ENVASES SOSTENIBLES

Hacia una restauración con menos plástico

La obligación legal es una de la palancas de la transición que vive la restauración, unida a la conciencia “eco” de los nativos “biodegradables” y la oportunidad de mejorar su imagen.

Las pajitas de plástico, prohibidas en la UE en 2021. Foto: PexelsLas pajitas de plástico, prohibidas en la UE en 2021. Foto: Pexels

Platos, cubiertos de plástico y pajitas desechables desaparecerán de las mesas europeas en 2021 para cumplir con la norma. Han sido precisamente las fotografías de las islas de plásticos flotando en los océanos las que han sacudido las conciencias de los consumidores y los legisladores sobre el uso de materiales que tardan siglos en degradarse y que se usan en casa, pero también en restauración, tanto en los locales como en los envíos a casa.

Torres de plástico en una planta de reciclaje en Berlín (Alemania). Foto: EFE/CLEMENS BILAN

En la imagen, una planta de reciclaje de plástico. Foto: EFE/CLEMENS BILAN

El pleno del Europarlamento aprobó el acuerdo del Consejo para eliminar cubiertos de plástico, platos y pajitas, además de los contenedores alimenticios; tan sólo hubo 35 votos en contra y 29 abstenciones.

La restauración en cadena tiene un papel importante y las compañías llevan trabajando en la sostenibilidad ambiental como línea estratégica desde hace décadas, según señala Paula Nevado, secretaria general de la patronal Marcas de Restauración -que agrupa marcas como Telepizza, McDonald’s, 100 Montaditos o Lizarrán-. Por eso, no se detienen “ni un minuto” a cuestionar el objetivo de la directiva” que se ha aprobado en un “tiempo récord”; en estos momentos, señala, lo que se usa es porque se puede usar, se está evolucionado “hacia otra cosa” y se están adaptando, con el foco puesto en “el cómo y el cuándo”.

La restauración busca proveedores sostenibles

Una de las claves para la transición es encontrar proveedores, porque no todas las empresas “tienen el mismo músculo” para buscar quienes les suministren los materiales más sostenibles con el medioambiente que, según esta patronal, son más caros.

Sin embargo ya hay cadenas, las más modernas o “nativas biodegradables”, que “ya han nacido con una conciencia ecológica y son “nativos” en esta materia. Es el caso de Makkila Foods, que desarrollaron dos marcas de comida a domicilio -Único y Paleo&Keto- desde su obrador en el que utilizan “envases apostando por un modelo sostenible, en la medida de lo posible”. La portavoz de la compañía, Belén Berrocal, reconoce que usan algunos plásticos porque “eliminarlos al 100 % por ahora no es factible”, pero su envase principal (el 80 %) se compone principalmente de bases de envases de cartón kraft, cubiertos 100 % de madera biodegradable y RPET (plástico biodegradable).

Se trata de contribuir al respeto por el medioambiente “mucho antes de que la normativa llegue” con envases que se puedan tirar al contenedor de orgánicos (y que forma parte del compost), además de satisfacer al consumidor cada vez más concienciado.

Aumento de costes

Entre los desafíos, Berrocal destaca encontrar la variedad necesaria en el mercado y, sobre todo, ajustar los costes, pues “los modelos ecoresponsables pueden llegar a triplicar o cuaduplicar a los convencionales de plástico, y supone un esfuerzo económico que encarece el producto final, inevitablemente”.

La cadena asiática TukTuk sí ha eliminado “todo el plástico” de sus salas y de sus envases para enviar, que ahora son de cartón reciclado con tinta ecológica, en los quince restaurantes de la cadena, tanto propios como en franquicia, señala su portavoz, Daniel Martí de Veses.

Imagen de los envases de Tuk tuk. Foto: cedida por la compañía.

Imagen de los envases de Tuk tuk. Foto: cedida por la compañía.

El cambio, que han ejecutado este año, no le ha supuesto un importante incremento respecto al plástico, más allá que los de arrancar, si bien hay algunos condicionantes que tienen que tener en cuenta, como encargar tiradas grandes. Pero lo “mas importante es la cuestión de imagen, la sociedad ve el plástico como un problema”, apunta.

Ya sea por ganarse a los consumidores más “eco-friendly, por propia conciencia o por imperativo legal, la realidad es que la restauración europea no debe, ni puede, saltarse la comida de reducir los plásticos.

Etiquetado con:
Publicado en: Restauración
(1 votes, average: 5,00 out of 5)
Loading...

EFEfood

Imagen del reparto en Deliveroo. Foto: cedida por la compañía.
EN 17 DESTINOS DE COSTA

Un 'rider' en moto... acuática

ACEITE DE OLIVA