JAMÓN SERRANO

El jamón serrano avanza hacia su IGP inmerso en la división dentro de España

Actualmente goza del sello Especialidad Tradicional Garantizada (ETG) y ahora busca el de Indicación Geográfica Protegida. Dentro del propio país hay división sobre la conveniencia de que suba un escalón en el rango de las figuras de calidad.

Un hombre corta jamón serrano español. Efeagro/Alberto ValdésUn hombre corta jamón serrano español. Efeagro/Alberto Valdés

Una controversia que se ha visto claramente durante la fase de participación pública a la que se ha sometido recientemente en España el pliego de condiciones para conseguir la IGP porque ha sido el momento en que Origen España, la asociación que aglutina a las denominaciones de origen (DOP) e IGP, ha presentado un escrito de alegaciones de oposición a su reconocimiento.
Cabría preguntarse por qué una parte del sector alimentario español se opone a ello si, a primera vista, supone un incremento en las figuras de calidad que reconocen a los alimentos nacionales.

Intereses enfrentados

La realidad es que hay intereses enfrentados: por un lado, los de las 200 industrias jamoneras, que fabrican 18,6 millones de piezas al año (según datos del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación), que han liderado este proceso y buscan mayor seguridad jurídica del producto; y por otro, las de industriales, especialmente los amparados bajo la IGP “Jamón de Trevélez”, que creen que se devalúa la imagen de estos sellos.

Bajo el paraguas de la Asociación Nacional de Industrias de la Carne de España (Anice) están muchos de los industriales pro-IGP que comenzaron este proceso hace ya más de cinco años con el fin de que el jamón serrano español logre una “mejor protección jurídica” frente a “imitaciones en el exterior”, según dicha asociación.
Hay que tener en cuenta que el cambio a esta figura de calidad limita la producción y elaboración exclusivamente a España, al contrario de lo que ocurre con la ETG, en virtud de la cual, cualquier país del mundo puede fabricarlo.
De hecho, el pliego de condiciones para esta IGP, consultado por Efeagro, recoge que la producción del jamón serrano abarcará “el territorio español de la península ibérica y las comunidades autónomas de Canarias e Islas Baleares”.

Un problema para la IGP “Jamón de Trevélez”

A los industriales de la IGP Jamón de Trevélez les plantea un problema de solapamiento de figuras porque son hasta ahora los únicos en España con ese sello para un jamón serrano.
Según explica a Efeagro su presidenta Pilar Álvarez “podemos tener hasta fuga de empresas si pueden obtener el mismo sello de la Unión Europea con menos requisitos y menos costes de producción: sentimos que nos diluiríamos”.
Asegura que los criterios para entrar en su IGP son más estrictos que los establecidos para la futura IGP del jamón serrano: “En nuestro pliego de condiciones se indica que la elaboración será en una altitud de 1.200 metros y se concreta hasta los municipios donde se puede curar el jamón de Trevélez en condiciones naturales”.

En cambio, la nueva IGP se refiere a “toda España”, un territorio “muy grande”, con una “orografía y climatología muy variada” por lo que “no es lo mismo el jamón que se pueda elaborar en un lugar que en otro”; de ahí que, incida Álvarez, el nuevo sello supondría “devaluar” el concepto de estas figuras “vinculadas a territorios concretos”.
Una vez se resuelvan las alegaciones a nivel nacional, el proceso seguirá su trámite en la Unión Europea (UE) donde los Estados miembro podrán presentar sus quejas y Álvarez ya avanza que Portugal así lo hará -tiene una ETG de jamón serrano-, sin descartar Francia e Italia.

Un cortador rellena un plato de jamón serrano español, Efeagro/Archivo. Alberto Peña

Fuentes del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) indican a Efeagro que han sido “las asociaciones que representan al 95 % de los industriales del jamón quienes han solicitado” ese nuevo sello.
Este Departamento asegura que “la ventaja” que tiene esta IGP sería “proteger jurídicamente el binomio jamón + serrano” de tal manera que “adquiere un derecho de propiedad intelectual, dándole una protección legal frente al uso indebido del nombre, evitando las marcas de imitación y usurpación, y reputación en los mercados internacionales”.

Las mismas fuentes detallan que, desde 2016, la UE viene analizando el expediente y el actual pliego de condiciones permite que esta IGP supraautonómica se apruebe de acuerdo a la categoría de “reputación vinculada a una zona geográfica”.
En la UE, según especifica, ya existen otras IGP similares “basadas en reputación” como las de “Munchener Beer” o “Czech Beer” y además existe incluso la posibilidad de que estos sellos no hagan alusión geográfica alguna, “como por ejemplo ‘Queso de tetilla DOP’ o la “DOP Cava”.

Etiquetado con: ,
Publicado en: Empresas     Industria
(No Ratings Yet)
Cargando…

EFE VINOS

Viñedos de Bodegas Muga. Foto: G.Mena
BODEGAS MUGA ATRAE 20.000 "ENOTURISTAS" AL AÑO

Un paseo en globo por viñedos riojanos