Ante la negociación de ICCAT

Los atuneros piden eficacia en el control internacional de las pesquerías

La Organización de Productores Asociados de Grandes Atuneros Congeladores (OPAGAC) ha pedido este viernes “eficacia” en las medidas mundiales de control y de protección de las pesquerías.

Atunero. Efeagro/,Cepesca.Atunero. Efeagro/,Cepesca.

Así lo ha expresado Opagac con motivo de la negociación de la Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico (ICCAT, en sus siglas en inglés), prevista entre el 15 y 23 de noviembre.

La flota atunera española ha valorado en un comunicado, con motivo de dicha reunión, los resultados de las medidas de conservación y ordenación aplicadas en 2020 a las poblaciones de atún tropical por ICCAT, en concreto a las especies de rabil, listado y patudo.

De cara a la asamblea de ICCAT, que se celebrará virtualmente, Opagac ha solicitado que la gestión de las tres especies sea conjunta, para que las medidas de una de ellas minimicen los impactos sobre las otras dos.

En el caso del patudo, Opagac -en nombre de nueve empresas armadoras- ha señalado que gracias a las medidas de ICCAT no se ha rebasado la cuota de 62.500 anual de toneladas para los países costeros, objetivo previsto en un programa de recuperación de 15 años (2020-2034), y el cupo pescado se ha situado en 56.432 toneladas.

 

Gran presión de los caladeros

 

Los atuneros han resaltado la gran presión a la que está sometido este atún en el Atlántico, como consecuencia de la entrada de nuevos buques abanderados en terceros países, fundamentalmente asiáticos.

La flota ha solicitado, además, reducir de tres a un mes la prohibición de la pesca con dispositivos concentradores de peces (FAD, por sus siglas en inglés) empleados por los barcos cerqueros.

Asimismo, ha insistido en la necesidad de exigir el 100% de cobertura de observadores (ya sean humanos y/o electrónicos) para todas las pesquerías, como ya cumple la flota cerquera española, y poner fin así al agravio comparativo del 10% exigido para la flota de palangre antes de 2022.

Fondo marino. Foto: Cedida por Anabac/Cepesca

Ejemplares de rabil (atún). EFEAGRO/Cepesca

 

El director gerente de Opagac, Julio Morón, ha valorado la labor de organizaciones regionales de pesca como ICCAT, pero ha señalado que en estas entidades “los principales enemigos son ciertos países interesados en continuar expandiendo su flota”.

“Es necesaria una mayor voluntad del conjunto de los Estados que conforman estas organizaciones, para colaborar de forma efectiva en la gestión de los recursos y garantizar la efectividad de las medidas a través de mecanismos de control más eficaces”.

Como ejemplo positivo, ha mencionado que la Lista Roja de Especies de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) publicada el pasado septiembre señaló que cuatro de los siete tipos de atunes más explotados comercialmente han mostrado signos de recuperación gracias a las cuotas y por un control “más exhaustivo”.

Entre estas especies, se encuentran el atún de aleta amarilla o rabil (Thunnus albacares) y el atún blanco o bonito del norte (Thunnus alalunga) que cambian de la categoría “casi amenazado” a “preocupación menor”, según Opagac.

Publicado en: Pesca
(No Ratings Yet)
Cargando…