GRIPE AVIAR

Localizada una segunda granja de patos con gripe aviar en el suroeste de Francia

 La presencia de la gripe aviar se ha identificado en una segunda granja de patos del departamento francés de las Landas, a una cincuentena de kilómetros de la frontera española por el País Vasco.

Patos en una granja. Efeagro/EPA/Caroline BlumbergPatos en una granja. Efeagro/EPA/Caroline Blumberg

Se trata de una explotación ubicada en la localidad de Saint Geours de Maremme, indicó la Prefectura (delegación del Gobierno) en un comunicado. La Prefectura explicó que el laboratorio de referencia de la Agencia Nacional de Seguridad Sanitaria de la Alimentación (ANSES) ha confirmado la presencia allí del virus de la gripe aviar altamente patógena.

De acuerdo con las disposiciones establecidas a nivel nacional, se ha establecido una zona de protección y de vigilancia en torno a la granja, así como una serie adicional de medidas de protección. Las autoridades recordaron que las personas pueden transportar el virus en su ropa o en el calzado, pero también en las ruedas de sus vehículos o en otro tipo material.
La primera explotación ganadera en Francia en la que se confirmó la presencia de la gripe aviar el pasado martes estaba muy cerca de allí, en la localidad de Benesse-Maremme. Sus 6.000 patos fueron sacrificados.

Unos gansos y patos en una granja francesa. EFE/Archivo. Christian Hartmann

Unos gansos y patos en una granja. Efeagro. Christian Hartmann

En el territorio francés, a mediados de noviembre ya se había identificado un foco en una tienda de animales de la isla de Córcega y en las últimas semanas se han constatado diversos casos de infección en la fauna salvaje.

El foco de  la semana pasada fue confirmado por el laboratorio nacional de referencia de la Agencia Nacional de Seguridad Sanitaria de la Alimentación (ANSES), se encuentra en la localidad de Benesse-Maremne, donde se constató el sábado “una fuerte mortalidad”, explicó el Ministerio de Agricultura en un comunicado.

El miércoles pasado, la Prefectura (delegación del Gobierno) ordenó el sacrificio de todos los patos de la granja y se estableció una zona de protección en tres kilómetros a la redonda y otra de vigilancia en diez kilómetros.

Para intentar controlar el riesgo de difusión del virus, que no se transmite a las personas (tampoco comiendo carne, huevos o fuagrás), se han prohibido allí los movimientos de aves y se han establecido “medidas sanitarias estrictas”.

 

Etiquetado con: , , , , ,
Publicado en: Ganadería
(No Ratings Yet)
Cargando…