LA ESPAÑA ESCONDIDA

Gredos Norte, del humilde piorno al teletrabajo con vistas

Hay una España que lucha por permanecer y que para dinamizar su territorio recurre a su esencia; Gredos Norte, en Ávila, aprovecha el amarillo de la floración de un matorral humilde como el piorno y se “vende” como alternativa a los teletrabajadores; es sólo un ejemplo de la “España Escondida”.

Imagen de archivo del festival de Piorno. Foto: cedida por la Asociación de Empresarios Gredos Norte. Imagen de archivo del festival de Piorno. Foto: cedida por la Asociación de Empresarios Gredos Norte.

Este viernes está previsto que se presente el Festival del Piorno 2019 en Nalvalperal de Tormes, un reclamo natural en tonos amarillos con el que se trata de acercar visitantes a esta zona.
Este festival ha servido para “crear comunidad” entre los 19 municipios que conforman la vertiente norte de la Sierra de Gredos y que desde 2010 ha perdido el 34 % de su población, que ahora suma unas 2.000 personas, según los datos de la presidenta de la Asociación de Empresarios de la zona, Isabel Sánchez.

El piorno

El piorno es un matorral que tiene trece variedades, una de ellas, el cambrón, endémica de la Sierra Norte de Gredos; crece en muchos lugares, pero es aquí desde donde se puede divisar en grandes extensiones, como asomados al “Balcón de Gredos”, conocido por tener las mejores vistas de este conjunto montañoso.

Imagen de un paisaje en Gredos Norte. Foto: cedida por la Asociación de Empresarios Gredos Norte.

Imagen de un paisaje en Gredos Norte. Foto: cedida por la Asociación de Empresarios Gredos Norte.

Está en Ortigosa de Tormes y, al igual que en los más de 60 miradores de la zona, es un lugar perfecto para observar la floración y, con un poco de suerte, algunas de las especies más representativas de su fauna, como buitres, perdices, zorro, jabalí o nutrias.
Y es que el turismo vinculado al disfrute de la naturaleza es una de las herramientas que las zonas del interior emplean para mantener su vida, sus tradiciones y su idiosincrasia, pero hay muchas más, siempre de manera sostenible, porque “los pueblos no pueden ser un parque temático”, detalla Sánchez.
En encontrar estas otras opciones se afanan desde la organización “Repueblo“, “en positivo y desde el optimismo”, sin caer en el “lamento continuo de qué tenía que haber hecho la administración y no hace”, añade.
Para esta emprendedora, el trabajo de repoblar Gredos es una responsabilidad compartida en la que todos tienen que pensar qué pueden hacer; de hecho, ya trabajan en una “agencia de aterrizaje” para los que se quieran integrar en esta comunidad.

Qué es y cómo se vive en Gredos Norte

La vertiente norte de la Sierra de Gredos es una comarca de media montaña, con una altitud de 1.500 metros, inviernos fríos y abundante luz solar, preservadora de tradiciones como la trashumancia, con un sector turístico maduro y “una buena ubicación, a menos de dos horas de Madrid, Ávila o Salamanca”.
Aún cuenta con un acceso razonable a los servicios de salud y de educación primaria y tiene una buena conexión a Internet; algo fundamental para animar a los habitantes a establecerse en la zona.
Las oportunidades pasan por la explotación de recursos naturales hasta ahora infravalorados de plantas autóctonas como el piorno, que fue básica en el pasado por su uso para hacer tejados o leña, y que ya se está probando como combustible. Pero también se puede sacar más rendimiento a la energía fotovoltaica, a la relacionada con la lana de la oveja merina, el procesado de la carne de raza avileña, el aprovechamiento forestal y la generación de biomasa, los cultivos de frutos rojos, micológicos o incluso la lombricultura.
El segundo nicho de oportunidades se centra en necesidades de desarrollo personal, como las actividades deportivas; y en tercer lugar, Repueblo le ve muchas opciones a Gredos como espacio para hacer “teletrabajo con vistas” o realizar estancias prolongadas de equipos corporativos de alto rendimiento o deportistas de elite.

Imagen de una reunión de Repueblo. Foto: cedida por la organización.

Imagen de una reunión de Repueblo. Foto: cedida por la organización.

“Se trata de decidir qué quieres ver cuando te asomes a la ventana, si el campo, la naturaleza o la M30”, apunta Sánchez, quien ve en la educación la clave para acabar con la idea “que nos han inculcado desde pequeños” de que para triunfar hay que salir del pueblo.
Desde la organización ya han “perfilado” su repoblador “potencial”: un profesional, español o extranjero, más mujer que hombre, capaz de generar su propia economía, con cierta libertad financiera, emprendedor, conocedor de un oficio o bien trabajador de servicios con capacidad para teletrabajar.
Así que, entre quienes se acerquen a partir de este viernes a Gredos a disfrutar de sus campos amarillos, quizá se encuentre algún interesado en quedarse para siempre; hay veces que para encontrarse, solo hay que perderse.

Etiquetado con:
Publicado en: Agricultura
(1 votes, average: 5,00 out of 5)
Loading...

ACEITE DE OLIVA

servicios

LA SEMANA EN MENOS DE UN MINUTO