La vuelta al campo de Josep Grau, de terapia a vender vino en 25 países

Alejado del entorno rural desde la infancia, con los años Josep Grau se enamoró del mundo del vino y regresó al campo para elaborar sus propios caldos, casi como terapia personal, según relata a Efeagro, hasta desarrollar una bodega que en la actualidad vende botellas de Montsant y Priorat en 25 países.

Imagen del viticultor Josep Grau. Efeagro/Cedidas por la bodega.Imagen del viticultor Josep Grau. Efeagro/Cedidas por la bodega.

El proyecto Josep Grau Viticultor comenzó hace casi 20 años, cuando su impulsor (que ahora tiene 57 años) decidió regresar al campo desde Barcelona, donde había hecho carrera como asesor financiero, para instalarse en el municipio de Capçanes, en la comarca del Priorat (Tarragona).

Compró una hectárea de terreno y comenzó a elaborar vino para consumo propio, tan solo una barrica, y de la primera añada, en 2003, salieron 300 botellas de un vino fermentado con levaduras indígenas y sin sulfitos añadidos.

«Fui recuperando la vida rural, era prácticamente una terapia. Un día a la semana iba allí a trabajar el viñedo, cogía las vacaciones en época de vendimia… Era una desconexión», comenta Grau.

No tenía la intención de dedicarse profesionalmente a ello, entre otras cosas porque «en aquel momento, en la zona, pocas iniciativas tenían éxito», según recuerda, aunque poco a poco la situación fue cambiando.

Comienza la expansión

Los vinos de la comarca del Priorat -donde se producen tanto de denominación de origen calificada (DOC) Priorat como de denominación de origen (DO) Montsant- comienzan a tomar valor a nivel internacional y, gracias a un importador sueco y al boca a boca en el sector, los caldos de Grau se dan a conocer en el extranjero.

«Fui recuperando la vida rural, era prácticamente una terapia»

En 2013, la publicación estadounidense Wine & Spirits los considera incluso como uno de los 100 mejores del mundo.

«El potencial estaba ahí, faltaba que se reconociera y con el tiempo se ha ido reconociendo. A partir de ahí yo me engancho a esta historia un poco a ciegas, por una satisfacción personal, porque profesionalmente me voy a sentir realizado, y por eso me quedo», explica Grau.

 

Imagen del viñedo de Josep Grau. Efeagro/Cedidas por la bodega.

Su producción fue aumentando y el viticultor tomó la decisión de crear la bodega que hoy día elabora 120.000 botellas de vino de la DO Montsant y desde hace cuatro años también de la DOC Priorat, de la que de momento hace 10.000 botellas.

Fue incorporando fincas que iba adquiriendo a agricultores que ya no se querían dedicar a la viña, normalmente viñedos viejos plantados con garnacha y cariñena y, en total, entre ambas denominaciones de origen, trabaja en la actualidad 42 hectáreas de tierra.

Hasta el año 2011, todo el vino que comercializaba lo exportaba al extranjero y a partir de ese año comenzó a apostar también por el consumo español, de forma que hoy día reparte la producción al 50 % entre ambos mercados y al exterior envía hasta a 25 países.

Grau califica sus vinos como «auténticos» y producto de una «viticultura muy rigurosa», «muy bebibles pero con mucha personalidad».

Consejos para dedicarse al campo

Al repasar sus comienzos, recuerda que en el campo encontró una «rotura generacional» y que personas que habían heredado tierras no querían seguir trabajándolas, por lo que dice que no le fue complicado comprar viñedos porque había gente que quería venderlos.

Dice que no se considera un ejemplo a seguir para las personas que quieran hacer del campo su modo de vida y expresa que «el ejemplo realmente importante es el de la gente que se ha mantenido (trabajando la tierra) a pesar de años de penuria».

«Yo sólo soy una persona que creo que ha valorizado el campo y ha enseñado a algunas personas que no sólo hay posibilidades en una vida urbana y que dentro el campo se puede vivir dignamente y a veces más dignamente que en una ciudad. El campo está lleno de oportunidades«, comenta Grau.

A las personas jóvenes que quieran intentarlo, les aconseja que se proyecten en el tiempo porque «en el campo las cosas no son de hoy para mañana» y que den un valor a cómo viven su vida en un entorno rural.

«Lo importante para mí es planificarse a largo plazo, ponerle mucha pasión, saber que vas a trabajar muchísimo pero saber que el resultado es mucho más satisfactorio que muchos otros trabajos», concluye.

Etiquetado con: ,
Publicado en: Agricultura
(No Ratings Yet)
Cargando…

servicios

LA SEMANA EN MENOS DE UN MINUTO