EN MÁLAGA

Se busca pastor para vigilar robots en olivares y viñas

La tecnología está revolucionando todos los sectores, incluido el agroalimentario, y puede que pronto sea necesaria una nueva generación de “pastores” para vigilar a los “rebaños” de robots diseñados para cuidar el suelo de explotaciones leñosas como viñas y olivo.

Imagen del Vitirover. Foto: cedida por Sembralia. Imagen del Vitirover. Foto: cedida por Sembralia.

Los pastores tendrán que vigilar el trabajo de robots, similares a los que limpian por sí mismos el suelo las casas, que ya están funcionando en explotaciones de viñedo en países como Francia o Alemania, y que se pretende que se incorporen al paisaje rural de España.
La segunda feria Startup Europe Smart Agrifood Summit, que arranca esta noche en Málaga, servirá a la empresa que los comercializa, Sembralia, para darlos a conocer.

Una alternativa sostenible

Funcionan con energía solar y pretenden convertirse en una alternativa sonstenible y ecológica para el uso de herbicidas, cada vez con más detractores y limitaciones legales de uso.
Entre sus tareas, pueden mantener a raya la vegetación y la capa de humedad y, de esta forma, aumentar la resistencia del suelo.
El director de innovación de esta firma distribuidora, Santiago Bernal, asegura que se trata de permitir al propietario “olvidarse” del mantenimiento del suelo, gracias a esta solución que es “un servicio”.

Imagen del Vitirover. Foto: cedida por Sembralia.

Imagen del Vitirover. Foto: cedida por Sembralia.

Y es ahí, en el concepto “servicio”, en el que entra el trabajo de los pastores, que son quienes vigilan el trabajo de los robots, los programan, comprueban sus niveles de energía y vigilan que estén desarrollando su labor en toda la parcela, sin dejar espacios en blanco.
Es un puesto de trabajo que, además de formación técnica, requiere movilidad y “proximidad”, señala Bernal, ya que el pastor tendrá que acudir a la explotación cuando haga falta a ayudar a sus robots.”Un problema muy típico es que se queden congelados en una helada o que se ensucien tanto que dejen de funcionar”, detalla.

¿Y si los roban?

Los pastores, además, tendrán que vigilar que los amigos de lo ajeno no se encaprichen de unos de estos robots mientras están trabajando solos en el campo; para ello, cuentan con un sistema de localización en tiempo real de cada máquina, incluso cuando la fuente de alimentación está apagada.
Para Bernal, la principal limitación para implantar este sistema de vigilancia es el precio, aunque espera captar la atención del sector español y poder tener funcionando unos cuantos “ensayos” en poco tiempo.
Además de la reducción del uso de fitosanitarios, también puede ser una oportunidad para el potente sector ecológico en España, donde hay un 10 % de superficie agraria útil que se dedica a producción bio: 2,2 millones de hectáreas en las que trabajan unos 40.000 productores y que convierte al país en el primer productor eco de la Unión Europea y el cuarto del mundo.

Otras innovaciones en Málaga

Estos robos compartirán espacio en Málaga a partir de hoy con otras innovaciones que también parecen de ciencia ficción, pero que son ciencia aplicada que desarrollan las “start up”.
Entre ellas, aplicaciones para la gestión de piscifactorías, drones que imitan a las aves rapaces para ahuyentar especies que atacan a las plantas, pequeños invernaderos para cultivos domésticos o máquinas similares a las del café para elaborar aceite de oliva.
La tecnología no se deja atrás al mundo alimentario y sus principal reto -alimentar a una población creciente con recursos finitos-, un paradigma que, además, puede suponer la recuperación de oficios de toda la vida como el de pastor pero con nuevas herramientas. De la vara a la pantalla.

Publicado en: Sin categoría
(1 votes, average: 5,00 out of 5)
Loading...

MUNDO RURAL