ALIMENTACIÓN TENDENCIAS

El sabor, más importante que el precio a la hora de comprar un alimento

Es el factor decisivo en la intención de compra de un alimento para más del 97 % de los consumidores. Precio, envase o marca, pasan a ser secundarios.

Una mujer degustando un helado. EFEAGRO/Cedida por AINIAUna mujer degustando un helado. EFEAGRO/Cedida por AINIA

El sabor prevalece como factor decisivo en la intención de compra de un alimento para un 97,3 % de los consumidores, frente a otros como el precio, el envase, la marca o el aspecto, según un estudio presentado por ConsumoLab, del centro tecnológico Ainia. 

Según este estudio, “Tendencias en el sabor”, elaborado este mes de julio con una muestra de 522 personas de entre 18 y 60 años, más de dos tercios de los consumidores no vuelve a comprar un producto si no le gusta su sabor.

Para el gerente de Consumolab, Miguel Quetglas, “la valoración del precio siempre está condicionada por el sabor”, y, además, “los productos que el consumidor acepta a nivel de sabor generan más confianza en la elaboración del propio producto, porque hay una asociación entre sabor y calidad”. Según el estudio, que un alimento tenga buen sabor genera confianza (44 %) y es percibido como un producto de calidad por el consumidor (35,6 %). 

Percepción del sabor

Degustación de quesos españoles en Canadá. EFE/Julio César Rivas.

Degustación de quesos españoles. EFE/Julio César Rivas.

Sin embargo, la percepción del sabor varía en función del perfil de comprador, su edad y su sexo; los paladares más jóvenes prefieren el dulce, los más mayores se decantan por el salado, mientras que el gusto por el ácido y el amargo “aumenta con la edad”.

Así, el estudio establece una diferencia en las preferencias de los llamados “Millenials”, nacidos en la década de los ochenta, que prefieren el dulce en un 55,2 % de los casos; la Generación X (los nacidos entre los sesenta y los ochenta), que se decantan por el dulce en un 47 % de los casos, y los “Baby Boomers”, en un 43 %.

También hay diferencias en la percepción de hombres y mujeres: mientras que le consumidor de sexo masculino prefiere el salado (50 %) al dulce (42,6 %), el paladar femenino se rinde más a los productos dulces (52,1 %) que a los salados (43,9 %).

Por grupos de sabores, el afrutado es el que más triunfa entre los encuestados (gusta a un 80 % de los encuestados); por delante del ahumado (72 %), el especiado (72,9 %) y el picante (53,5 %). 

En la cocina internacional

En cuanto a los sabores de la cocina internacional, se imponen los de la gastronomía china (76,8 %), por delante de la mexicana (70 %); la japonesa (60 %) la marroquí (51,6 %); la india (51 %) y la tailandesa (46 %), que es la que más porcentaje de los encuestados no han probado (22,2 %).

Y es que, según ha matizado Quetglas, el disfrute de los sabores exóticos va asociado, en muchos casos, a su conocimiento previo, por lo que “las personas que han viajado o los consumidores más jóvenes son los que tienen una mayor aceptación de estos sabores”.

En cuanto a la actitud frente a los sabores de los alimentos, el consumidor se decanta más por sabores innovadores (en un 83,5 % de los casos), aunque muchos piensan también que cada vez se mezclan más sabores y se está perdiendo el sabor original de los productos (53 %).

El gerente de Consumolab ha subrayado la importancia de que las empresas tengan en cuenta el “target” al que dirigen sus productos, ya que la aceptación en el mercado es fundamental, dado que “el 76 % de los productos lanzados al mercado no sobrepasan su primer año de vida”.

Etiquetado con: , , ,
Publicado en: Alimentación y Bebidas
(No Ratings Yet)
Loading...

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.