CULTIVOS SOSTENIBLES

El “mar de olivos”: ¿Baza española contra el cambio climático?

España es el primer país productor y comercializador de aceite del mundo. Un sector de enorme trascendencia que busca respuestas para luchar contra el cambio climático, un desafío de gigantes proporciones frente al que plantarán batalla. Como baza, su “mar de olivos”.

El olivar reivindica su papel sostenible. Foto: EFEAGRO/Cedida por la Interprofesional del Aceite de Oliva/Paco MartínezEl olivar reivindica su papel sostenible. Foto: EFEAGRO/Cedida por la Interprofesional del Aceite de Oliva/Paco Martínez

Si se cumplen las simulaciones climáticas de los científicos, en la cuenca mediterránea -que concentra la mayor parte de los olivos y de la producción mundial de aceite de oliva- podrían duplicarse las concentraciones de CO2 en el aire para finales de siglo y las temperaturas aumentarán entre 2 y 2,5 grados, mientras que las precipitaciones caerán el 10-30 %.

Así lo explicaba ayer el científico Luca Testi (CSIC), durante su participación en la jornada “Olivar y Cambio Climático“, organizada por el Magrama, en colaboración con la Interprofesional del Aceite de Oliva Español.

Unos cambios que, según Testi, tendrían incidencia en floración, cosechas o necesidades de irrigación, entre otros factores.

Pero el sector oleícola conoce bien los peligros que se avecinan -algunos efectos empiezan ya a sentirse en España- y están decididos a pelear contra el cambio climático y el mar de olivos es su baza medioambiental.

“Nos jugamos muchísimo”, explica a Efeagro la gerente de la Interprofesional del Aceite de Oliva Español, Teresa Pérez. “El impacto ambiental es algo que preocupa, como preocupa el consumo de recursos hídricos y materiales y el aumento de la temperatura global y del C02”, comenta.

Según remarca, el consumidor debe conocer que el olivar y el aceite de oliva “ayuda a capturar dióxido de carbono y hace por tanto una labor ambiental importantísima”, lo que no ocurre con otros herbáceos utilizados para elaborar aceites de semillas.

Huella ambiental y olivos

En este contexto, la  Interprofesional participa en un proyecto piloto de la Comisión Europea (CE) sobre huella de carbono, que medirá los impactos e implicaciones ambientales de la industria oleícola y permitirá en el futuro utilizarlo como argumento comercial.

Pérez subraya que la sostenibilidad ambiental es valorada de forma creciente por los consumidores y, de ahí, la necesidad de medir la huella de carbono y comunicarlo. Sobre la evolución de este proyecto piloto, indica que hasta la fecha se han realizado varias etapas y, para principios de 2017, está prevista la aprobación por parte de la Comisión Europea.

Según comenta, ya se ha completado la primera fase de análisis de definición de impactos ambientales específicos y establecido el primer borrador sobre reglas de categoría de producto. Ahora se está trabajando en estudios concretos sobre el aceite de oliva, que se desarrollarán hasta el verano y que harán posible establecer datos de referencia que permitan calcular la huella ambiental.

De esta forma, a finales de año habrá una versión definitiva para poder trasladar a la CE, de cara a su aprobación en 2017. Esta iniciativa de la UE sobre “productos verdes” en el mercado permitirá recomendar un único método para medir su huella de carbono, proponiendo principios sobre los que se basarán, marcados por la claridad y la transparencia.

Por su parte, la ministra Isabel García Tejerina, también abogó en su intervención por el diseño de medidas aplicables al olivar para luchar contra los cambios que se avecinan, así como el desarrollo de una metodología europea para el cálculo de la huella de carbono en el aceite de oliva, que permita transmitir la contribución del cultivo en la mejora del medio ambiente.

Olivos en plena floración en Pinto (Madrid). Foto: Ginés Mena

Olivos en plena floración en Pinto (Madrid). Foto: EFEAGRO/Ginés Mena

En líneas generales, el sector agrario, responsable del 11 % de las emisiones de gases de efecto invernadero en España, debe avanzar en medidas de mitigación -que refuercen la sostenibilidad y la competitividad- e impulsar actuaciones de adaptación frente al cambio climático porque “nos va mucho en ello”.

A su juicio, la naturaleza del problema requiere de la colaboración de todos, incluidas Administraciones europea, nacional y locales, productores, elaboradores, científicos e investigaciones para encontrar “soluciones colaborativas”.

García Tejerina hizo especial hincapié en que los agricultores y ganaderos pueden también ayudar a combatir eficazmente el cambio climático, porque es la única actividad humana que puede fijar carbono de la atmósfera en el suelo y a través de la biomasa.

España es líder mundial en producción y comercialización -Italia, en segundo lugar, tiene una cosecha cinco veces menor- y una de cada dos botellas que se venden a escala internacional contienen aceite de nuestro país, lo que da idea de la relevancia de un sector, que quiere asegurar su futuro frente a amenazas palpables como el cambio climático. EFEAGRO

Etiquetado con: , , , ,
Publicado en: Agricultura
(No Ratings Yet)
Loading...

servicios

LA SEMANA EN MENOS DE UN MINUTO

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.