GASTRONOMÍA

Juli Soler, la cara menos conocida de El Bulli

Si Ferran Adrià es la cara más conocida de El Bulli, el restaurante de Roses que se situó en la cima mundial, la de Juli Soler, fallecido esta pasada noche tras una larga enfermedad, es la menos, aunque su aportación resultó clave para convertir este establecimiento en referente culinario global.

Fotografía de archivo del 30/07/2011 de Juli Soler, impulsor junto a Ferran Adrià del restaurante El Bulli, de la localidad gerundense de Roses, queFotografía de archivo del 30/07/2011 de Juli Soler, impulsor junto a Ferran Adrià del restaurante El Bulli, de la localidad gerundense de Roses, que fue reconocido como el mejor del mundo antes de su cierre en 2011, y que ha fallecido esta pasada noche a causa de la enfermedad que sufría. EFE/ARCHIVO/Robin Towsend

Soler era el director de El Bulli que avaló la incorporación de Adrià como chef, y ambos iniciaron una aventura que sólo la muerte ha truncado antes de que se completasen todos sus proyectos.

Este profesional de la restauración, nacido en Terrassa (Barcelona) en 1949, conocía la profesión desde la cuna, ya que su padre se dedicaba al negocio de la hostelería. Además, pasó por algunas de las cocinas de más renombre de Cataluña antes de ejercer labores de gestión al frente del restaurante familiar en Rubí (Barcelona).

La gran afición por la música de este amante de los Rolling Stones le llevó también a conocer ese mundo, hasta que, en los 80, se incorporó a la dirección de El Bulli e inició su periplo con Ferran Adrià.

Después de acumular estrellas Michelin y de que este restaurante de Roses fuese reconocido como el mejor del mundo, un nuevo giro de tuerca al proyecto motivó el cierre del establecimiento en 2011 para concebir elBulliFoundation, una fundación dedicada a la investigación culinaria.

Esa iniciativa, que Ferran Adrià y Juli Soler pretendían ubicar en el mismo espacio que albergó El Bulli, todavía no ha visto la luz, después de una serie de protestas de colectivos ecologistas por tener como escenario el Parque Natural de Cap de Creus.

La enfermedad neurodegenerativa que Soler sufría le apartó durante los últimos tres años de ese proyecto innovador en el ámbito gastronómico.

Uno de los últimos reconocimientos a su trayectoria lo recibió el pasado mes por parte de la Estación Náutica de Roses, formada por empresarios de la localidad que albergó a El Bulli, quienes querían homenajear su aportación al municipio.

Los miembros del consejo asesor del Basque Culinary Center de San Sebastián, presidido por el cocinero catalán Ferrán Adriá (4d), guardan un minuto de silencio por el fallecimiento de su socio en el Bulli, Juli Soler. EFE/Juan Herrero

Los miembros del consejo asesor del Basque Culinary Center de San Sebastián, presidido por el cocinero catalán Ferrán Adriá (4d), guardan un minuto de silencio por el fallecimiento de su socio en el Bulli, Juli Soler. EFE/Juan Herrero

La empresa especializada en comunicación gastronómica GSR ha emitido una nota a raíz del fallecimiento en la que califica a Soler de “referente absoluto” y de “gran maestro” por protagonizar una revolución que cambió “el paradigma de lo que significaba el lujo bien entendido en los restaurantes”.

El comunicado pone en boca de la esposa y los hijos de Juli Soler una petición para “mantener por siempre viva su memoria” y anuncia que el funeral tendrá lugar mañana en Terrassa (Barcelona). EFEAGRO

 

Etiquetado con: , , , ,
Publicado en: Gastronomía     Gastronomía
(No Ratings Yet)
Loading...

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.