GASTRONOMÍA

El Mundial de Tapas viaja a Argentina y el Nacional se queda en Valladolid

El chef argentino Gabriel Hernán Pedreira, con “Al compás del tango”, y el vallisoletano Emilio Martín Maquedano, autor de “Corchifrito”, han ganado respectivamente el IV Campeonato Mundial de Tapas y el 16º Concurso Nacional de Pinchos y Tapas, clausurados este miércoles en Valladolid.

El cocinero vallisoletano Emilio Martín (c), Juan María Diaz (i) y Ernesto Ventós.Efeagro/Naco Gallego
El cocinero vallisoletano Emilio Martín (c), Juan María Diaz (i) y Ernesto Ventós.Efeagro/Naco Gallego

Gabriel Hernán Pedreira, de Danny Bramson Cocina, en Olivas (Argentina), ha conquistado el cetro mundial de la especialidad con una tapa basada en sabores que ha adaptado a los tiempos del tango, el popular agarrado de Argentina: fuerte, débil, semifuerte y débil de nuevo.
En esta alternancia, en la que ha pretendido trasladar al paladar la provocación, sensualidad y delicadeza del tango, ha empleado una gamba planchada, nabo, lengua cocinada a baja temperatura, un cebollino escaldado y una emulsión de cilantro y lima, entre otros ingredientes, para una tapa que se come como un taco.
El segundo clasificado, a juicio del jurado que ha presidido el chef español Pepe Rodríguez Rey, ha sido el representante de Tailandia, Anthony Burd, mientras que el tercer premio ha recaído en Mohal Fedal, de Marruecos, con su “Trid vestido de flamenca”, un guiso de su país cocinado en barro.

Tapas tradicionales y vanguardistas

El mejor concepto de tapa de este IV Campeonato Mundial, celebrado este miércoles en jornada única y con la ayuda de cocineros vallisoletanos que han elaborado las recetas enviadas por los concursantes desde sus países de origen debido a la pandemia, ha sido la del panameño Sergio Landero.
La más tradicional la ha elaborado el irlandés Darren Collins y la más vanguardista ha resultado la del noruego Filip Bendi, según el fallo del jurado.
En cuanto al 16º Concurso Nacional de Pinchos y Tapas, celebrado este pasado lunes y martes (9 y 10 de noviembre), el ganador absoluto ha sido Emilio Martín Maquedano, del restaurante Suite 22 en Valladolid, por “Corchifrito”, que presentó con la forma del gollete de una botella cerrada con un corcho comestible.

Ha consistido básicamente en un guiso de cochinillo aromatizado con vinos de Valladolid de las variedades de uva albillo, tempranillo y sauvignon blanc.

El cocinero vallisoletano Emilio Martín.Efeagro/Nacho Gallego

Presente en la entrega de galardones, un emocionado Martín Maquedano ha afirmado que por fin ha cumplido un sueño y agradecido esta distinción “por diez mil motivos”, en alusión al premio en metálico de 10.000 euros que ha recibido como galardón de un certamen nacional que le da derecho a representar a España, en 2021, dentro del V Campeonato Mundial de Tapas.
“La ilusión no se puede confinar”, ha resumido al recoger su trofeo y diploma acreditativo antes de recordar que el dinero de la gastronomía “tiene que quedar en la gastronomía”, y de realizar un llamamiento de solidaridad y esperanza al gremio de la hostelería, uno de tantos afectados por la pandemia del coronavirus.
“Seguid aguantando. Abrid las puertas y haced felices a las gentes porque la ilusión no se puede confinar”, ha proclamado sin olvidar a Isabel Mateo, gerente de la Sociedad Mixta para la Promoción del Turismo en Valladolid y una de las principales artífices de estos certámenes gastronómicos, con motivo de su reciente jubilación.
El subcampeón de España ha sido Juan María Díaz, de Casa Marinos en Plentzia (Vizcaya), un establecimiento del que es chef y socio, con su “Humno de almadraba”.
“Con estar aquí ya he ganado pero este premio significa muchas cosas, respirar por algo, soltar toda la tensión acumulada y disfrutar por partida doble por estos tiempos tan difíciles de pandemia que estamos padeciendo”, ha declarado a la Agencia Efe tras recibir su galardón.
El tercer clasificado del certamen nacional ha sido Ernesto Ventós, cocinero del restaurante Hermanos Vinagre en Madrid, por “Cocinando en vermut”; el mejor concepto de tapa ha sido el “Fuastel imperial ruso” de Raúl Pobo, del Bar Antojo en Utebo (Zaragoza); la más vanguardista ha sido “Cochinillo en bandeja de plata”, de Toño Rodríguez, del establecimiento La era de los nogales, en Sardas (Huesca); y la más tradicional el “Buñuelo de bacalao” presentado por Manuel Soto, de Lilicook Vermutería, en Salamanca.

Unidos ante la crisis

En representación de los jurados nacional e internacional, Pepe Rodríguez Rey, ha interpretado la crisis sanitaria como “el momento de dar la cara y estar todos unidos, porque si sabemos hacer las cosas bien podremos salvar esto”, en alusión al gremio hostelero al que pertenece como chef de El Bohío, en Illescas (Toledo), donde luce estrella Michelín y rostro televisivo como jurado del programa MasterChef (TVE) en sus diversas variedades.
Por su parte, el alcalde de Valladolid, Óscar Puente, ha expresado su alivio por la feliz celebración de un acontecimiento más en la capital que añadir al reciente festival de cine (Seminci), y sugerido a la organización que la valentía de los participantes por haber hecho posible el concurso -ninguno se quedó en casa-, debe ser recompensada con su presencia, “de alguna forma” en la edición de 2021.

Etiquetado con:
Publicado en: Gastronomía
(No Ratings Yet)
Cargando…