Se obtendría biobutanol, otro biocombustible

Los residuos de la cerveza convertidos en biocombustible

Estudian el aprovechamiento del bagazo, un residuo procedente de la elaboración de cerveza, para producir biobutanol, que permitiría su uso sin modificar los motores de combustión.

Interior de una fábrica de elaboración de cerveza. Foto: Cedida por Cerveza GredosInterior de una fábrica de elaboración de cerveza. Foto: Cedida por Cerveza Gredos

Investigadores de la Universidad de Valladolid y del Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León estudian el uso de los residuos de la cerveza para producir biobutanol, un biocombustible con un octanaje similar a la gasolina y que permitiría su uso sin modificar los motores de combustión.

Este residuo de la cerveza, el bagazo, está disponible en grandes cantidades, ya que se estima que representa cerca del 30 por ciento del grano de la cebada.

Se trata de un proyecto del Plan Nacional de I+D+i -un proyecto a tres años- en el que, según ha referido la Universidad de Valladolid a través de un comunicado, se investiga sobre el uso del bagazo de la cerveza, el residuo sólido que se genera en el proceso de su elaboración para producir biobutanol, un biocombustible que presenta mayores ventajas que el bioetanol por su octanaje similar a la gasolina.

El biobutanol, otro biocombustible

La investigadora del grupo de universidad de Valladolid sobre tecnologías de procesos químicos y bioquímicos y responsable del proyecto, María Teresa García Cubero, ha recordado que ya han trabajado en la producción de biobutanol a partir de distintos residuos agrícolas como la paja de cereal o la melaza, un subproducto de la industria azucarera, y ahora estudian el aprovechamiento del bagazo.

Las industrias cerveceras tienen especial interés en su valorización y uso como recurso para generar nuevos productos de valor añadido, como sería el biobutanol, y para cerrar el ciclo de producción.

No obstante, el aprovechamiento de estos residuos, según ha recordado la universidad de Valladolid, está aún poco explotado, sobre todo en el caso de las pequeñas empresas cerveceras, que tendrían en el ámbito de los biocombustibles una buena forma de dar salida a este subproducto.

En el caso del proyecto del Plan Nacional, será una empresa de Montemayor de Pililla (Valladolid) que elabora distintas variedades de cerveza artesanal, Cerveza Milana, la que aporte el bagazo como materia prima para la obtención de biobutanol.

El biobutanol, un biocombustible de residuos de cerveza. Foto: Cedida por el Magrama

Estudian aprovechar residuos de la cerveza, como el bagazo, para obtener biobutanol. Foto: Cedida por el Magrama

El proceso para obtener biocombustibles a partir de residuos agrícolas es complejo ya que se trata de conseguir la mayor cantidad de azúcares para luego obtener el mayor rendimiento.

Se trabaja con concentraciones muy pequeñas, lo que supone una limitación de cara a su uso industrial, por lo que su objetivo es trabajar con la mayor cantidad de sólidos en proceso, para tener concentraciones de azúcar más altas y poder fomentar con buenos rendimientos.

Esto es “algo que no está desarrollado a nivel comercial”, por lo que, según ha detallado la investigadora de la Universidad de Valladolid, están en vías de adquirir un equipo que está en periodo de pruebas para avanzar en ese sentido.

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.