INDUSTRIA ALIMENTACIÓN

Las grandes empresas cárnicas se suben al carro de la proteína vegetal

Los productos elaborados con proteína vegetal pero que imitan el sabor, la forma y la textura de la carne ganan cada día más adeptos a escala global y se les augura un futuro prometedor, lo que ha llevado a muchas de las mayores empresas cárnicas del planeta a apostar por el que a priori es su antagónico rival.

Envoltorio de una alternativa vegetal a la hamburguesa de carne. Efeagro/Juan Javier RíosEnvoltorio de una alternativa vegetal a la hamburguesa de carne. Efeagro/Juan Javier Ríos

¿Se trata de un movimiento lógico desde el punto de vista del negocio o resulta contradictorio a nivel sectorial? Más allá del debate -que ha existido a nivel interno-, España no es una excepción y la mayor parte de las grandes industrias cárnicas del país ya cuentan con líneas de producción destinadas a este tipo de alternativas.

Una de las últimas en sumarse ha sido la catalana Vall Companys, compañía que factura más de 1.700 millones de euros al año y cuyos principales accionistas han creado una sociedad específica para las alternativas cárnicas elaboradas con proteína vegetal: Zyrcular Foods.

Un portavoz de la firma explica a Efeagro que su actividad se dividirá en tres filiales: una dedicada a la distribución -comercializa marcas internacionales ya existentes-, otra para la producción -que también fabricará para otras empresas- y una especie de laboratorio destinado a investigar y diseñar productos para Vall Companys y para terceros.

Hamburguesa elaborada con soja, legumbres y un 30 % de carne animal. Efeagro/Javier Etxezarreta

Hamburguesa elaborada con soja, legumbres y un 30 % de carne animal. Efeagro/Javier Etxezarreta

Actualmente ya venden en los supermercados Aldi y Sánchez Romero, pero también para las cadenas de restauración Áreas o Pad Thai Wok, entre otros.

Tampoco es ajena a esta tendencia la burgalesa Campofrío, que prevé que esta línea de negocio -activa desde 2017- le suponga un 10 % de su facturación en los próximos años y acaba de incorporar a su catálogo de embutidos una hamburguesa.

En la misma línea se mueve la cárnica catalana Noel, que fue la primera en lanzarse a este mercado y este verano ha expandido su gama con alternativas que imitan a la carne de cerdo y de pollo, con una inversión de 1,3 millones de euros y la incorporación de una docena de trabajadores a su plantilla para encargarse específicamente de su producción.

La excepción en España dentro de los grandes de la industria es la murciana El Pozo, aunque por poco tiempo. Fuentes de la compañía confirman a Efeagro que ya trabajan “en distintas opciones de alimentos vegetales”, una vía que en 2017 rechazaban de plano pero que un año después ya admitían que estudiaban.

La moda de estas alternativas “veggies” no está exenta de controversia: en teoría la normativa protege las denominaciones cárnicas como salchichas, hamburguesas o embutidos y no pueden utilizarse para sus “imitadores” -algo que no siempre pasa-, y algunos critican que compartan espacio en el lineal del supermercado.

Estudios de mercado recuerdan que estos productos se dirigen sobre todo a un consumidor “flexitariano“, interesado en reducir -que no eliminar por completo- su ingesta de carne, más que a vegetarianos y veganos.

En un informe reciente, la consultora internacional CB Insights confirmaba que las alternativas con base vegetal crecen actualmente más rápido que los cárnicos, por lo que se espera una “migración” relacionada con la mayor preocupación por la salud, el medioambiente y el bienestar animal.

“Las mayores empresas dentro de la industria cárnica están invirtiendo en estas alternativas, e incluso algunas ya comercializan sus productos sin carne”, resaltan sus autores, que repasan los numerosos ejemplos que existen por todo el mundo.

La brasileña JBS apostó, a través de su filial en Estados Unidos, en la fabricante de alternativas vegetales Ozo; el gigante norteamericano Smithfield cuenta con una línea de productos de este tipo; la también estadounidense Cargill ya “juega” en este mercado y su compatriota Tyson Foods invirtió en Beyond Meat (la marca más conocida del sector junto con Impossible Foods), aunque vendió su participación en 2019.

El interés también se extiende a las mayores empresas del sector de la alimentación en general, y no solo del mundo cárnico: Nestlé, Unilever o Kellog’s ya se han sumado a esta tendencia.

Dentro de las alternativas a la carne, a la proteína vegetal le ha salido un competidor: la elaborada en laboratorio, con la firma Memphis Meat a la cabeza, que espera salir al mercado próximamente. La batalla continúa…

Etiquetado con: , ,
Publicado en: Industria
(1 votes, average: 5,00 out of 5)
Cargando…

EFE VINOS

Viñedos de Bodegas Muga. Foto: G.Mena
BODEGAS MUGA ATRAE 20.000 "ENOTURISTAS" AL AÑO

Un paseo en globo por viñedos riojanos