CORONAVIRUS ALIMENTACIÓN

El pequeño comercio impulsa la entrega a domicilio para ayudar a los clientes confinados

Pescaderías, carnicerías y fruterías ya no solo sirven en sus establecimientos, algunos se han movilizado y facilitan los envíos a domicilio para aquellos clientes que no pueden moverse o prefieren no salir de casa durante el confinamiento por el coronavirus.

Un puesto de alimentación en un mercado de Madrid. Efeagro/Carlota CiudadUn puesto de alimentación en un mercado de Madrid. Efeagro/Carlota Ciudad

Entre sus clientes, han explicado a Efeagro desde el sector, hay principalmente personas mayores que no pueden salir de casa y familias con hijos que hasta la fecha no podían compatibilizar el cuidado de los menores con salir a comprar.

Entre los proyectos de comerciantes movilizados a gran escala está el caso del mercado de La Cebada, en Madrid, en donde los vendedores han acordado junto a la organización central unificar el envío de todos los pedidos al domicilio de los interesados, cuando antes de la pandemia cada uno gestionaba sus propios envíos.

“Por mail, llamada o Whatsapp se reúne en un único pedido tu pechuga de pollo, tus tomates y tu pescadilla y te lo llevan a casa con un solo pago”, han explicado a Efeagro desde la organización.

Este sistema les ha ayudado a reactivar su economía, maltrecha después de que cerraran los restaurantes de la zona, clientes usuales del mercado de abastos.

Para que salga adelante, todavía no han contratado ningún servicio extra de logística, sino que han comenzado con la colaboración entre los puestos de alimentación, que han compartido sus servicios y conocimientos para instruir a aquellos comerciantes que nunca habían realizado entregas a domicilio.

comercio domicilio coronavirus

Un puesto de frutas en el madrileño mercado de la Cebada. Efeagro/Carlota Ciudad

Todavía no tienen cifras sobre el aumento de los pedidos de particulares, pero están “muy contentos” con la respuesta de los vecinos en estas semanas.

Esta iniciativa es también su proyecto piloto para comprobar si unificar la comunicación del mercado sería viable una vez concluya la pandemia y su respuesta es clara: “ha venido para quedarse”.

También se han sumado tiendas independientes

También los pequeños comerciantes independientes se han movilizado, como la carnicería charcutería L’Avinguda, en el distrito de Les Corts de Barcelona.

Desde este establecimiento, abierto desde 1973, Jordi García ha explicado que se han adaptado a las necesidades de los vecinos “de toda la vida” ofreciendo el servicio de entrega cuando hacía años que no realizaban envíos a domicilio por falta de personal.

“No ponemos horario. La faena cambia mucho. Advertimos a los clientes que cuando tengamos un hueco vamos para allá, les avisamos por teléfono del importe, les damos el cambio al llegar y para casa”, ha resumido García, carnicero de tercera generación que participa en esta iniciativa a la que muchos establecimientos en toda España se han sumado para aportar su granito de arena.

Entre sus clientes también hay quienes reservan los pedidos por anticipado y los van a recoger a la tienda, y normalmente también incluyen demandas de otros vecinos que no pueden salir.

Han explicado que ellos no son los únicos, sino que muchos comercios de alimentación de la zona llevan a cabo las mismas prácticas: “evitar que la gente se aglomere en la calle y llevar los paquetes a quien se pueda”.

Anna Cufiñà, de la panadería Can Francès, en el municipio de Torroella de Montgrí (Girona), ha explicado a Efeagro que, pese a hacerlo a pequeña escala, también se ha movilizado para acercar sus productos a aquellos vecinos que tienen dificultades para moverse.

La mayoría de las personas que piden a domicilio suelen realizar su compra una vez a la semana, y en su mayoría es gente mayor “porque los jóvenes sí que van saliendo”, ha alegado.

Los propios vecinos se ayudan entre ellos

Ha reconocido que antes de la llegada de la pandemia realizaban “entregas puntuales” a personas que estaban enfermas mayoritariamente pero durante el estado de alarma “las entregas a domicilio han aumentado”.

Cusiñá, la quinta generación de la misma familia en regentar este establecimiento, abierto desde 1885, ha insistido en que también hay muchos clientes que realizan pedidos en nombre de otras personas, una extensión de las cadenas de solidaridad que se han organizado en tiempos del coronavirus.

Etiquetado con: , ,
Publicado en: Alimentación y Bebidas
(No Ratings Yet)
Cargando…

EFE VINOS

Viñedos de Bodegas Muga. Foto: G.Mena
BODEGAS MUGA ATRAE 20.000 "ENOTURISTAS" AL AÑO

Un paseo en globo por viñedos riojanos