RELEVO GENERACIONAL

Aquí hay trabajo: miles de jóvenes podrán montar empresas agrícolas y granjas

Las ayudas específicas de la nueva Política Agraria Común (PAC) y los programas regionales de desarrollo rural contribuirán al acceso de miles de jóvenes a la actividad agraria si se cumplen los augurios de la Administración, que anticipa no menos de 15.000 incorporaciones hasta 2020.

Una mujer manipula plantas de vivero. EFE/TODD PIERSONUna mujer manipula plantas de vivero. EFE/TODD PIERSON

Pero, ¿se lograrán estas metas en un contexto en el que los agricultores menores de 35 años representan tan sólo el 4,48 % del censo total en España y el 36,57 % son mayores de 65 años?

Hay cierto optimismo; en los últimos siete años 10.000 personas se han “enganchado” al sector agrario. Y ahora, la nueva PAC establece primas para los jóvenes, como ayudas adicionales del “primer pilar”, subvenciones para la instalación, derechos automáticos de la “reserva nacional” y otros beneficios.

Así, tendrán ayudas para inversiones en activos físicos que les permitirán mejorar los rendimientos de la explotación y la comercialización, apoyos para contratar servicios de asesoramiento o desgravaciones fiscales durante los 5 primeros años de actividad.

En la imagen, Ana María Martínez durante la vendimia. Foto: cedida por la joven.

En la imagen, una joven durante la vendimia. Foto: cedida por la joven.

El Gobierno quiere incorporar más de 15.000 jóvenes en el período 2014-2020, un 50 % más que entre 2006 y 2013. Pero, ¿es viable?

La directora general de Desarrollo Rural, Begoña Nieto, explicaba recientemente, durante su intervención en un foro de debate digital sectorial, a preguntas de Efeagro: “Desde luego, fondos para ello hay, con 1.149 millones de gasto público total. E interés también”.

“Varias comunidades han apostado por ello y la medida de desarrollo de explotaciones agrícolas y empresas, bajo la cual se financia la incorporación de jóvenes, es la quinta en importancia en el ‘top ten’ de las medidas en el conjunto de España”, afirmaba Nieto.

Castilla-León, Andalucía, Castilla-La Mancha, Aragón o Galicia

Sólo Castilla y León, prevé la creación de 5.000 puestos de trabajo en el campo en el marco del nuevo PDR regional 2014-2020.

En Andalucía, el Programa de Desarrollo Rural, que se prolongará hasta 2020 con una inversión de 2.450 millones de euros, innovará y mejorará casi 6.000 explotaciones agrícolas y prevé generar en los próximos años 2.500 empleos.

Desde el Ejecutivo de Castilla-La Mancha apuntan que el rejuvenecimiento del rural será “el gran objetivo de la legislatura” y que van “a priorizar a los jóvenes en todo lo que tiene que ver con las ayudas en el sector agrario dentro del PDR”.

Fuentes de Unions Agrarias consideran que el envejecimiento es uno de los principales problemas que aqueja al campo gallego; de ahí la necesidad de aprovechar las ayudas europeas que podría permitir -según la Xunta- 2.200 nuevas incorporaciones.

En Aragón ansían “savia nueva” y según datos de UAGA, 3.233 jóvenes (de entre 18 y 40 años) accedieron ya a la agricultura y ganadería regional entre 2001 y 2014; son sólo unos ejemplos.

Las organizaciones agrarias quieren que las ayudas sirvan de catalizador del cambio y que la generación de empleo agrícola permita un “efecto dominó” en el rural gracias a la fijación de población y a la creación de negocios en los pueblos, porque sin agricultores -ponen como ejemplo- tampoco abrirán bares o peluquerías.

Un agricultor mira la nueva aplicación en su campo. FOTO: cedida por UPA

Un agricultor mira la nueva aplicación en su campo. FOTO: cedida por UPA

En la Comunidad Valenciana también hay interés. El presidente de UPA Joven, Ricardo Bayo, explica que sólo en la oficina que esta organización tiene en Liria se habían apuntado 63 personas hasta el 2 de octubre, interesados en solicitar la incorporación.

El 90 % de ellos quieren iniciarse en la actividad dentro del sector de los cítricos, aunque también los hay que se plantean cultivar algarrobos y olivos, o montar una granja, según Bayo. Son más hombres que mujeres, de 25 a 35 años, en ocasiones hijos de agricultores que quieren jubilarse, y en muchos casos con estudios y carreras universitarias; también, apunta, personas que “han estado picando aquí y allá”, primero en la construcción, luego en la hostelería…

En algunos casos buscan una finca para arrendar que puedan explotar a tiempo completo o compatibilizando estas tareas con trabajos para terceros; en otros, se harán cargo de una explotación familiar.

Precios justos para los jóvenes

El coordinador nacional de La Unión de Uniones, José Manuel de las Heras, cree que es posible impulsar el relevo generacional si se suman los apoyos adicionales de la nueva PAC -90 millones de euros al año que se rescatan de las ayudas directas para este fin-, los programas regionales de desarrollo rural y políticas adecuadas para lograr precios justos y control de los costes de los insumos.

“El urbanita no debe pensar que a los jóvenes que se quieren incorporar se les pone la mesa, la silla y un queso para comer”, sino que este colectivo se enfrenta a dificultades de acceso a la tierra y problemas para lograr una remuneración adecuada, destaca.

Algunas incertidumbres

Otras voces del sector primario se muestran cautas ante las proyecciones, que pueden ser ambiciosas y puede que “optimistas”.

El presidente de APAG-Extremadura-Asaja, Juan Metidieri, recuerda que las ayudas comunitarias serán insuficientes si no se adoptan otra medidas: “No se puede consentir que se produzca a pérdidas”.

El presidente del Grupo de Empresas Agrarias (GEA), Alfonso Sánchez, cree que la nueva PAC “no será una ocasión de oro” como se dice para crear compañías, ni para el relevo generacional, que debería situarse entre el 15 y el 20 % anual para que se revitalice un sector donde la media de edad oscila entre 55 y 60 años.

Sánchez duda de que se alcancen las cifras de empleo prometidas y apunta que “la agricultura no es una prioridad para muchos políticos”, ni tampoco para parte de la opinión pública.

¿Estarán dispuestos los jóvenes a aprovechar los incentivos públicos para instalarse en el campo? ¿A luchar contra las dificultades añadidas como el exceso de “papeleo” y las restricciones normativas que denuncian? Las respuestas, en breve.

Etiquetado con: ,
Publicado en: Sin categoría
(No Ratings Yet)
Loading...

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.