Entre Navarra y Guipúzcoa

Plazaola, una vía verde bajo árboles para pasear o pedalear a salvo del calor

La Vía Verde Plazaola, que transcurre entre Navarra y Guipúzcoa, cumple todos los requisitos para disfrutar de un paseo a pie o en bicicleta sin calores, porque transcurre bajo árboles y por túneles en un entorno catalogado como biotopo natural protegido, el del valle del río Leizarán.

Ciclistas en la Vía Verde Plazaola. Efeagro/Vías VerdesCiclistas en la Vía Verde Plazaola. Efeagro/Vías Verdes

Sus caminos de tierra compacta, que siguen el trazado del antiguo ferrocarril de Plazaola, se extienden a lo largo de 54 kilómetros y, a excepción de pendientes puntuales, son aptos para todo los perfiles de senderistas y cicloturistas.
“Visitar esta Vía Verde es un verdadero placer y un valor seguro si se quiere disfrutar de una buena propuesta para este verano”, ha apuntado a Efeagro  la jefa del Área de Vías Verdes de la Fundación de los Ferrocarriles Españoles, Arantxa Hernández.

Camino exuberante

El camino puede comenzar bien en Andoain (Guipúzcoa) o bien en Latasa (Navarra), y cuenta con “una naturaleza exuberante característica de los bosques atlánticos de hayas y robles, con nacederos de ríos y cascadas, pueblos con encanto y cuevas y queserías de Idiazábal que se pueden visitar”, ha descrito.

En su trayecto se pueden hacer paradas en Lekunberri o en Leitza, este último, escenario de la película “Ocho apellidos vascos” y uno de los diez finalistas del premio “Capital de Turismo Rural” de 2020, que todos los años organiza el portal Escapada Rural.

Vía Verde Plazaola. Efeagro/Vías Verdes

Vía Verde Plazaola. Efeagro/Vías Verdes

Además del Leizarán, “uno de los santuarios naturales más increíbles de Euskadi” -explica Hernández- en esta vía verde hay muchos túneles, por lo que es recomendable ir con linterna o con luces en la bici, sobre todo si uno se adentra en el de Uitzi, el más largo de todas las vías verdes de Europa, de 2,7 kilómetros.

Servicios reforzados

El pasado mes de diciembre los servicios del camino se reforzaron con la inauguración de la antigua estación de Latasa remodelada, que ahora ofrece en su área de restauración pinchos y menús diarios y de fin de semana, así como baños públicos, tienda de productos locales, visitas guiadas y el “vagón de los juegos” para los más pequeños.

Otro de sus servicios es el alquiler de bicicletas convencionales y eléctricas, así como un almacén y un taller para repararlas; las bicis también se pueden reservar para medio o todo el día en el Centro de Visitantes de Leizarán que hay en Andoain.

Las antiguas ferrerías o estaciones del antiguo ferrocarril recuperadas, como las de Latasa y Lekunberri, también ofrecen servicio “transfer” que se encarga de devolver a su punto de origen las bicicletas de alquiler después de la finalización del recorrido.

En Lekunberri, la oficina del Consorcio Turístico de Plazaola ofrece una amplia gama de albergues, campings, apartamentos y casas rurales en el tramo navarro de la vía, además de información para programar una visita a la Cueva de Mendukilo, a pocos minutos el pueblo, con amplias salas decoradas de estalactitas y estalagmitas.

La buena gastronomía también es un atractivo de la zona, y son muchos los restaurantes del valle en los que se puede degustar una refrescante sidra de elaboración propia y una comida elaborada con las mejores materias primas vasco-navarras

Publicado en: Turismo rural
(No Ratings Yet)
Cargando…