La industria alimentaria pide medidas al Gobierno para evitar caída consumo

La industria española de la alimentación y las bebidas pide al Gobierno que adopte «medidas coyunturales y temporales para incrementar la renta disponible del consumidor» y evitar así que el consumo «se resienta» debido a la elevada inflación.

Una industria cárnica de ovino en Zamora. Efeagro/Mariam A. MontesinosUna industria cárnica de ovino en Zamora. Efeagro/Mariam A. Montesinos

En declaraciones a Efe, el director general de la Federación Española de Industrias de Alimentación y Bebidas (FIAB), Mauricio García de Quevedo, ha hecho esta petición durante el 25 Encuentro de Alimentación y Bebidas organizado por Iese y Deloitte en Barcelona.

El directivo ha admitido que el sector teme que el consumo privado se resienta en la segunda parte del año debido a la inflación, que está restando capacidad adquisitiva a los ciudadanos.

Aunque esta patronal no propone una serie de medidas específicas al Gobierno, García de Quevedo ha comentado que desde algunos ámbitos se están proponiendo «compensaciones directas para adquirir bienes de equipo o rebajas fiscales para fomentar que haya más renta disponible».

«Cualquier medida que vaya encaminada a fomentar el consumo e incrementar la renta disponible de los hogares sería bienvenida«, ha dicho García de Quevedo, que ha asegurado que problemas como los costes energéticos, las cadenas de suministro o la inflación están lesionando los márgenes empresariales.

La industria alimentaria, pendiente del turismo

La industria española de alimentación y bebidas facturó el año pasado unos 140.000 millones y este año confía en volver a crecer, pero en el caso del mercado nacional todo dependerá de la evolución del turismo, ha apuntado el directivo.

«Casi un 40 %» de la producción de la industria alimentaria se destina a la exportación, y las ventas al exterior están yendo «bien», con crecimientos del 6 o 7 %, ha comentado.

Interior de la fábrica de galletas Gullón. Efeagro/Gullón

Interior de una fábrica de galletas enclavada en Aguilar de Campoo (Palencia). Efeagro/Gullón

En cuanto al mercado nacional, «no está yendo mal», ha asegurado García de Quevedo, pero «dependerá mucho de la temporada turística; si vienen los turistas previstos puede ser un año que en facturación vaya bien y crezca un 2 o un 4 %, pero otra cosa será el resto de la cuenta de explotación», ha añadido.

El sector alerta de cierres de pymes por la nueva regulación

Por otra parte, durante una mesa redonda en el marco de este encuentro, el director general de Aecoc, José María Bonmatí, ha alertado de que las nuevas normativas que prepara el Gobierno, como la de envases, «va a poner en riesgo a muchas pymes que no van a ser capaces» de hacer frente a las inversiones para adaptarse a estos cambios.

En la misma línea, García de Quevedo ha recordado que, según los cálculos de FIAB, la nueva regulación del Gobierno, en especial la de envases, tendrá un impacto de más de 7.000 millones sobre el sector.

La nueva regulación sobre los envases «va a provocar más desperdicio alimentario», ha dicho García de Quevedo, que ha lamentado que la normativa cargue toda la responsabilidad «sobre el envasador y no implique al ciudadano».

Productos en el stand de la Comunidad Valenciana en el Salón Alimentaria de Barcelona 2022. Foto cedida: Comunitat Valenciana

La falta de dimensión de las compañías, un reto para el sector

La jornada, organizada en el campus norte del Iese en Barcelona, también ha aflorado uno de los desafíos que afronta el sector: la falta de dimensión de las compañías agroalimentarias españolas.

En nombre del ministerio de Industria, el director general de Industria y de la Pyme, Galo Gutiérrez, ha asegurado que uno de los objetivos de los proyectos tractores es precisamente afianzar «una mayor dimensión» de la empresa española.

Por su parte, García de Quevedo ha lamentado que no haya ninguna gran empresa agroalimentaria española entre las 50 primeras empresas europeas, y ha pedido incentivar empresas de más tamaño.

Críticas de la industria da a la dotación del Perte

Por otra parte, tanto Bonmatí como García de Quevedo han criticado el volumen de recursos asignado al Perte del sector agroalimentario, al no verlo proporcional a la importancia de este sector en España.

Desde FIAB, su director general ha tildado de «propina» los fondos asignados – unos «mil euros por empresa, ha dicho»-, y ha opinado que no se puede pretender una transformación del sector con esos recursos.

«Estamos muy pendientes de ver la orden de bases, porque los borradores hacían imposible el acceso a las pymes«, ha dicho García de Quevedo, mientras que el director general de Industria y Pyme ha subrayado que el Gobierno condiciona parte del Perte a que llegue a las pymes.

Etiquetado con: ,
Publicado en: Alimentación y Bebidas     Consumo
(No Ratings Yet)
Cargando…