ALIMENTACIÓN CONSUMO

El mercurio, un metal generador de dudas para el consumo de pescado

Tras la recomendación de Sanidad de que los niños menores de 10 años no consuman pescados con elevados niveles de mercurio, preguntamos a varios expertos sobre las dudas que esta decisión genera.

El mercurio, un metal generador de dudas para el consumo de pescado

El mercurio es un elemento químico y, como tal, ubicuo: está en el aire que se respira o en los alimentos que se comen, especialmente en algunos grandes pescados cuyo consumo entre niños y embarazadas desaconsejan las autoridades sanitarias, lo que plantea preguntas que los expertos tratan de analizar.

La nueva recomendación de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aesan) eleva la edad (a 10 años) hasta la que no se aconseja consumir especies de pescado con elevado contenido en mercurio.

Tras estas recomendaciones se plantean dudas que Efeagro intenta resolver recabando información entre expertos y organismos oficiales: ¿Qué repercusiones tiene para la salud la presencia de mercurio en el organismo? ¿Es posible conseguir que los peces ingieran menos mercurio? ¿Se resiente la economía de las pescaderías tras anuncios de este tipo?.

Desde la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN), la doctora Emilia Cancer recuerda que, dentro de un patrón de dieta mediterránea, se recomienda comer más pescado que carne, procurando variar las especies.

Sin embargo, al igual que la Aesan, señala que hay pescados cuyo consumo se debe “limitar o evitar” en embarazadas, lactantes y niños por su elevado contenido en mercurio, como el pez espada, el emperador, el tiburón, el atún rojo y el lucio.

Esto se debe a que el mercurio posee una “elevada toxicidad” porque se “disuelve fácilmente” en la grasa, atraviesa la barrera hematoencefálica y la placenta, por lo que puede provocar alteraciones en el desarrollo neuronal del feto y en niños de corta edad, afectando a la función cognitiva, la memoria, la función visual-motora y el lenguaje. Además, a largo plazo, un elevado contenido de mercurio en el organismo “podría producir neurotoxicidad de forma retardada”, afectando sobretodo a la función cognitiva, señala Cancer.

Imagen de archivo de un mercado de Bilbao. EFE/Luis Tejido

Una solución sería conseguir peces con menos mercurio, pero no es tarea fácil porque su acumulación es, básicamente, un proceso natural, que no depende tanto de las emisiones hechas por la actividad humana, según asegura el científico titular del Instituto de Investigaciones Marinas del CSIC, Antonio Cobelo.

En general, según apunta, no hay emisiones elevadas de mercurio a los océanos procedentes de actividades humanas como la combustión de carbón y son “muy inferiores a las que puede haber de cobre, hierro o plomo”.

Por lo tanto, la presencia del mercurio se debe fundamentalmente a las bacterias y fitoplancton presentes en los mares que transforman este metal en su forma orgánica (metilmercurio) y es posteriormente consumido por los peces más pequeños.

La tasa de acumulación de mercurio se incrementa conforme se sube en la cadena trófica

Hay que tener en cuenta, según Cobelo, que la tasa de acumulación de este metal es superior a la de eliminación en los organismos vivos, por lo que los niveles de acumulación aumentan conforme se avanza hacia la cúspide de la cadena trófica, en la que se encontraría el tiburón o el atún rojo y, por supuesto, los humanos que los ingieren.

Recomendaciones como las hechas por la Aesan se dejan notar en la economía de las pescaderías los primeros días tras el anuncio, según reconoce a Efeagro la directora de la Federación de Empresarios Detallistas de Productos de la Pesca (Fedepesca), María Luisa Álvarez. Esos anuncios suelen provocar un ligero descenso de las ventas en todas las especies, y no sólo en las señaladas, porque el ciudadano “escucha una noticia alarmante y no filtra bien”.

Para Álvarez, es “muy importante” la forma de comunicar esos consejos para minimizar su impacto en la economía de las pescaderías y dejar “claro” que el consumo de pescado es “fundamental para llevar una dieta saludable”.  “Ese mismo folleto” de la Aesan recuerda a toda la población la necesidad de comer tres o cuatro raciones de pescado por semana, pero eso se queda en la “letra pequeña” que es más difícil leer, apunta.

La necesidad de contrarrestar esa información también ha llegado desde la patronal de armadores (Cepesca) y del grupo atunero Balfegó, que en sendos comunicados han incidido en los beneficios que reportan todas las especies de pescado en una dieta sana y equilibrada y consideran que la recomendación de la Aesan es “desproporcionada”.

Etiquetado con: , ,
Publicado en: Alimentación y Bebidas     Consumo
(No Ratings Yet)
Loading...