PESCA BREXIT

La pesca británica perderá acceso a aguas de la UE en un “brexit” sin acuerdo

El Gobierno de Theresa May publica unas directrices para los pescadores que dejarán de participar en la Política Pesquera Común, una política impopular en la industria pesquera británica.

Una flotilla de barcos de pesca, en apoyo del brexit en 2016. Foto: EFE/Facundo Arrizabalaga
Una flotilla de barcos de pesca, en apoyo del brexit en 2016. Foto: EFE/Facundo Arrizabalaga

Los pescadores británicos perderán el acceso automático a las aguas y puertos de la Unión Europea (UE) del que disfrutan en la actualidad, si el Reino Unido abandona el bloque común sin ningún acuerdo, según las directrices publicadas por el Gobierno de la conservadora Theresa May.

Dentro de sus planes para preparar una posible salida de la UE no negociada, el Ejecutivo ha dado a conocer, en su página web, una serie de instrucciones que pueden servir de guía a los pescadores tras dejar de participar en la Política Pesquera Común (PPC).

La PPC, que regula las cuotas de pesca de todos los países comunitarios, es muy impopular entre la industria pesquera británica, que apoyó en gran medida el “brexit” ante la promesa de que permitiría al país implementar sus propias regulaciones.

A este respecto, el Gobierno señaló que los titulares de licencias de pesca en el Reino Unido serán informados, previsiblemente en marzo -el divorcio de Bruselas está previsto para el 29 de ese mes- acerca de “cuál será su asignación”.

Además, el Gabinete de May confirmará también la regulación sobre los crustáceos que se pescan sin cuota como vieiras y cangrejos y las especies demersales, las que viven cerca del fondo del mar, como el bacalao, el rape o la merluza.

Los procesos a seguir tras el “brexit”

Los barcos británicos que deseen acceder a aguas comunitarias deberán informar a las autoridades pertinentes y proporcionar un registro detallado de sus capturas así como información relativa a la embarcación. Asimismo, los barcos provenientes de la UE tampoco tendrán acceso automático a las aguas del Reino Unido

Consultado por Efe, el profesor de Política en la Universidad de Suffolk (Inglaterra) Christopher Huggins explicó que el Gobierno exigirá “un registro detallado de cada pez que se pesque o exporte”.

“Esto va a añadir una carga administrativa a la industria, porque supondrá mucho más papeleo para los pescadores, especialmente para los que se dediquen a la exportación”, afirmó.

brexit

Imagen de archivo de una bandera de la UE y de Reino Unido. Foto: EFE/ Hannah McKay

Según Huggins, cada envío de pescado deberá ir acompañado de un certificado de captura que tendrá que ser verificado por las autoridades del Reino Unido antes de la exportación a la UE, aunque el sistema informático para ello todavía está en desarrollo. Otra de las consecuencias que se producirían con una retirada no pactada sería la imposición de aranceles al comercio.

“La mayoría de lo que el Reino Unido captura es exportado, el 70 % hacia la Unión Europea, por lo que en el escenario de un ‘brexit’ sin acuerdo se implementarían aranceles a la exportación”, indicó.

Como resultado, según este experto que ha elaborado varios informes sobre el impacto del “brexit”, existe un alto riesgo de que dichos aranceles y los retrasos que se puedan producir por los controles aduaneros hagan demasiado complicado exportar producto fresco a los países comunitarios. “Esto preocupa particularmente al sector del marisco, porque la inmensa mayoría de la captura es exportada y se envía viva”, dijo.

Para el analista Christopher Huggins es difícil vislumbrar las consecuencias que tendrá el “brexit” en cualquiera de sus formas

Precisamente el sector de captura de marisco es el mayor dentro de la industria pesquera, lo que significaría que una salida abrupta del club comunitario, alertó Huggins, “afectaría de manera desproporcionada a las comunidades pesqueras y buques más pequeños, que constituyen el 78 % de la flota del Reino Unido”.

Como matizó este analista, la actividad de estos pescadores se centra en los mariscos que no se rigen por las cuotas, por lo que no se beneficiarán por abandonar la PPC, sino que su máxima prioridad es que haya un comercio sin fricciones con la UE, de modo que su producto fresco pueda ser exportado con garantías.

Para Huggins, es complicado determinar las implicaciones que tendrá el “brexit” en cualquiera de sus formas, ya que el Gobierno todavía no ha revelado la política pesquera que planea.

Según datos del Ejecutivo de May, en 2017, los buques británicos capturaron 94.000 toneladas de pescado por un valor de 88 millones de libras (unos 98 millones de euros) en la zonas económicas exclusivas de estados miembros de la UE.

Si finalmente los lazos se rompen sin consenso, Huggins resaltó que el Reino Unido no podrá actuar “completamente solo”, pues muchas de las poblaciones de peces se comparten, lo que hace necesaria “no solo la cooperación para garantizar la sostenibilidad, sino también la reputación del Reino Unido en el escenario internacional”.

Etiquetado con: , ,
Publicado en: Pesca
(No Ratings Yet)
Loading...

MUNDO RURAL