300.000 a cerca de 200.000 locales, de acuerdo con sus estimaciones.

Un camarero recoge en una zona de bares cerrados. Efeagro/Jesús Diges

La patronal ha elevado el tono contra el Gobierno y las autoridades autonómicas y ya ha interpuesto recursos judiciales -esta misma semana los tribunales del País Vasco le dieron la razón de forma cautelar- para suspender las medidas y, de forma paralela, reclamar daños y perjuicios.

Los hosteleros piden al Ejecutivo Central un paquete de ayudas directas de 8.500 millones de euros para apoyar a un sector que representaba antes del coronavirus un 6,2 % del PIB y daba empleo a 1,7 millones de personas.

Por el momento, sin embargo, la responsabilidad recae en cada comunidad autónoma, y en este ámbito también se observan sensibles divergencias.

Los 17 planes de rescate

En función de diferentes criterios -fundamentalmente el número de empleados-, para Cantabria el importe oscila entre 500 y 1.000 euros por local; en Asturias, Galicia y Cataluña se comprometieron a dar ayudas por valor de entre 1.500 y 9.000 euros; para los hosteleros del País Vasco la horquilla es de 3.000-4.000; en Murcia, de 3.000-10.000; y en Navarra el límite máximo se fijó en 25.000 euros.

Manifestación en Madrid en defensa de la actividad de la hostelería. Efeagro/Emilio Naranjo

En Baleares la cuantía se sitúa en 1.500 euros pero mensuales -entre enero y marzo, previsiblemente-, Madrid ha apostado por facilitar avales y Aragón ha concedido 1.000 euros para cafés y bares y 3.000 para el ocio nocturno.

Andalucía aprobó 1.000 euros de pago único para los autónomos, en La Rioja la cifra varía entre 2.500 y 24.000 euros para autónomos y también pymes, en línea con Castilla-La Mancha, donde el importe total de su plan de rescate para estos dos colectivos en los sectores más afectados asciende a 60 millones.

Además, Canarias sacó un plan de rescate por 165 millones y Comunidad Valenciana hizo lo propio con ayudas directas por valor de 160 millones, a los que suma otras líneas.

Castilla y León, por su parte, lanzó un plan de choque por 20 millones para toda actividad asociada al turismo, y Extremadura incrementó de 40 a 60 millones de euros los fondos destinados a rescatar a hostelería, comercio y turismo.

Etiquetado con: , , ,
Publicado en: Empresas
(No Ratings Yet)
Cargando…

EFE VINOS

Viñedos de Bodegas Muga. Foto: G.Mena
BODEGAS MUGA ATRAE 20.000 "ENOTURISTAS" AL AÑO

Un paseo en globo por viñedos riojanos