DESPERDICIO ALIMENTARIO

Los hogares españoles tiraron menos comida y las empresas donaron más en el confinamiento

El desperdicio alimentario se redujo un 14 % durante el confinamiento en España, donde tres de cada diez hogares no tiraron comida, mientras que el 73 % de las empresas de la industria y la distribución aumentaron sus donaciones de alimentos.

Supermercado de Ibiza durante el confinamiento. Efeagro/Sergio G. CañizaresSupermercado de Ibiza durante el confinamiento. Efeagro/Sergio G. Cañizares

Así se desprende de varios estudios presentados por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) y la Asociación de Empresas de Fabricantes y Distribuidores (Aecoc) en una rueda de prensa virtual.

El director general de la Industria Alimentaria del MAPA, José Miguel Herrero, ha destacado que, en las catorce semanas que duró el confinamiento entre marzo y junio, el desperdicio de alimentos cayó un 14 % y tres de cada diez hogares no tiraron comida.

Herrero ha explicado que en ese tiempo los ciudadanos dieron valor a los alimentos y reconocieron el esfuerzo de una cadena de producción que daba una “respuesta eficiente” en mitad de la crisis.

Tomar conciencia

Con la vuelta a cocinar en los hogares, los consumidores también pudieron tomar conciencia de la estacionalidad de los alimentos y recuperar recetas, lo que supone otra forma de valorar los alimentos que, a juicio de Herrero, debería mantenerse cuando se vuelva a la actividad normal.

“Creo que haber tomado conciencia de lo que cuesta producirlos será una tendencia que va a continuar en los hogares”, ha apuntado.

Una mujer compra en un supermercado de San Cristovo de Cea (Ourense) en abril de 2020. Efeagro/Brais Lorenzo

Una mujer compra en un supermercado de San Cristovo de Cea (Ourense) en abril de 2020. Efeagro/Brais Lorenzo

En 2019, ocho de cada diez hogares españoles desperdiciaban alimentos, un despilfarro que en cifras totales sumó 1.352 millones de kilos de alimentos, el 4,7 % de lo que se compra.

Los que más tiran comida son hogares de menos de 50 años, parejas con niños pequeños o medianos, y pertenecientes a una clase social media alta o alta, frente al perfil de los que no desperdician, mayores de 50, jóvenes independientes o parejas sin niños de clase media baja o baja.

El director general de la Industria Alimentaria ha remarcado el trabajo de la industria y la distribución por reducir las pérdidas y por asumir la importancia de detectar el origen del desperdicio y eliminar ineficiencias en sus procesos productivos.

Más donaciones durante la pandemia

Según cifras de Aecoc, el 80 % de las empresas del sector tiene acuerdos de colaboración estables con entidades sociales y, durante la pandemia, el 73 % de ellas aumentaron sus donaciones.

La dificultad para atender la gran cantidad de peticiones recibidas y los problemas de coordinación y de identificación de entidades receptoras próximas fueron, no obstante, algunos de los obstáculos que afrontaron.

Además, un 54 % de las compañías prevé que en el futuro próximo mantendrá el nivel actual de donaciones, mientras que un 43 % espera normalizarlo cuando se empiece a superar la crisis.

Lucha empresarial contra el desperdicio

El informe principal presentado por la patronal Aecoc sobre el desperdicio alimentario en la industria y la gran distribución, elaborado a partir de datos de 2018 de 90 empresas, muestra que un 71 % de ellas dispone de estrategias definidas para atajarlo.

Su directora de Comunicación, Nuria Pedraza, ha indicado que, mientras en 2012 las compañías solo afirmaban que donaban excedentes o tenían acuerdos con bancos de alimentos para luchar contra los desperdicios, hoy en día también están tomando medidas en los procesos productivos gracias a los trabajos de sensibilización.

Un 61 % de las empresas tiene planes exhaustivos de análisis sobre el origen del desperdicio y un 51 % no se limita a actuar internamente, sino que colabora con sus proveedores.

Pedraza ha defendido que las empresas se centran en formar a empleados, analizar la eficiencia en los procesos y controlar los “stocks” para que “la oferta se acerque a la demanda”, en tanto que con los proveedores trabajan en certificación, formación e intercambio de información, entre otras acciones.

Según sus datos, el 23 % de las veces que generan desperdicios se debe a la falta de calidad del producto, el 22 % por mermas en la producción, el 18 % por averías en la maquinaria y el 13 % por problemas con las fechas de caducidad.

Reaprovechamiento de recursos

Por cada kilo de producto acabado, producen 2,2 gramos de subproducto, susceptible de ser aprovechado, y 0,4 gramos de residuo.

El 65 % de los excedentes se utilizan para alimentación animal, el 14 % para alimentación humana (siempre que las circunstancias lo permitan), el 9 % para destinos propios, el 8 % para biocombustible y el 1 % para energía.

El 53 % de las empresas de la industria y el 93 % de la distribución tienen acuerdos regulares con entidades sociales para la donación de excedentes, un porcentaje que es mayor al final de la cadena porque cuando se produce el excedente en esa etapa es difícil encontrar otras alternativas para su distribución, según Pedraza.

Etiquetado con: , ,
Publicado en: Alimentación y Bebidas
(1 votes, average: 5,00 out of 5)
Cargando…

EFE VINOS

Viñedos de Bodegas Muga. Foto: G.Mena
BODEGAS MUGA ATRAE 20.000 "ENOTURISTAS" AL AÑO

Un paseo en globo por viñedos riojanos