AGRICULTURA PLAGAS

Los países negocian elaborar normas globales para productos agrícolas concretos

Los más de 180 países firmantes de la Convención Internacional de Protección Fitosanitaria están negociando la elaboración de normas globales para garantizar que determinados productos agrícolas estén libres de plagas.

Hoja de castaño que presenta una agalla causada por la avispilla del castaño. Foto: Cedida por Roberto RubioHoja de castaño que presenta una agalla causada por la avispilla del castaño. Foto: Cedida por Roberto Rubio

Aunque los países están todavía debatiendo de manera preliminar, el objetivo es que avancen en la armonización de las reglas, sostuvo hoy en una charla Lois Ransom, que ha presidido el grupo de trabajo que aborda esa cuestión.

Esta semana se está celebrando en Roma la reunión anual del órgano rector de la citada convención, el único organismo internacional que establece e implementa normas para proteger las plantas de plagas y enfermedades, y para asegurar su comercio.

Una nueva estrategia propone elaborar entre 2020 y 2030 normas para productos específicos, acompañadas de protocolos de diagnóstico, tratamientos y orientación sobre cómo simplificar el comercio y agilizar las negociaciones de acceso al mercado.

En casos como el comercio de pimientos procedentes de Asia o mangos de África, los expertos confían en que las nuevas reglas aumentarán las posibilidades de exportación de los países en los que se producen esas materias primas y darán más confianza a los importadores.

árboles de caqui

Plantaciones de caqui de Zafarraya (Granada). Foto: Cedida por Asprokaki

“Los derechos soberanos no se verán afectados, cada país tiene que escribir sus reglas”, aseguró Ransom, que insistió en que la regulación de las plagas seguirá basándose en los análisis de riesgos y estando sujeta a una justificación técnica.

Otro miembro del grupo, Greg Wolff, precisó que se prevé crear listas de pestes o enfermedades que “no impongan ninguna obligación a los países importadores”, sino que sirvan para compartir la información de la que se dispone y acelerar el establecimiento de estándares.

Los países podrán acceder a documentos en los que se describan los productos agrícolas y sus usos, se detallen las posibles plagas y aquellas que están reguladas, y se incluyan las opciones para gestionar los riesgos y tomar medidas de protección con vistas a garantizar un comercio seguro.

Se estima que entre un 20 y un 40 % de la producción de cultivos se pierde por las plagas, cuyos efectos cuestan cada año unos 220.000 millones de dólares a nivel mundial, según datos de la Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

Etiquetado con: ,
Publicado en: Agricultura
(No Ratings Yet)
Loading...

servicios

LA SEMANA EN MENOS DE UN MINUTO