Balance de 2020

La pesca cierra un año “de viento y marea” con el Brexit y bajadas de capturas

El Brexit y el acuerdo de la Unión Europea (UE) sobre las capturas de 2021 -con rebajas en el Atlántico y Mediterráneo- cierran el año en que el sector pesquero superó su prueba más dura de resistencia y siguió la actividad, pese al impacto económico y social de la pandemia.

Varias personas apuran la compra de pescado y marisco en A Coruña,. Efeagro/ CabalarVarias personas apuran la compra de pescado y marisco en A Coruña,. Efeagro/ Cabalar


“Un año para olvidar. Para echarle un ancla bien fuerte y que no vuelva a flotar”, declara a Efeagro el presidente de la Federación Nacional de Cofradías Pesqueras (FNCP), Basilio Otero, parafraseando a una trabajadora de una de sus entidades en el litoral. 
No obstante, armadores, cofradías y pescaderos extraen algo positivo de 2020 para la pesca: la demostración de aguante y de continuidad de la flota nacional -compuesta por 8.884 navíos- y del suministro de pescado, como sectores esenciales durante el confinamiento.

El impacto económico será dispar en el sector, pero las empresas proveedoras de la hostelería y restauración han perdido facturación por las restricciones.

“Un año duro, marcado por la covid y que termina con una vuelta de tuerca por el descenso de cuotas para 2021”, subraya el secretario general de la patronal de armadores Cepesca, Javier Garat.

Cuotas insuficientes y menos días en el mar en 2021

 

La negociación de las capturas de 2021 en Bruselas, en diciembre, se saldó con uno de los acuerdos más criticados por el sector de los últimos años.

sardinas

Detalle de sardinas en una lonja. Efeagro/ Paco Torrente

El pacto de los ministros de Pesca de la UE rebaja las capturas en aguas ibéricas atlánticas para especies como la merluza (-5 %) o el lenguado (-20 %) y recorta el 7,5 % los días de faena de los barcos mediterráneos.

“En 2021 pescaremos menos y eso cambia la tendencia de las negociaciones de los últimos años”, según Garat.

Otero añade que “cualquier reducción de cuota es un mal acuerdo” y lamenta que los Veintisiete hayan rebajado las capturas de especies para las que los “indicadores” científicos dan dictámenes positivos.

 

Alivio momentáneo y temores a largo plazo por el Brexit

 

La pesca se convirtió en el asunto protagonista y más espinoso de la negociación entre la UE y el Reino Unido del acuerdo sobre el Brexit, cerrado el día de Nochebuena.

Para la flota española, el resultado es un alivio a corto plazo, porque la reducción de cuotas de pesquerías compartidas con los británicos es inferior a los recortes que se barajaron. Para pescadores de otros países es catastrófico.

El compromiso establece un período de cinco años y medio, al final del cual ambas partes negociarán las capturas anualmente, decisión que genera inquietud a los armadores españoles.

 

Caída del consumo hostelero por la pandemia

 

La flota pesquera siguió faenando pese a la pandemia, con dificultades iniciales y temores por la seguridad superados, junto con las complicaciones de los relevos de marineros que faenan en aguas de todo el mundo.

Pero los cierres hosteleros impactaron en los ingresos y precios en las lonjas para pescados de tallas mayores o mariscos consumidos habitualmente fuera de casa; la compra para el hogar subió.

Por este motivo, en algunos momentos del confinamiento dejaron de faenar muchos barcos del Mediterráneo.

Fuentes de las cofradías y del comercio detallista explican que esta Navidad -época vital para los ingresos pesqueros- la venta repunta.

Pero las pescaderías dudan de que el respiro compense la ingesta de “millones de turistas” que en 2020 han dejado de venir a España, subraya la directora de la federación de detallistas Fedepesca, María Luisa Álvarez

 

Se necesitan marineros y fondos

 

Las empresas pesqueras han alertado de la falta de marineros y de personal de mando.

Sin embargo, el presidente de las cofradías augura que en 2021 “habrá desguaces” y apunta que, si bien sus tripulantes encontrarán trabajo en otro buque, el problema está en que “barco que para, barco que no se recupera”.

Por su parte, Cepesca ha presentado un Plan de Recuperación del Sector Pesquero en el que cifra en 381 millones de euros la inversión necesaria para asegurar el futuro de sus empresas y confía en una inyección de fondos procedentes de planes para la reconstrucción de la UE.

 

Múltiples retos legales en 2021

 

El sector afronta numerosos retos normativos para 2021, entre los que figura la revisión de la Ley española de Pesca Marítima, que implicará una modificación de las sanciones.

En paralelo, la UE negocia una actualización de la regulación sobre control pesquero, con medidas como la obligación de instalar cámaras de vídeo en los buques.

Las cuotas de atún rojo del Atlántico oriental y del Mediterráneo volverán a discutirse en la asamblea del organismo Iccat, suspendida este año por el coronavirus.

Asimismo, la Organización Mundial del Comercio proseguirá su negociación para regular las subvenciones a la pesca.

 

Publicado en: Pesca
(No Ratings Yet)
Cargando…