REUNIÓN EN MADRID

Se busca una alianza global contra el hambre

Unos doscientos parlamentarios de 80 países iniciaron hoy en Madrid una cumbre mundial con el objetivo de forjar una alianza global contra el hambre y otras formas de malnutrición.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante la reunión que mantuvo hoy en el Senado con el director general de la Organización de las NacionEl presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante la reunión que mantuvo hoy en el Senado con el director general de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), José Graziano da Silva, iz., en de la sesión inaugural de la I Cumbre Parlamentaria Mundial contra el Hambre y la Malnutrición.EFE/ Emilio Naranjo

Y llamó a crear esa alianza  contra el hambre con vistas a integrar el derecho a la alimentación en la legislación de cada país. Se trata, dijo, de una oportunidad de afrontar el desafío del hambre desde un enfoque “multilateral” y poner en marcha medidas que ayuden a erradicar esa lacra para 2030, como fija la agenda de desarrollo sostenible. “Está en sus manos hacer que la utopía de lo inalcanzable se convierta en una realidad factible en la próxima década”, señaló, dirigiéndose a los diputados y senadores.

Sánchez resaltó los avances logrados en América Latina, donde los frentes parlamentarios y la alianza contra el hambre han impulsado más de veinte leyes a favor del derecho a una alimentación adecuada.

España reúne el primer frente Parlamentario contra el hambre

La primera cumbre mundial de estas características ha sido organizada por las Cortes Generales de España, el Frente parlamentario contra el hambre de América Latina y el Caribe, la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) y la Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO). El presidente del Senado español, Pío García-Escudero, expresó el interés de que la cita suponga un “gran paso” hacia la conformación de una alianza mundial y mostró el compromiso “incondicional” de España en hacer efectivo el derecho a la alimentación con la colaboración de todos los poderes públicos y la sociedad civil.

El director general de la FAO, José Graziano da Silva, que mantuvo un encuentro previo con Sánchez, insistió en que los parlamentarios son responsables de “impulsar la voluntad política” que permita realizar ese derecho. Advirtió de que tan importante como luchar contra el hambre, que sufren 821 millones de personas, es combatir el sobrepeso y la obesidad, problemas que afectan a más de 2.000 millones a nivel global.

Da Silva destacó la labor de los frentes negociando en los parlamentos, compartiendo experiencias y dando coherencia a las legislaciones, unos esfuerzos que -en declaraciones posteriores a la prensa- instó a dirigir más hacia África y Asia. Actualmente existen más de 30 alianzas parlamentarias contra el hambre en el mundo, incluidas 4 internacionales y 34 nacionales, como la creada recientemente en España o los 19 frentes de América Latina y el Caribe.

La presidenta de la Unión Interparlamentaria (UIP), Gabriela Cuevas, aseguró en su discurso que la seguridad alimentaria y la nutrición son “asuntos públicos” que no deben dejarse en manos del mercado y abogó por asignarles presupuestos adecuados.

También consideró necesario dar incentivos a la industria, exigir rendición de cuentas a los gobiernos y promover desde el poder legislativo las mejores prácticas.

Así está la inseguridad alimentaria en el mundo

La relatora especial de la ONU sobre el derecho a la alimentación, Hilal Elver, hizo un repaso sobre la inseguridad alimentaria en el mundo, que padecen seriamente 52 países y que está relacionada con los conflictos, los desastres naturales asociados al cambio climático, la pobreza y la desigualdad. “Sin acceso al agua y la tierra es casi imposible implementar el derecho a la alimentación a nivel local”, aseveró Elver, que recomendó a los países eliminar la pobreza rural, un buen sistema judicial que evalúe las acciones, apoyar a los pequeños productores y contar con la participación de las mujeres y demás actores.

Una niña come un pan con frijoles dentro de su vivienda en un asentamiento en la periferia de Ciudad de Guatemala, capital de uno de los países de América Latina más afectado por el hambre. EFE/Saul Martínez

El debate posterior estuvo marcado por la polémica entre el senador chileno Guido Girardi, impulsor de una ley en su país -muy criticada por las multinacionales- que impone un sello negro y restricciones a la comida basura, y el presidente de la Alianza contra el hambre del Parlamento Europeo, Paolo De Castro. Este último puso en duda la efectividad de las etiquetas frente a la obesidad y optó en su lugar por mejorar la educación de los consumidores.

Girardi, por su parte, reivindicó que la prohibición de publicitar los productos con ese sello busca que la industria los sustituya por otros saludables e hizo hincapié en que “los alimentos no pueden ser la principal causa de enfermedades del siglo XXI”.

Publicado en: Agricultura
(No Ratings Yet)
Loading...

servicios

LA SEMANA EN MENOS DE UN MINUTO

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.