CONSUMO AGUA

Madrid aviva el debate sobre el consumo de agua de grifo en los bares

Entre cervezas, vinos, cavas y sidras, en las comandas de Navidad se cuelan discretas peticiones de ‘Una de agua, pero del grifo, por favor’. Y, aunque no es siempre fácil de conseguir frente al agua embotellada, ahora se “fomentará” en Madrid su consumo en la hostelería.

Vasos de agua en un restaurantes. Foto: Pexels. Vasos de agua en un restaurantes. Foto: Pexels.

Belén suele pedir a los camareros que rellenen con agua del grifo el biberón de su hija de 10 meses, ya que la enfermera le ha recomendado que el agua de Madrid es la “más adecuada”, y no suele tener problemas.

Sin embargo, cuando pide el agua para ella no tiene tanta suerte, y habitualmente le sirven una botella alegando que no hay jarras.

“Me toca muchísimo la moral porque no le veo sentido viviendo en Madrid“, sentencia esta “fan” del agua del grifo, cuyo consumo a partir de ahora tendrá que generalizar la Comunidad de Madrid en sus centros públicos educativos, sanitarios o deportivos, y “fomentar” en establecimientos hosteleros y de restauración.

Así lo recoge una proposición no de ley aprobada el pasado 19 de diciembre en la Asamblea de Madrid, una iniciativa que no es de obligado cumplimiento pero que sirve para marcar una pauta.

Normativa menos ambiciosa de lo previsto

La versión final del texto rebajó algunas de sus propuestas iniciales, ya que originalmente no hablaba de “fomentar” el consumo de agua de grifo en restaurantes sino de “garantizar” que se ofrezca siempre la posibilidad de un recipiente de agua del grifo y los vasos para su consumo de forma gratuita.

La diputada regional de Más Madrid Alodia Pérez, que presentó la proposición en el parlamento madrileño, explica a Efe que fomentar “se queda en hacer campañas y ayudar con algún tipo de financiación” pero “no se puede obligar” a los hosteleros a ofrecer agua de grifo.

La preferencia por el agua del grifo frente a la embotellada es una larga exigencia de las asociaciones de consumidores por la fama del agua de Madrid: el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación sitúa a la Comunidad de Madrid a la cola en cuanto a consumo de agua embotellada, lo que ratifica la idea de que los madrileños confían en su agua del grifo y recurren a otras opciones con mucha menos frecuencia que otras regiones.

En los negocios de hostelería de Madrid, a diferencia de lo que ocurre en otras ciudades europeas o de Estados Unidos, lo habitual es que los trabajadores pongan dificultades para consumir agua de grifo.

Imagen de un vaso de agua. Foto: Pexels

Imagen de un vaso de agua. Foto: Pexels

Pese a ello, la Oficina de Atención al Consumidor de la Comunidad de Madrid ha recibido en los últimos meses peticiones o requerimientos “muy esporádicos” sobre este asunto.

Diversidad de opiniones

En la OCU (Organización de Consumidores y Usuarios) creen que “el consumidor no debería tener que justificarse ante un camarero cuando pide una jarra de agua para acompañar la comida” ni debe “aceptar con resignación pagar por una botella de agua envasada” cuando la del grifo “puede consumirse con todas las garantías de calidad”.

En la misma línea, Ángeles Castellano, portavoz de Facua, considera que los políticos y las instituciones “deberían tener en cuenta los intereses públicos y no de los empresarios”, por la “cierta resistencia” que se pone a la medida desde distribuidoras, embotelladoras y hosteleros.

En la asociación Hostelería Madrid defienden que el agua del grifo es un servicio que se presta “por cortesía” y dicen que si se trata de una demanda ciudadana “las administraciones públicas deben asumir su responsabilidad y ofrecerlo con los medios públicos que disponen o puedan crear”.

De la misma forma que el Ayuntamiento instala baños públicos en las calles, previo pago para su uso, es su responsabilidad ofrecer agua potable de consumo a los viandantes, ya sea mediante la instalación de fuentes públicas o de máquinas expendedoras gratuitas en las calles“, argumentan.

Cada vez más legislación

Sin embargo, no todos los trabajadores del sector de la hostelería tienen la misma opinión.

Moisés regenta junto a su familia un bar en la zona de Madrid Río, y opina que “el uso del agua del grifo está bien en general” porque “nadie te entra al bar para pedirte un vaso de agua e irse o sentarse en la mesa toda una tarde” y además “uno estaría siendo un poco más ecologista”.

Si alguien le pide agua en su local y prefiere del grifo “fácilmente se le lleva una jarra”.

Reconoce que con este gesto pierde ganancias, aunque “en un bar se saca mucho más dinero con el alcohol y las raciones“.

Más allá de Madrid, otras provincias y comunidades autónomas han empezado a promover el agua del grifo en la hostelería, como Vizcaya, mientras que en Castilla y León, Baleares, Andalucía y Navarra hay normativas que obligan a ofrecerla gratis.

Etiquetado con: , , , , ,
Publicado en: Empresas
(No Ratings Yet)
Cargando…

EFE VINOS

Un hombre catando un vino. EFE/Rafa Alcaide.
SE PUEDE CONSUMIR DURANTE LA PASCUA JUDÍA

Bodegas Faustino comienza a elaborar vino Kosher