UNA CAMPAÑA MARCADA POR LA SEQUÍA

La vendimia se extiende por todo el país

Desde la primera vendimia de Europa, la de Montilla-Moriles (Córdoba) a la de Denominación de Rueda en Castilla y León o la de Ribeira Sacra en Galicia… las altas temperaturas adelantan una recolección marcada por la sequía.

Finca de viñedos en Montilla-Moriles. Foto: Acevin Finca de viñedos en Montilla-Moriles. Foto: Acevin

En el sur, la primera vendimia de Europa, en los pagos de la Denominación de Origen Protegido (DOP) de Montilla-Moriles, podría verse mermada en hasta en un 40 % respecto a los 47 millones de kilos recolectados la pasada campaña por la falta de lluvia del invierno y las altas temperaturas del verano.
El enólogo de la cooperativa cordobesa La Unión, José Garramiola, donde reciben uvas de toda la D.O. cordobesa que empezó la recogida el pasado 20 de julio, la fecha más temprana de los últimos años, ha lamentado que las previsiones a mitad de la vendimia son de “una merma de hasta el 40 por ciento de la cosecha” y la variedad autóctona Pedro Ximénez, la predominante, será la más afectada.
Son las consecuencias de un invierno seco, falto de lluvia y un verano que ha superado todos los récord de altas temperaturas que han hecho mella en las albarizas tierras de los pagos cordobeses algo que se ve a simple vista tanto en la cooperativa como en las paseras donde los racimos no están tan prietos y llegan ya hasta con uvas pasificadas, sin agua.
Por eso, para el vino buque insignia de Montilla-Moriles, el Pedro Ximénez -nombrado igual que la variedad de uva a partir del que se elabora-, la uva puede llegar a estar “alsolada” o pasificándose -expuesta al sol- tan solo tres días para alcanzar su estado óptimo de graduación baumé por sí misma, característica genuina de este tipo de uva cordobesa.

Vendimia junto al Sil. Foto: Brais Lorenzo

Vendimia junto al Sil. Foto: Brais Lorenzo

La vendimia se inicia en Rueda

Lo mismo ocurre en la Meseta, donde las bodegas de la Denominación de Origen Rueda han adelantado la vendimia en dos semanas respecto a temporadas anteriores, lo que la convierte en la más temprana de, al menos, los últimos veinte años. Así lo confirma el director técnico de dicho Consejo Regulador, Jesús Díez de Íscar.
Durante la noche de 16 de agosto varias bodegas -de un total de 70 con las que cuenta la D.O Rueda-, iniciaron una vendimia que, en opinión de Díez, podría llegar este año “a los 90 o 100 millones de kilos de uva”, cantidad inferior a 2016, en que se superaron los 110 millones. Como cada año, ha sido la variedad sauvignon blanc la primera en cosecharse “ya que es la que cuenta con un ciclo de maduración más temprano” y, en un par de semanas, se iniciará la recogida de la variedad verdejo, la autóctona de la zona y la más numerosa, para terminar con las uvas tintas -tempranillo, cabernet sauvignon, Merlot y Garnacha-.
El adelanto de la vendimia se ha producido por las condiciones climatológicas, que han permitido que la uva finalizara su ciclo de madurez con 17 días de antelación, pero con un “estado sanitario muy bueno”, lo que contribuirá a mantener la calidad exigida por la D.O. Rueda.
A pesar de que la sequía impedirá alcanzar la cosecha del pasado ejercicio, “lo cierto es que no ha afectado a la calidad de la uva“, puesto que la mayoría de viñedos cuentan con riego propio para paliar los estragos de las altas temperaturas sufridas desde junio, por lo que Díez confía en “llegar a los 100 millones de kilos”.

Mientras, en las tres bodegas adscritas a la Denominación de Origen Ribeira Sacra (Galicia) han empezado la vendimia estos días, según han indicado desde el consejo regulador, pues “la maduración va a un ritmo muy alto”. Según los expertos, la calidad es buena, este año tiene muy buen grado.

Disminución de la producción en la Comunidad Valenciana

Desde Valencia, las previsiones de la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-Asaja) son de una caída del 30 % de la producción de uva esta temporada debido a la sequía acumulada y las diferentes tormentas de granizo registradas.
Las comarcas más afectadas por la disminución de uva para vinificación son la Vall d’Albaida y La Costera, con mermas de entre el 40 y 50 %, mientras la plana de Utiel-Requena, la principal zona productiva de la provincia, sufrirá una disminución media del 30 % debido “fundamentalmente al hundimiento de la variedad mayoritaria (bobal) y otras variedades tintas”.
Por el contrario, el balance global “no resulta tan negativo” por las previsiones de otras comarcas como La Ribera Alta y la Hoya de Buñol, donde los viticultores esperan una “cosecha aceptable e incluso algo superior a campañas anteriores”.

Etiquetado con: , ,
Publicado en: Agricultura

servicios

LA SEMANA EN MENOS DE UN MINUTO

servicios

LA SEMANA EN MENOS DE UN MINUTO

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.