INSECTOS ALIMENTACIÓN

Los insectos revolucionan la forma de entender la ganadería y la alimentación

Los insectos están revolucionando la forma de entender la ganadería y la alimentación en el mundo y se abren paso en una cadena agroalimentaria que cada vez los tiene más en cuenta.

Vista de un grillo en una granja de insectos. Efeagro/ Olivier HosletVista de un grillo en una granja de insectos. Efeagro/ Olivier Hoslet

Los insectos están revolucionando la forma de entender la ganadería y la alimentación en el mundo y se abren paso en una cadena agroalimentaria que hasta ahora no les tenía muy en cuenta en países como España donde la cultura no permitía verlos como una materia prima con muchas potencialidades.

Esos pasos son cortos pero seguros y parece que sin marcha atrás si se atiende a los casos de emprendimiento que están surgiendo en los últimos años en España, ávidos de sacar rendimiento a una especie que quedaba fuera de esa cadena alimentaria en los países europeos, tan alejados de otras culturas gastronómicas que sí los integran.

Unos de los primeros emprendedores en darse cuenta de su potencial fueron los jóvenes valencianos Gabriel Vicedo y Alberto Mas que crearon la compañía “Insectfit” en 2017 para lanzar barritas energéticas a base de harina de grillo.

Tuvieron buena acogida, según cuenta Vicedo a Efeagro, y por lo tanto decidieron seguir con el producto aunque mejorado y lanzaron “Trillions” en marzo pasado, que potencia aun más la presencia de harina de grillo y sin ingredientes químicos.

Han hecho un primer lanzamiento de 20.000 unidades, tanto de barritas como de bolitas, y sus clientes están “muy contentos” con esta mejora.
Por el momento, venden en España y Reino Unido y abrirán próximamente negocio en Francia e Italia; todo ello a través del canal online aunque ya adelanta que tienen pensado aterrizar en el retail.

Gabriel Vicedo (d) y Alberto Mas (i) en la sede de “Trillions”. Efeagro/Trillions.

El público objetivo está bastante definido: principalmente deportistas preocupados por la salud y el medio ambiente ya que lo vieron un “target” idóneo para introducirse en el mercado.
Hay barritas de chocolate y naranja o de arándanos; y las bolas, de frambuesa o de chocolate y menta, con precios que rondan los 2 euros la unidad.

La materia prima, es decir la harina de grillo, la importan de Tailandia y suelen hacer pedidos de unos 300 kilos, el último de ellos hace algo más de dos meses.
Además, empiezan a tener el feedback sobre los gustos de sus clientes: ya saben, por ejemplo, que son las de chocolate con naranja las preferidas y avisa de que “no se nota” que tengan un sabor a grillo.

Granja de insectos

Un año después de “Insectif” nació “Feedect”, también en Valencia, una granja para la cría de insectos porque “descubrimos el potencial que empezaban a tener como fuente de proteínas alternativas sostenibles”, según apunta a Efeagro uno de sus fundadores, Julio Just.

Cuentan con una nave en un pueblo cercano a Valencia en la que crían grillos y un tipo de escarabajos, los transforman en harina y los venden para alimentación de mascotas.
Por el momento, la normativa comunitaria no les permite vender esa harina para alimentar a personas pero se prevé que las autoridades comunitarias den el visto bueno a finales de este año o principios de 2021.

Insectos alimentación

Granja de insectos de Feedect. Efeagro/Feedect

Cuando puedan, tienen claro que entrarán en el negocio de la alimentación humana.

Just asegura que la granja es un “centro de investigación y desarrollo en el que no paran de aprender”.

Además, destaca su apuesta por la economía circular porque los insectos son alimentados por subproductos derivados del cereal, sus excrementos sirven como fertilizante orgánico e incluso el exoesqueleto de los escarabajos es rico en quitina, de gran valor para la industria farmacéutica y la cosmética.

Actualmente, su cabaña ganadera se compone de 500.000 grillos y entre 25 y 30 millones de escarabajos y completan el proceso de producción con la transformación en harina -mediante molienda- de los animales, que son sacrificados con técnicas de shock térmico.

Fabricación de harina de insectos en Salamanca

En Salamanca está ubicada MealFood Europe, una fábrica que abrió sus puertas en 2014 dedicada a obtener harina de insectos y derivados para alimentación animal. Fue fundada por el ingeniero químico Sabas de Diego y la experta en dirección de empresas agroalimentarias, Adriana Casillas, quien señala a Efeagro que en estos años se han dedicado tanto a desarrollar tecnología para la cría y transformación del insecto “tenebrio molitor” como a desarrollar sus productos para su correcta comercialización.

Se dieron cuenta, según apunta, de que los insectos, incluso cuando no estaban recogidos dentro de la cadena alimentaria, eran un alimento natural para “muchas especies ganaderas” y darían solución a las necesidades actuales que tiene la alimentación animal.

La experiencia les ha gustado y ya tienen planes de expansión a otros países a medio plazo mientras que en España van a alcanzar las 15.000 toneladas de proteína de insecto en 4-5 años.

Al igual que “Feedect”, se basan en un modelo de economía circular porque usan subproductos de cereales como alimento para los insectos que luego son transformados.

En concreto, trabajan cuatro productos: MealProtein, dirigida a su uso en piensos; MealOil, que es la grasa extraída de los insectos con los mismos fines en alimentación animal; MealFrass es un fertilizante orgánico y ecológico para los mercados hortícolas; y MealTosan, que vende el quitosano extraído del caparazón para usos tanto industriales como no industriales.

El aprovechamiento de grillos o escarabajos, a ojos de estos emprendedores, está llamado a convertirse en una actividad pujante, con múltiples beneficios para el campo de la alimentación o de la sostenibilidad en los procesos de producción.

Etiquetado con: , ,
Publicado en: Alimentación y Bebidas     Ganadería
(No Ratings Yet)
Cargando…

EFE VINOS

Viñedos de Bodegas Muga. Foto: G.Mena
BODEGAS MUGA ATRAE 20.000 "ENOTURISTAS" AL AÑO

Un paseo en globo por viñedos riojanos