TURISMO SALINAS

Poza de la Sal transformará sus salinas en campos de trabajo para turistas

La localidad burgalesa de Poza de la Sal transformará sus antiguas salinas en campos de trabajo para que los visitantes puedan vivir de primera mano la experiencia de la extracción en el afloramiento salino que, durante siglos, conformó el centro de la actividad económica de este municipio.

Las salinas de Poza de la sal. Foto: EFELas salinas de Poza de la sal. Foto: EFE

El objetivo es que el turista se sienta partícipe del trabajo que se realiza en una granja salinera durante un día o un fin de semana, explicó a Efe Joseba Ruiz, miembro de esa entidad.

La asociación se encarga de gestionar el proyecto de recuperación y puesta en valor de la antigua explotación de sal, que se remonta a la prehistoria aunque fueron los romanos sus verdaderos impulsores.

Las salinas permanecieron activas hasta mediados del siglo XX, recordó Ruiz, y la asociación lleva desde 1999 trabajando en su recuperación y no sólo como recurso turístico.

La iniciativa

No pretenden “recuperar por recuperar”, sino reactivar la estructura conservada: una granja básica (con un pozo y varias eras) de la que podía vivir una familia.

Es decir, en las salinas se recuperará el trabajo de una de las quinientas explotaciones que pudieron llegar a existir, y se ha hecho con el mayor rigor histórico.

De este modo, se cuenta con un pozo y varias eras de cemento que son las más modernas (de mediados del XX), pero se están recuperando dos de tierra originales para su uso.

Los últimos fines de semana de junio, la Asociación de Amigos de la Salinas estuvo trabajando, junto con voluntarios del pueblo, en la limpieza y puesta a punto de la explotación.

Se ha vaciado el pozo, se han limpiado las eras y los entornos y ya se reparten los turnos de trabajo entre los socios, voluntarios y vecinos.

Son ellos los que se encargarán de la extracción durante el verano, la época más adecuada para una explotación que requiere de calor y tiempo seco para que la salmuera se quede sólo en sal.

La salmuera se encuentra en el diapiro, el yacimiento subterráneo, y se extrae previa introducción de agua por la caña o pozo; luego se extiende en las eras, se deja evaporar el agua y se recoge la sal resultante.

El proceso es sencillo, pero requiere de técnica y maestría. Por ese motivo, los turistas que llegan a Poza de la Sal, aunque quieran, no saben cómo se logra.

Los socios de Amigos de las Salinas se ofrecen a compartir sus turnos de extracción con el visitante para que viva la experiencia, de ahí que el proyecto a futuro pase por la creación de campos de trabajo.

Se trataría de ofrecer propuestas para un día o un fin de semana, de tal modo que los visitantes pudieran sacar la sal ellos mismos y llevársela para su consumo interno.

Es un proyecto a medio plazo dentro del objetivo de dar la mayor visibilidad posible a Las Salinas, que pueden llegar a producir este verano alrededor de 35.000 kilos.

Y mientras se perfila la idea del campo de trabajo, las salinas como recurso turístico las explota una empresa contratada por el Ayuntamiento a través del centro de interpretación.

Etiquetado con: , , , ,
Publicado en: Turismo rural
(No Ratings Yet)
Cargando…