COOPERATIVAS AGRARIAS

La cara visible de la cooperativa española San Isidro Labrador es mujer y defiende la paridad como éxito

“Aprendemos rápido y sabemos defenderlo”, aseguran las mujeres de San Isidro Labrador, una cooperativa que desde Huelma (Jaén) rompe los estereotipos de género entre olivos y demuestra que el campo es tanto de ellos como de ellas.

Instalaciones de la cooperativa San Isidro Labrador, en Huelma (Jaén). Efeagro/Cedida por la cooperativa
Instalaciones de la cooperativa San Isidro Labrador, en Huelma (Jaén). Efeagro/Cedida por la cooperativa

La cara visible de la entidad, con un 35 % de socias, es su presidenta, Carmen López, quien en una entrevista con Efeagro reconoce que en ocasiones “hay que tener un poco de mano izquierda” pero que no se ha encontrado problemas de género en la cooperativa, ni en el pueblo.

En su opinión, la clave de esta paridad, que se refleja también en que el consejo rector cuenta con tres mujeres -de un total de 12 miembros-, ha sido el esfuerzo desde siempre, demostrar que son tan capaces como ellos y saber escuchar para hacerles partícipes.

“Tenemos que aprender todavía mucho de ellos porque llevan muchos años y hay que prestar atención a los que nos dicen. Yo no he llegado dando órdenes”, reflexiona López.

Invita a que más mujeres se sumen a la cooperativa y a los consejos rectores, ya que parte del cambio también depende de su empuje.

“Animo a las mujeres a que se metan, que participen, que si no entran de presidenta a la primera, que entren en el consejo rector. Es muy importante aprender y lo podemos hacer tanto nosotras como los hombres”, insiste la presidenta, quien ve también ventajas de la inclusión de las mujeres que se reflejan en la propia organización.

(De izq a dcha) La presidenta de la cooperativa San Isidro Labrador, Carmen López, acompañada de María Angustias Maza y María José Galiano, ambas miembros del Consejo Rector de la cooperativa, situada en Huelma (Jaén). Efeagro/Cedida por la cooperativa

En la conversación también participa María Angustias Maza -miembro del consejo rector en el que también figura María José Galiano-, quien pone el acento en que las cooperativas que abogan por la paridad entre sus socios y en sus prácticas reciben alicientes económicos.

“No paran de salir subvenciones, siempre hay algo”, asegura Maza, que, como la presidenta, insiste en la necesidad de la conciliación personal y laboral, ya que por regla general las tareas domésticas recaen en las mujeres; un tema que no dudan en compartir en la cooperativa para que los socios comprendan la importancia del apoyo de todos.

En este sentido, en 2016 firmaron el convenio de colaboración “Más mujeres, mejores empresas” con el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad; dos años más tarde, en 2018, la cooperativa implantó su primer plan de igualdad.

Con más de medio siglo de historia, -“la empresa de Huelma”- está especializada en la producción de aceite de oliva virgen extra, virgen y lampante; con su virgen extra “El Santuario de Mágina” amparado en la Denominación de Origen de Sierra Mágina.

Con 1.800 socios, su producción rondó las 25.700 toneladas de aceitunas en 2020 y 5.500 toneladas de aceite, del que un 80 % se destinó a la exportación, especialmente a Italia, que paga casi diez céntimos más y lo envasan en el país.

Su lucha es, en esa línea, aumentar su producción envasada para asegurar que en el etiquetado se indica el origen real, símbolo también de su trabajo.

Desarrollan su producción en olivos de montaña, por la que la mecanización es limitada -“no puede entrar gran maquinaria”, explican-, pero eso no frena el empuje de los productores, que recogen prácticamente a mano toda la cosecha de sus olivos, muchos de ellos centenarios.

“Poco a poco se van haciendo las cosas, con mucho esfuerzo, mucho trabajo, mucho sacrificio, muchos acuerdos”, señala López, tras cita como sus siguientes objetivos hacer crecer la cooperativa y apostar por la producción ecológica.

En medio de las dificultades ocasionadas por la pandemia del coronavirus -tanto prevenir contagios como poder contratar temporeros extranjeros-, el temporal Filomena les ha afectado “bastante” y les impide todavía acceder a algunos campos.

También limitará las cifras de aceite oliva virgen extra, ya que las aceitunas que no habían recogido aún darán oliva virgen, pero destacan que la nieve, cuando se funda, entrará en el suelo, que lo absorberá “como una esponja” y mejorará la producción de cara el año próximo.

“Siempre se ha dicho: año de nieves, año de bienes”, concluye la presidenta.

Etiquetado con: , , , ,
Publicado en: Agricultura
(No Ratings Yet)
Cargando…

servicios

EFE VINOS

Viñedos de Bodegas Muga. Foto: G.Mena
BODEGAS MUGA ATRAE 20.000 "ENOTURISTAS" AL AÑO

Un paseo en globo por viñedos riojanos

LA SEMANA EN MENOS DE UN MINUTO