INFORMATIVO AGROALIMENTARIO

La semana agroalimentaria en cinco minutos

La paralización de los aranceles entre Estados Unidos y la Unión Europea por el caso Airbus-Boeing, una reunión informal entre los ministros de Agricultura y Pesca europeos, la defensa del etiquetado Nutriscore y las cifras del sector cervecero y de las bebidas espirituosas protagonizan el informativo de esta semana.

play Detalle de contenedores en un puerto americano. Efeagro/ Cézaro De LucaDetalle de contenedores en un puerto americano. Efeagro/ Cézaro De Luca

Empezamos este repaso a la actualidad con una noticia ansiada desde hace años: la paralización de aranceles por cinco años entre Estados Unidos y la Unión Europea por la disputa comercial entre la estadounidense Boeing y la europea Airbus.

La decisión, anunciada este martes desde Bruselas en el marco de una cumbre entre Estados Unidos y la Unión Europea, suspende durante cinco años este conflicto tras casi dos décadas. El fin de los aranceles comenzará a partir del 11 de julio. Sin embargo,  Washington ha aclarado que mantendrán la suspensión siempre y cuando el apoyo de la Unión Europea a Airbus sea coherente con los términos del acuerdo.

La disputa entre ambos había afectado a 113 categorías de productos de la industria de alimentación y bebidas españolas que representan el 53,1 % de los productos exportados a EE.UU., y que, según fuentes del sector, están entre los 20 productos más vendidos a ese país.

El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, así como el sector agroalimentario, han celebrado esta decisión y, con este motivo, el ministro ha recordado la ventaja que ha supuesto para España pertenecer a la Unión Europea.

“La suspensión se ha conseguido porque tenemos capacidad para negociar a través de la UE, que es la que representa el conjunto de nuestros intereses”.52′

Un sector que no se ha visto beneficiado por esta decisión ha sido el de la aceituna negra española, al que se le aplica un arancel del 34,75 %. Representantes del sector, entre ellos las organizaciones agrarias Asaja de Sevilla y de Extremadura y la plataforma exportadora Asemesa, consideran que son innecesarios, injustos y arbitrarios, por lo que han pedido al Gobierno español y a la Unión Europea que aprovechen este periodo de distensión y logren poner fin a este arancel.

Otro encuentro internacional se ha dado en Lisboa, donde se ha celebrado una reunión informal de ministros de Agricultura y Pesca europeos.

Los Veintisiete y la Comisión Europea han aprovechado para difundir un mensaje de confianza sobre cerrar la reforma de la Política Agraria Común (PAC) este mes, al alegar que sólo quedan por pactar cuestiones “muy específicas” y no hay grandes diferencias.

La reforma de la PAC, que entraría en vigor en enero de 2023, será abordada los días 24 y 25 en las negociaciones entre el Parlamento, el Consejo y la Comisión y podría quedar cerrada en el consejo de ministros de Agricultura que se celebrará en Luxemburgo el 28 y 29 de junio.

La ministra de Agricultura portuguesa, Maria do Céu Antunes, ha asegurado que todos los Estados miembro han salido convencidos de que hay condiciones para concluir la reforma estre semestre.

“Los próximos 15 días serán particularmente intensos desde el punto de vista del trabajo”.

Durante este encuentro también han corroborado los objetivos de la actual Política de Pesca Común, que deben mantenerse como válidos en el futuro.

Los participantes reconocieron el incuestionable avance que se ha registrado desde 2014, sobre todo en aspectos como la protección del ambiente marino, la recuperación sostenible de recursos y el desarrollo de la acuicultura.

Un plato de aceitunas. Foto: Pexels

Un plato de aceitunas. Efeagro/Pexels

Pero los resultados que esperaban no están garantizados, ya que podrían ser diferentes por el Brexit y la pandemia.

En España, destaca el debate desarrollado alrededor del sistema de etiquetado Nutriscore.  El ministro de Consumo, Alberto Garzón, ha animado a las empresas españolas a adoptar el sistema de etiquetado Nutriscore para vender más en la Unión Europea.
Garzón ha recordado que ya se está implementado en Francia, Alemania, Bélgica y Suiza, y ha sido anunciado por Luxemburgo, Países Bajos y Austria.

El ministro ha asegurado que en esos países, que representan el 35 % de las exportaciones españolas, el sistema Nutriscore opera como un “elemento diferenciador de consumo” y los consumidores “desconfían” de los productos que no lo tienen implantado.

Ha indicado que el Nutriscore es “un primer paso” y que le gustaría incorporar otras dimensiones para medir el grado de procesamiento, de trazabilidad ecológica e incluso las condiciones sociales de la producción, todo esto sumado a una regulación para que las empresas que lo elijan no hagan un uso publicitario engañoso o arbitrario.

Entre las compañías que se han sumado a la implementación de Nutriscore en su embalaje está el grupo Pascual, que esta semana ha anunciado la puesta en marcha de un modelo de perfiles nutricionales propio para elaborar sus productos que incluye como una variable más la calificación que le otorga el Nutriscore. Lo explica la directora de Nutrición y Salud de Pascual, Elena Garea.

“Con este modelo de perfiles nutricionales lo que pretendemos es ayudar a mejorar la calidad de la dieta de los consumidores y establecer unos criterios nutricionales de tipo objetivo que se apliquen en el producto desde el momento inicial de su desarrollo”.

También esta semana, el sector de la cerveza y el de las bebidas espirituosas han presentado sus cifras de 2020.

Para la cerveza, fue un año en el que la producción cayó un 12 % debido a la pandemia, hasta los 34,7 millones de hectolitros, un nivel similar al que presentaban en la anterior crisis económica.

Fueron las exportaciones las que consiguieron amortiguar esta bajada, y prácticamente se han cuadruplicado en la última década. En el capítulo de ventas, el consumo dentro de España -tanto de cerveza nacional como extranjera- también bajó otro 12 % en 2020, hasta los 33,3 millones de hectolitros.

El desplome fue mucho mayor en el caso de los espirituosos, ya que el sector dejó de vender el pasado año una de cada tres botellas respecto al 2019 debido al impacto de la pandemia, un nuevo récord negativo desde que hay registros para una industria que no prevé recuperarse del todo hasta 2023.

En volumen, el consumo en bebidas alcohólicas con más de 15 grados cayó el 33 %, hasta los 141 millones de hectolitros.

servicios

EFE VINOS

Viñedos de Bodegas Muga. Foto: G.Mena
BODEGAS MUGA ATRAE 20.000 "ENOTURISTAS" AL AÑO

Un paseo en globo por viñedos riojanos

LA SEMANA EN MENOS DE UN MINUTO