CORONAVIRUS ALIMENTACIÓN

La industria alimentaria española exige un PERTE específico para digitalizar el sector

La industria alimentaria confía en que el Gobierno apruebe un Proyecto Estratégico para la Recuperación y Transformación Económica (PERTE) específico para el sector, ya que sin él sería difícil abordar su digitalización debido a su estructura, constituida mayoritariamente por pymes.

Empleados de la industria alimentaria. Efeagro/Juan Javier RíosEmpleados de la industria alimentaria. Efeagro/Juan Javier Ríos

Así lo ha defendido este miércoles el director general de la Federación Española de Industrias de Alimentación y Bebidas (FIAB), Mauricio García de Quevedo, quien ha incidido en que a la mayor parte de las empresas del sector le cuesta “aprovechar las herramientas digitales” debido a su tamaño, al contrario de lo que ocurre en otros países competidores donde sí hay compañías de mayor tamaño.

Durante su intervención en un foro organizado por la escuela de negocios IESE y la consultora Deloitte para analizar el impacto de los fondos europeos de reconstrucción, García de Quevedo ha considerado que “no hay excusa” para que el Ejecutivo no diseñe un plan dedicado al sector agroalimentario tras aprobar un primer PERTE para la automoción.

En este sentido, ha destacado el peso de la industria alimentaria en la economía nacional y el empleo, especialmente en la llamada “España vaciada”.

Según sus datos, éste ya es el primer sector industrial del país y está compuesto por 30.000 empresas, de las cuáles el 95 % son pymes.

“La configuración del sector hace que tengamos una serie de barreras, como la existencia de una brecha digital”, ha explicado el responsable de FIAB.

Ha avanzado que por las conversaciones mantenidas con el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, el Ejecutivo evalúa aprobar un total de tres PERTE sectoriales (automoción, agroalimentario y aeroespacial), y se prevé que presenten el segundo para finales de abril o principios de mayo.

El director general de la Federación Española de Industrias de la Alimentación y Bebidas (FIAB), Mauricio García de Quevedo. Efeagro

La manifestación de interés presentada ante el Ministerio por las empresas presentes en el consejo de dirección de FIAB -en representación de toda la industria- incluye tres planes de digitalización y cuatro vinculados con sostenibilidad.

Entre sus propuestas, destaca la de financiar la creación y desarrollo de “plataformas de servicios digitales colaborativas” que permitan a las pymes acceder a herramientas de robótica y automatización, inteligencia artificial, ciberseguridad o “blockchain”, entre otras.

También ha citado ejemplos de las iniciativas ya planteadas por subsectores como el del vino, el café (centrado en el reciclaje de cápsulas) o la cerveza (enfocado en renovar cerca de 3.000 vehículos entre turismos, furgonetas y camiones para sustituirlos por otros de bajas emisiones).

Sobre la composición de los fondos europeos de reconstrucción, ha señalado que FIAB ya ha reclamado para la industria alimentaria que la parte de subvenciones directas sea “generosa” para que sus empresas participen en estos proyectos.

“Si sólo fuera financiación -a través de créditos-, nuestras pymes tendrían que endeudarse más” y no todas tienen capacidad para hacerlo, según ha advertido.

En la jornada también ha participado el director del área de Desarrollo en la patronal del sector de gran consumo Aecoc, Jordi Cuatrecasas, quien ha animado a los fabricantes de alimentos y bebidas a apostar por la trazabilidad.

“El consumidor vemos que cada vez más busca información de la composición de lo que compra, pero también sobre los valores y la ética que hay detrás de la empresa que lo produce”, ha detallado.

Sobre los planes del Ejecutivo para impulsar la implementación del semáforo nutricional “Nutriscore” en el etiquetado -por el momento voluntaria hasta que la UE se pronuncie al respecto-, ha reconocido que se trata de un modelo con “pros y contras”.

“Lo más importante es que si se apuesta por este sistema, se garantice que el cálculo de la puntuación se haga en base a información de calidad, que su aplicación sea uniforme en toda Europa y que se haga pedagogía entre los consumidores”, ha defendido.

Ha insistido en que el Nutriscore -que otorga una nota al producto en función de si su perfil nutricional es mejor o peor- sólo es válido para comparar referencias dentro de una misma categoría:

“Si no hay pedagogía se pueden dar aberraciones como que la gente compare el aceite con unas galletas, y eso no tiene sentido”.

Etiquetado con: , , , , ,
Publicado en: Empresas
(1 votes, average: 3,00 out of 5)
Cargando…

EFE VINOS

Viñedos de Bodegas Muga. Foto: G.Mena
BODEGAS MUGA ATRAE 20.000 "ENOTURISTAS" AL AÑO

Un paseo en globo por viñedos riojanos