EMPRESAS VITIVINÍCOLAS

Trabajadores y viticultores pendientes de Freixenet

Sindicatos y viticultores de Cataluña se muestran confiados ante el futuro de Freixenet, sea cual sea su decisión sobre la venta o no a la alemana Henkell, aunque piden que una eventual operación no perjudique al empleo ni a los agricultores.

Josep Mª, Pere Ferrer y Pere Bonet, con Javier de las Muelas. Foto Black CocktailsJosep Mª, Pere Ferrer y Pere Bonet, con Javier de las Muelas. Foto Black Cocktails

Expectación entre los trabajadores y los viticultores por la decisión que adopte la multinacional de origen catalán sobre su futuro.

El secretario general de CCOO del grupo Freixenet, y miembro de la Comisión Ejecutiva de CCOO de Industria en Baix Llobregat, Alt Penedés, Garraf y Anoia, Sergio Lozano, asegura a Efeagro que no tiene noticias directas sobre la venta o no a la alemana Henkell aunque, de concretarse, ésta podría ser incluso “positiva”.

Henkell es filial del grupo agroalimentario alemán Dr.Oetker y propietaria en España de Cavas Hill y, según distintas fuentes, negocia la compra de un paquete accionarial para controlar Freixenet.

Lozano valora que el modelo “familiar” de la firma vitivinícola “ha ido muy bien hasta ahora” pero quizás “ha tocado techo”, y un aliado como Henkell ayudaría a su mayor expansión. Subraya que el grupo tiene mayor capacidad a la utilizada y “si trabajáramos mañana, tarde y noche, cinco días a la semana, y se pudiera vender toda la producción, Freixenet es una mina de oro”.

El grupo cuenta con 1.800 trabajadores y, de éstos, 1.100 se concentran “en 10 kilómetros a la redonda”, en Sant Sadurní d’Anoia y Alto Penedès, lo que da muestras de la importancia económica y social de Freixenet, sin olvidar empleo directo y viticultores.

Lozano apunta que a él siempre le gusta decir que en Freixenet conviven “cuatro familias”: los Ferrer, los Hevia y los Bonet, a los que suma los trabajadores de la compañía. Destaca que la plantilla “estará al lado de la empresa como hasta ahora” para buscar su mejor funcionamiento y, si llega alguna reestructuración futura, debe garantizarse que “todo el mundo sale por la puerta y no por la ventana”, sin efectos “traumáticos”.

Plan industrial

En el último convenio negociado -añade- se acordó que la dirección negociaría con los trabajadores el futuro plan industrial y, si la firma optara por una “reestructuración”, Lozano puntualiza que ésta no siempre tiene que implicar despidos, ya que hay fórmulas que podrían explorarse, como la movilidad entre centros próximos.

“Aquí todos estamos en el mismo barco” y las plantillas de las distintas empresas del grupo “vamos todos a una”, recalca.

freixenet

Una botella de cava. Foto: Freixenet

El responsable sindical -CCOO cuenta con 34 de los 37 delegados en el comité de empresa- destaca que Freixenet siempre ha tenido beneficios, que incluso mejoró en su último ejercicio, y que repartió dividendos, lo que muestra que “la cosa funciona”.

“Desde CCOO apostamos por continuar con la unidad productiva de todos los centros, tanto de cava como de vinos a nivel nacional, además de mantener la estructura comercial”, zanja.

De acuerdo con la responsable del sector de alimentación de Fica-UGT Cataluña, Alicia Buil, “estamos expectantes pero tranquilos”, más aún cuando el grupo inversor (Oetker) es “potente” en alimentación y quiere expandir su sección de vinos y espumosos.

El presidente de Freixenet, José Luis Bonet,. EFE ARCHIVO/Paco Santamaría

Presidente de Freixenet, J.L Bonet,. EFE ARCHIVO/P Santamaría

Buil reconoce que hay riesgo de que Freixenet afronte próximamente alguna “reestructuración” -como Codorníu hizo el año pasado- pero no tanto por una posible llegada de Henkell sino por la evolución del sector del cava y ante su mayor tecnificación.

El sindicato aboga por el mantenimiento de los puestos de trabajo y por una política que potencie el valor añadido, que ofrezca más garantías para los trabajadores del cava y para los viticultores, si finalmente, tras dos años de negociación, Henkell acaba comprando.

En fuentes de las organizaciones agrarias catalanas opinan que, aunque cambien los máximos propietarios de Freixenet, “la realidad es que este grupo seguirá comprando uva a los viticultores, como siempre” y, así, “todo continuará igual”.

Por su parte, el presidente de Freixenet, José Luis Bonet reconocía a finales de enero a preguntas de Efeagro que “sí es cierto que hay una oferta seria encima de la mesa desde hace mucho tiempo, que hay que agradecer” pero “lo que hay que hacer es esperar, máxime cuando ha habido dos miembros de la familia, mi tío José Ferrer y yo, que hemos dicho que nosotros no seremos vendedores”.

Etiquetado con:
Publicado en: Agricultura

servicios

EFE VINOS

Borja Eguizábal. director general de Bodegas Franco-Españolas. Foto: Cedida por la compañía
ENTREVISTA A BORJA EGUIZÁBAL

La "reinvención" de los clásicos

LA SEMANA EN MENOS DE UN MINUTO

servicios

EFE VINOS

Borja Eguizábal. director general de Bodegas Franco-Españolas. Foto: Cedida por la compañía
ENTREVISTA A BORJA EGUIZÁBAL

La "reinvención" de los clásicos

LA SEMANA EN MENOS DE UN MINUTO

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.