EL SECTOR NO QUIERE SER REHÉN DE LA CRISIS

Agricultores y cooperativas en el laberinto ruso

Las organizaciones agrarias y las cooperativas no quieren ser rehenes de las tensiones entre Bruselas y Moscú, que podrían derivar en una prórroga del veto ruso a las importaciones de frutas y hortalizas.

Trabajadores en una planta de selección de melocotones. EFE/Archivo F.M.Trabajadores en una planta de selección de melocotones. EFE/Archivo F.M.

El sector hortofrutícola español se topa de nuevo con Rusia. El primer ministro de este país, Dmitri Medvédev, ordenaba esta semana a su Gobierno que prepare una petición a nombre del presidente Vladímir Putin para prorrogar por seis meses el embargo a los productos alimenticios europeos, en respuesta a la extensión de las sanciones contra Moscú adoptada por la Unión Europea (UE).

La crisis del mercado hortofrutícola “se ha generado por motivos ajenos al sector” y “las instituciones comunitarias deben asumir estas consecuencias colaterales de sus decisiones y paliar sus efectos enteramente y mientras duren”, apuntan fuentes de Cooperativas Agro-alimentarias de España.

Frutas y hortalizas españolas. Foto: EFEAGRO ARCHIVO

Frutas y hortalizas españolas, uno de los sectores más afectados por el veto ruso. Foto: EFEAGRO ARCHIVO

“Solicitamos que se mantengan las medidas extraordinarias para los sectores afectados mientras se mantenga el veto ruso con el fin de prevenir crisis como las del año pasado”, añaden.

“La Unión Europea y España deben reforzar las medidas de promoción interna y la búsqueda de mercados alternativos a Rusia”, reclama el responsable del departamento internacional de la Asociación Agraria Jóvenes Agricultores (Asaja), Ignacio López.

“Los agricultores UE no son responsables de la situación y no pueden quedar desamparados”, resalta López. En su opinión, “la UE debe ser consecuente con las decisiones tomadas y la respuesta rusa, y poner medidas eficaces, rápidas y suficientes para paliar los efectos”.

Para el responsable de frutas y hortalizas de COAG, Andrés Góngora, Bruselas debería recurrir ya, “sí o sí”, al fondo de gestión de crisis -unos 400 millones de euros- para sortear los problemas de mercado originados por el veto ruso.

Góngora arguye que la situación de las frutas y hortalizas es de “congestión”, ya que se ha perdido un mercado crucial, el ruso, con lo que aumenta la sobreoferta, sin salidas.

Además, a su juicio, el Ejecutivo comunitario debería prorrogar también los reglamentos de apoyo a los sectores afectados, aumentado los precios de retirada -para destinarla a ONGs, centros benéficos, alimentación animal o compostaje- y subvencionar la transformación en zumo.

El secretario general de la organización agraria UPA, Lorenzo Ramos, considera que la situación actual de los precios de las frutas es mejor que la del año pasado porque hay menos producción, pero avisa del riesgo de que surjan “aprovechados” que utilicen el veto ruso como excusa para pagar menos al agricultor.

Ramos manifiesta que, tan sólo con la posibilidad de que se prorrogue el veto actual a alimentos como las frutas europeas y españoles, se produce una “psicosis” y “mucha incertidumbre”.

Sobre todo, añade, porque podrían surgir esos operadores “aprovechados” que aseguren que se ha hundido el mercado y presionen a la baja a los precios, “aunque la situación no sea tan mala (ahora) porque la producción no es la misma” que el año pasado.

Etiquetado con: , , ,
Publicado en: Agricultura     Agricultura
(No Ratings Yet)
Loading...

servicios

LA SEMANA EN MENOS DE UN MINUTO

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.