Se incorpora la flota de cerco

Llega el culmen de la campaña del atún rojo

La campaña del atún rojo del Atlántico oriental y del Mediterráneo de 2022 llegará su parte más intensa esta semana con la incorporación de la flota de cerco, el jueves, y con una nueva regulación de la pesquería publicada este martes por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA).

Atunes rojos. EFKeith Ellenbogen/Cedida por OceanaAtunes rojos. EFKeith Ellenbogen/Cedida por Oceana

Los barcos de cerco -los más industriales- empezarán el jueves su temporada de pesca del atún rojo, momento que se considera el inicio de la parte fuerte de la campaña, para la que España tiene una cuota de 6.093,28 toneladas.
La temporada española del atún rojo comenzó exactamente en febrero, para la flota del caladero canario, puesto que al ser una especie migratoria llega a esas aguas antes y después se desplaza más al norte; las almadrabas de Cádiz iniciaron su faena, ya en primavera, con sus «levantás» y su ritual milenario para capturar la especie, que después llega al Mediterráneo.

Actividad de la flota de cerco de atún rojo. Efeagro/Balfegó

España es el país europeo que más atún rojo extrae en el Mediterráneo y el Atlántico oriental y su cuota se reparte entre los barcos cerqueros, las almadrabas, buques de Canarias, de cebo vivo del Cantábrico, cañeros del Estrecho, palangreros y otras embarcaciones artesanales mediterráneas

Según la resolución del MAPA, publicada este martes en el Boletín Oficial del Estado (BOE), un 25,23 % de la cuota será para la flota de cerco, un 24,2 % para las almadrabas, un 19,3 % para la flota del cebo vivo del Cantábrico, un 6 % para los barcos del Estrecho, un 7,9 % para los cañeros que faenan en Canarias, y un 2,8 % para la flota de artes menores.
En la práctica, los barcos de cerco y las almadrabas extraen la mayor parte del atún y obtienen cupo por cesiones o transferencias, si bien las flotas artesanales del Mediterráneo se quejan de que tienen poco contingente.
La normativa establece que un 0,4 % será para cubrir supuestos en los que no se sobrepase la cuota, un 0,17 % para capturas fortuitas de los buques curricaneros autorizados para la captura del bonito del norte en el Atlántico nordeste y Golfo de Vizcaya y un 0,55 % para retención de eventuales ejemplares muertos en la actividad recreativ

La flota de cerco

En el caso de la flota de cerco, son dos empresas en España -una en la provincia de Murcia y otra en L´Ametlla de Mar, en Tarragona- las que envían a sus barcos a extraer atún rojo a sus aguas de Baleares, para trasladarlo después a sus granjas.
La temporada de cerco durará hasta el 1 de julio, aunque es previsible que los barcos agoten antes su cuotas.
Japón ha sido tradicionalmente el principal destino del atún rojo, como ingrediente para la elaboración de sushi, pero la flota y las almadrabas españolas consiguieron en los últimos años expandir sus ventas a otros mercados e incluso incrementar la comercialización en el mercado nacional.
Por otra parte, la resolución fija condiciones relativas a la campaña para todas las pesquerías, como las tallas mínimas del atún, días de cierre por festivos o notificación de capturas, de acuerdo con las reglas de la Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico (ICCAT, en sus siglas en inglés), organismo que negocia cada año la distribución de cuotas entre los países.

Etiquetado con:
Publicado en: Pesca
(No Ratings Yet)
Cargando…