EMPRESAS REPARTO

Los repartidores protestan por el cambio de tarifas mientras Glovo lo justifica

Decenas de repartidores de Glovo han protestado en Madrid por la bajada en cerca de un 50 % de su tarifa base, que pasa de 2,50 a 1,20 euros por envío, un cambio que los responsables de la plataforma de reparto han asegurado que no reducirá sus ingresos.

Un repartidor de Glovo. Efeagro/GlovoUn repartidor de Glovo. Efeagro/Glovo

Repartidores que trabajan para la plataforma han informado a Efeagro de esta modificación, que desde la compañía han relacionado con un cambio en la estructura de pago que reduce la tarifa fija e incrementa la variable en función de la distancia recorrida.

Miembros de este colectivo han recorrido juntos con sus motocicletas varias calles del centro de la capital, días después de que la modificación de los precios se hubiera comenzado a implementar en otras ciudades españolas.

Un repartidor de Glovo con guantes y mascarilla. Efeagro/Jorge Zapata

Un repartidor de Glovo con guantes y mascarilla. Efeagro/Jorge Zapata

Algunos “riders” han apuntado que incluso están estudiando la posibilidad de parar y dejar de colaborar con Glovo hasta que se cambien las nuevas tarifas.

El cambio de la estructura de pago implica, según los repartidores consultados, que en casos como el de la cancelación de pedidos, el ingreso pase de ser 2,50 euros -establecido anteriormente como el mínimo- a situarse por debajo de los 2 euros en función del tiempo de espera.

Un portavoz de una de las asociaciones de “riders” ha apuntado que “tomar la bicicleta o arrancar una moto por menos de tres euros (por pedido) no vale la pena”, y ha avanzado que está prevista una reunión telemática con Glovo en la que darán detalles de estas nuevas tarifas.

Distancias más largas durante el estado de alarma

“Podemos garantizar que los ingresos en ningún momento bajarán, y de hecho deberían subir en la gran mayoría de los casos”, ha afirmado a Efeagro, por su parte, el cofundador de la compañía, Sacha Michaud.

Michaud ha explicado que esta modificación en la estructura del pago consiste en “reducir la base fija y aumentar” el resto de los componentes que conforman la tarifa, incluyendo un mayor pago por distancia recorrido.

Además, Glovo ha añadido una compensación del 10 % para “agradecer” en estos momentos “el esfuerzo” de los repartidores.

“El nuevo modelo es lógico. Con esta crisis lo que ha pasado es que las distancias son más largas en general, porque hay menos comercios abiertos (y, por lo tanto, el trayecto para el repartidor es mayor). De esta forma se benefician en mayor medida por los pedidos más largos”, ha defendido.

Las nuevas tarifas ya se están aplicando en 25 ciudades en España -y ya han entrado en vigor en la mayor parte de la veintena de países donde se encuentra la compañía-, y una de las últimas en incorporarse ha sido Madrid.

En Málaga y Sevilla el cambio ya se produjo entre el 6 y el 9 de abril, y según el cofundador de Glovo los primeros datos apuntan a que los llamados “riders” están aumentando sus ingresos.

Además, Michaud ha incidido en que la modificación fue consultada con los repartidores a través de “un canal abierto” antes de lanzarla definitivamente.

Un modelo polémico

Estaba previsto que el modelo entrara en vigor antes de la crisis generada por el coronavirus, aunque con la evolución de la pandemia decidieron posponerlo temporalmente, según estas mismas fuentes.

Los repartidores de Glovo -como ocurre con otras plataformas como Deliveroo o Ubereats- son trabajadores autónomos y no están en plantilla, una ausencia de relación laboral que discuten la Inspección de Trabajo y varias sentencias judiciales.

En el caso de los trabajadores de plantilla, la empresa aprobó recientemente un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) que afectó a cerca de 200 personas debido a la caída de los pedidos.

“Es verdad que en cada país la situación es diferente a nivel operativo y regulatorio. Pero sí, con esta crisis más de la mitad de nuestros asociados han cerrado sus puertas y el usuario no tiene tanto producto para elegir”, ha detallado Michaud.

Desde la firma ya detectan que la actividad se va recuperando “semana a semana” gracias a que en países como España el servicio está permitido pese a estado de alarma porque el reparto a domicilio se ha considerado esencial.

Si el negocio de la comida a domicilio -que representa cerca del 80 % de los ingresos de la plataforma- ha caído, en el extremo contrario se sitúan otros tipos de pedidos, como los realizados a supermercados o a farmacia.

Etiquetado con: , ,
Publicado en: Empresas
(1 votes, average: 5,00 out of 5)
Cargando…

EFE VINOS

Viñedos de Bodegas Muga. Foto: G.Mena
BODEGAS MUGA ATRAE 20.000 "ENOTURISTAS" AL AÑO

Un paseo en globo por viñedos riojanos