EMPRESAS DISTRIBUCIÓN

Sqrups: el súper que vende lo que nadie más quiere prevé duplicar tiendas

La cadena española de supermercados Sqrups, especializada en la venta de productos de saldo, prevé duplicar su red de tiendas de cara al próximo año para superar el centenar de establecimientos tras un 2020 en el que dio un giro estratégico hasta colocar la alimentación en el centro de su negocio.

Donación realizada por Sqrups durante la pandemia. Efeagro/SqrupsDonación realizada por Sqrups durante la pandemia. Efeagro/Sqrups

Está el mercado normal, luego estamos nosotros y ya después sólo quedan los bancos de alimentos -que reparten comida entre personas sin recursos- o la destrucción del producto, que es deplorable y sigue pasando (…) Vendemos a precios ridículos“, explica en una entrevista con Efeagro su fundador y director ejecutivo, Iñaki Espinosa.

Califica su modelo de negocio de “liquidador”, y reconoce que aunque es poco habitual en España, existen ejemplos en países como Francia o Estados Unidos, de donde tomó la idea.

Su funcionamiento, a priori, es sencillo: comercializa alimentos con su fecha de consumo preferente o de caducidad a punto de expirar, referencias descatalogadas y productos que proceden de campañas promocionales ya acabadas.

La clave radica en los precios: la mayor parte del surtido está compuesto por marcas de fabricante, pero con descuentos de entre el 40 y el 80 %.

¿Y la rentabilidad?

“Estoy vendiendo gazpachos y salmorejos a 99 céntimos cuando en las tiendas cuestan 3,5 euros. Nos llamaron y nos dijeron que tenían 30.000 botellas de un litro cada una, y la fecha de consumo vence en cinco o seis días. Eso es indigerible, cuando las fechas son tan cortas el resto de la distribución no lo quiere”, razona.

El fundador y director ejecutivo de Sqrups, Iñaki Espinosa. Efeagro/Sqrups

Da otro ejemplo: “Tenemos a 25 céntimos paquetes de patatas fritas de 125 gramos, packs de seis yogures y botes de tomate triturados, todo de primeras marcas, porque nos queda poco tiempo -antes de que venza la fecha- y hemos comprado muchos”.

¿Y se gana dinero? “Por supuesto, porque cuando nos acercamos a los proveedores el valor del producto ya casi es cero, todo lo que les pagues les viene bien. Se ahorran el coste logístico por la destrucción, el almacenaje… y además así cumplen con sus compromisos de Responsabilidad Social Corporativa”.

Espinosa garantiza que cuentan con “márgenes igual que cualquier otro tipo de actividad”, aunque reconoce que todo empieza por una negociación muy dura con cada fabricante.

Discreción y sin publicidad

“La pedagogía es fundamental, a diario tengo que explicar el modelo de negocio a proveedores que no nos conocen porque si no, no lo entienden”, arguye.

Parte fundamental de su estrategia es la ausencia total de publicidad de los artículos que vende -ni anuncios, ni folletos, ni redes sociales-, ya que de lo contrario, tendrían “problemas” para conseguir surtido.

Es uno de nuestros principios, la discreción absoluta. Si no lo hiciéramos así, otras cadenas verían que el proveedor nos vende más barato y lo aprovecharían para intentar que también a ellos les bajaran precios“, asegura.

El fundador de Sqrups incide en que su empresa se puede permitir lujos imposibles para otros supermercados, ya que no cuenta con un surtido permanente -“a veces no hay leche o cerveza”- y eso le deja “bajar precios porque no hay que volverlos a levantar como en un comercio tradicional“.

Un carrito de la compra en el supermercado. Efeagro/ENAC

Un carrito de la compra en el supermercado. Efeagro/ENAC

Si un día vendes a 25 céntimos el gazpacho y otro lo pones a 3,5 euros, le rompes la cabeza al cliente. Nosotros tenemos comprobado, además, que hay un precio con el que le rompes todos los esquemas y los productos vuelan, por raros que sean”, relata.

Planes de expansión

La firma ya trabaja en seguir creciendo: nacida en 2014, espera pasar del medio centenar de tiendas con el que cuenta actualmente -unas 40 son franquicias- a superar las 100 en 2022, en su mayor parte concentradas en Madrid.

Estamos metidos en una operación para financiarnos y tenemos un inversor extranjero que quiere desarrollarse con nosotros. Si entra, nos multiplicaremos, el espacio que hay para crecer en España es enorme“, afirma Espinosa.

Con una facturación anual del entorno de los 12 millones de euros, avanza que desde que comenzó la pandemia sus locales registran un aumento de ventas del 25 %.

También se congratula del buen resultado del giro estratégico dado el pasado ejercicio, cuando optaron por colocar el foco en la alimentación hasta suponer tres cuartas partes de su surtido, frente al 40 % que representaba antes.

La pandemia ha acelerado el negocio y asentado el modelo“, subraya el director de Sqrups, quien revela que la cadena tiene un tique medio de entre 5 y 7 euros y el 95 % de quienes entran en sus locales acaban comprando.

Espinosa creó este proyecto “de forma casi accidental” al vender su empresa de papelería a una multinacional en 2009, tras lo que decidió montar una tienda para vender el excedente que todavía le quedaba en el almacén a la que fue añadiendo cosas… hasta hoy. 

Etiquetado con:
Publicado en: Empresas
(No Ratings Yet)
Cargando…

EFE VINOS

Viñedos de Bodegas Muga. Foto: G.Mena
BODEGAS MUGA ATRAE 20.000 "ENOTURISTAS" AL AÑO

Un paseo en globo por viñedos riojanos