EMPRESAS RESTAURACIÓN

El restaurante que viene: drones, cocinas comunes y asistentes virtuales

La entrega de comida a domicilio jugará un papel clave en el futuro de los bares y restaurantes españoles, que se adentrarán así en un mundo marcado por la tecnología y lo digital con drones, cocinas comunes y asistentes virtuales como ingredientes clave.

La cocinera de un restaurante asociado a Glovo prepara comida en un espacio común para varios establecimientos puesto a disposición por la compañíLa cocinera de un restaurante asociado a Glovo prepara comida en un espacio común para varios establecimientos puesto a disposición por la compañía de entrega a domicilio. EFEAGRO/Foto cedida por la empresa

Éste es el escenario diseñado por diferentes expertos en el marco del Congreso Horeca organizado por la Asociación de Empresas del Gran Consumo (Aecoc), celebrado esta semana en Madrid y en el que se ha analizado el rápido crecimiento de los pedidos para llevar en los restaurantes.

Plataformas digitales como Just Eat, Deliveroo, Glovo o Ubereats son algunos de los protagonistas de un fenómeno que amenaza con revolucionar el sector.

“Ahora hablamos de que la gente pide una o varias veces al mes. La ambición es que de las 21 comidas que hacemos a la semana, un porcentaje elevado lo pidamos para llevar a casa“, explicó el director general de la división especializada en comida de Uber en España, Manel Pujol.

Con presencia en 30 países en apenas dos años de vida, la compañía apuesta por el uso de drones como vía para acelerar el crecimiento de este segmento.

“Ya tenemos en marcha un test en San Diego (EEUU) para probar el envío con drones. La dificultad no es tanto recorrer del punto A al B, sino coordinar la entrega del restaurante al dron y del dron al usuario. Por el momento queremos resolverlo de forma creativa, por ejemplo haciendo que el dron aterrice en un coche de Uber y que el conductor lo acerque hasta el cliente“, ejemplificó Pujol.

Aunque descartó poner fechas para que esta tecnología llegue a España, se mostró convencido de que el futuro pasa por ahí: “Todo nos lleva a eso, el dron mejora la rapidez de la entrega y permite aumentar el radio de acción del restaurante para dar servicio” a zonas más lejanas.

Sin local físico, sólo digitales

Desde Glovo abogan por un modelo de cocinas comunes (“dark kitchen” en inglés), un espacio puesto a disposición por la compañía a distintos restaurantes desde donde centralizan la preparación de todos los envíos a domicilio.

“En estas cocinas conviven entre ocho y doce restaurantes, que cuentan con una zona exclusiva para ellos, pero también espacios comunes, como congeladores o un almacén”, detalló Sacha Michaud, cofundador de la firma.

En su opinión, “casi todos los establecimientos están diseñados para servir mesas y no para preparar comida a domicilio”, lo que incluso está provocando que surjan restaurantes únicamente digitales, sin locales físicos abiertos al público y centrados en la entrega a domicilio.

Día del sushi. Foto: Efeagro /Cedida por Just Eat.

Una pareja come sushi pedido a domicilio. Foto: Cedida por Just Eat.

Del lado del software, desde Microsoft han destacado la importancia que tendrán los asistentes virtuales (“chatbots”) también en el segmento de la restauración.

“Podrás estar con cuatro amigos en una casa y un elemento en medio de la mesa sabrá a través de reconocimiento facial quién es quién, conocerá los gustos de cada uno y que están viendo el fútbol, por lo que en el descanso propondrá qué pueden comer y a qué restaurantes llamar“, augura el especialista en Datos e Inteligencia Artificial de Microsoft Pepe Lamas.

El precio del envío, factor clave

Precisamente la gestión de las bases de datos y la inteligencia artificial están en la base de este tipo de aplicaciones, que también pueden ser útiles para los hosteleros a la hora de optimizar las rutas de entrega de los pedidos y reducir costes.

La importancia de bajar el sobreprecio que supone el envío para que el crecimiento de este segmento se acelere es igualmente señalada por los expertos como un factor fundamental.

“Tenemos clientes que nunca han pisado nuestros restaurantes. Cuando hay promociones o descuentos la demanda de pedidos a domicilio es brutal, se triplica o incluso cuadruplica“, reveló en el marco del congreso uno de los fundadores de la cadena de bocadillos estadounidenses Chivuo’s -con presencia sólo en Barcelona-, el venezolano Juan Andrés Lattuf.

El debate sobre qué precio pagan los consumidores por envío -ahora suele oscilar entre uno y tres euros- y la tarifa cobrada a los restaurantes también fueron protagonistas de un debate que terminó, no obstante, con una idea consensuada: el “boom” de la entrega a domicilio apenas acaba de comenzar. Y ha llegado para quedarse. 

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.