LA AÑADA DEL 64, OBJETO DE DESEO EN HONG-KONG Y NUEVA YORK

Los grandes Riojas despiertan creciente interés entre coleccionistas privados

La Denominación de Origen Calificada de La Rioja cuenta con algunas “joyas” vitivinícolas, no muy conocidas, como la añada del 64, al alcance solo de unos pocos privilegiados y objetivo de los coleccionistas. Comos los Burdeos o Borgoñas.

Lecea, en imagen de archivo. Foto: DOCa RiojaLecea, en imagen de archivo. Foto: DOCa Rioja

Vientos favorables para los grandes “Riojas”. La DOCa organizaba ayer en Madrid una cata de vinos de la añada 1964 -aportada por once bodegas- para conmemorar el 50 aniversario de la considerada como una de las cosechas míticas, muy cotizada entre los coleccionistas de Londres, Nueva York o Hong-Kong, como los Burdeos o Borgoñas.

El presidente de este Consejo Regulador, Luis Alberto Lecea, explicó a Efeagro que Rioja es la única Denominación española y quizás también en el mundo que puede tener una masa crítica suficiente para hacer una cata contrastada de esta añada del 64. “Rioja tiene vinos con 50 años en perfectas condiciones y las puede ofrecer” en una cata como la programada hoy en la capital española, a la que califica de “llamativa” y “única”, añade

Viñas en La Rioja. Foto: DOCa Rioja

Viñas en La Rioja. Foto: DOCa Rioja

La del 64 fue una añada muy buena, tuvo una maduración lenta, acidez y “color” alto y buen grado, y en suma las condiciones climáticas favorables y “el saber hacer” de los viticultores y bodegas de entonces, de esos “grandes profesionales” de hace medio siglo que contribuyeron a lograr el producto que se cataba ayer con admiración.

Pedro Ballesteros, el único “Master of Wine” español del mundo, aseguraba a Efeagro que “es un privilegio” para el país contar como un región como Rioja, “que se pueda permitir el lujo de abrir 100 botellas del 64 y, por ahora, están todas buenas”. “Es una capacidad que hace del vino un producto único”, con una complejidad e interés que no podría replicar ningún otro alimento, reconocía Ballesteros, quien dirigió esta singular cata.

Según precisó, la del 64 fue la añada “del gran cambio”, al coincidir en un momento histórico en el que España quería ser un país desarrollado y rico, se había plantado mucha viña y se hablaba mucho de industrialización y de exportación.

Estuvo marcada por gran cantidad y calidad.

La añada “del cambio”

Según resaltó, “hay que tener en cuenta que entonces, en España, el vino de calidad era una minoría, porque la mayoría era granel sin mucho interés”, pero la añada del 64 fue un punto de inflexión que situó a Rioja como una región clásica, con capacidad enorme de envejecimiento.

“No encontraríamos muchos Burdeos o Borgoñas con tantas marcas del 64 y que estén tan bien”, indicó Ballesteros, tras destacar que este tipo de Riojas gozan del creciente interés de los coleccionistas de todo el mundo, lo que ha disparado sus precios. A su juicio, muchos extranjeros visitan en España a personas adineradas o bodegueros para descubrir “vinos olvidados” en sus almacenes y “compran todo” para venderlo después a precios “muy caros”.

“Grandes conocedores del vino en Hong-Kong, China, EEUU o Reino Unido adoran este tipo de vinos, que son imposibles de imitar”, después de tantos años de maduración, apuntó. “Es un objeto de culto, un capricho, incluso una avaricia. Es verdad, y es una pena que esto en España no se sabe”, según apostilló.

Si desea acceder al contenido completo de esta y otras informaciones del sector agroalimentario, puede abonarse a Efeagro aquí.

 

 

Etiquetado con: , ,
Publicado en: Alimentación y Bebidas
(No Ratings Yet)
Loading...

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.