SUS MÉTODOS DESPIERTAN RECELOS EN OCCIDENTE

La industria atunera tailandesa defiende sus condiciones laborales

Desde hace años, las asociaciones atuneras españolas denuncian competencia desleal por parte de sus homólogas tailandesas y se hacen eco de los informes de ONG que denuncian violencia extrema.

Pesca del atún rojo. EFE/Archivo. Ana CerrudPesca del atún rojo. EFE/Archivo. Ana Cerrud

El presidente de la Asociación de la Industria Atunera Tailandesa (TTIA), Chanintr Chalisarapong, defiende  las “relativamente buenas condiciones laborales” de los trabajadores del sector, y respeta  “la decisión de la Comisión Europea de suspender el tratado de libre comercio con Tailandia por el golpe de Estado”.

En una entrevista para Efe, Chalisarapong reconoce que existen problemas relacionados con el tráfico de personas en su sector, aunque aseguró que existen pocas industrias “tan abiertas y honestas a la hora de colaborar con las ONG” como la atunera.

Desde hace años, las asociaciones atuneras españolas denuncian competencia desleal por parte de sus homólogas tailandesas y se hacen eco de los informes de ONG que denuncian violencia extrema y explotación a bordo de los barcos. Fuentes de la industria atunera en España critican los productos tailandeses y de otros países como Filipinas y Corea del Sur, porque consideran que la alta competitividad que logran se debe a que se elaboran bajo “condiciones laborales ínfimas”.

“En esto no estoy de acuerdo porque hoy en día pagamos a los trabajadores de media 450 dólares al mes”, afirma Chalisarapong. “Tenemos una ley”, añade, “que protege a los inmigrantes que les garantiza el salario mínimo, que es el mismo que el de los tailandeses, y que les da seguridad social y beneficios justos”.

Sin negar el tráfico de personas pero siempre calificando las denuncias de hipotéticas, el presidente de la asociación atunera tailandesa reconoce: “nadie es perfecto, podemos cometer errores (…) dejamos a las ONG que inspeccionen y monitoricen y si hay alguna prueba nos lo comunican y nosotros lo corregimos”.

Según las estimaciones de la asociación, existen 3 millones de inmigrantes en Tailandia, de los cuales un 60 % son legales, cifra que alcanzaba alrededor del 5 % hace cinco años.

Golpe de Estado

La Comisión Europea aprobó la suspensión temporal del tratado de libre comercio con Tailandia tras el golpe de Estado que perpetró el Ejército tailandés el 22 de mayo pasado. El presidente de la TTIA dice que respeta “la decisión de la Comisión Europea”, pero no así la petición de la asociación de fabricantes de conservas de pescado española, Anfaco, que pide que el atún sea excluido del tratado con Tailandia.

Chalisarapong señala que en este momento no pueden negociar aranceles más bajos, y apuntó que “la mayoría del atún que se exporta a Europa ya paga la tarifa más alta del 24 %”.

El directivo opina que, pese a las discrepancias, la relación comercial con Europa no va a cambiar ya que es “muy cordial y fructífera”. “Apoyamos a las procesadoras europeos al exportar materia prima, especialmente en España Italia y Francia”, dice Chalidarapong.

“También apoyamos a los barcos europeos que compran la pesca de españoles y franceses en el Índico”, añade en un gesto conciliatorio con la industria española. Según la asociación, la industria atunera compra 800.000 toneladas cada año a barcos extranjeros.

 

Etiquetado con: ,
Publicado en: Pesca
(No Ratings Yet)
Loading...

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.