Se trata de un proyecto MIX Fertilizer Life+

Desarrollan un nuevo fertilizante con un 50 % menos de emisiones

Un nuevo fertilizante -formulado a partir de un residuo como el purín porcino (digestato)- permitirá a los agricultores ahorrar costes, mejorar su rentabilidad y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero frente a la aplicación de uno convencional mineral.

Campo sembrado al que han aplicado el nuevo fertilizante. Foto: Cedida por CartifCampo sembrado al que han aplicado el nuevo fertilizante. Foto: Cedida por Cartif

Investigadoras del Centro Tecnológico Cartif han explicado a Efeagro que el proyecto “MIX Fertilizer”, desarrollado en el marco de las iniciativas Life+ de la Unión Europea (UE), ha logrado un fertilizante sostenible desde el punto de vista medioambiental y con beneficios económicos y sociales.

El nuevo fertilizante -con un 50 % menos de emisiones de gases de efecto invernadero frente al abono convencional-, podría estar comercialmente en el mercado antes del verano de 2017, es de doble naturaleza (orgánica y mineral) y está diseñado con un inhibidor que libera el nitrógeno de forma gradual en la tierra.

El nitrógeno del nuevo fertilizante se libera gradualmente

La investigadora de Cartif y coordinadora del proyecto, Raquel López, ha explicado que el hecho de que el nitrógeno se libere lentamente evita que, tras la fertilización de sementera, haya que volver a realizar una segunda -denominada de cobertera-, tres o cuatro meses después de la siembra, como viene siendo habitual.

Esto supone un ahorro directo para los agricultores, que evitan una segunda aplicación de fertilizantes.

En los ensayos (con cebada de primavera), los rendimientos del cultivo han aumentado un 10 % frente a los conseguidos con abono mineral y ha mejorado la calidad, con mayor contenido de proteína (mejor precio), lo que aumenta la rentabilidad del productor.

López ha resaltado que la composición orgánica (60 %) de este fertilizante es de gran interés para una comunidad como Castilla y León que sufre de suelos muy empobrecidos debido al uso abusivo de fertilizantes minerales.

Mejora las características físico-químicas del suelo

Según los investigadores, con un pH ligeramente ácido (en torno a 8) este fertilizante puede, en sucesivas campañas, recuperar la acidez del suelo y situarlo en un pH neutro (7), así como mejorar la características físico-químicas del suelo y su riqueza orgánica, su porosidad y su capacidad para retener agua.

“Como el nitrógeno queda siempre fijado al suelo se evitan pérdidas por lixiviación de nitratos y la emisión de gases de efecto invernadero como óxido nitroso”, ha recalcado López, lo que reduce por tanto el riesgo de contaminación de acuíferos.

Un fertilizante con un 50 % menos emisiones

La investigadora encargada del análisis ambiental Laura Pablos ha avanzado que, a falta del estudio ambiental completo, ya se puede afirmar que “considerando este enfoque de ciclo de vida, la huella de carbono del proceso de abonado con el fertilizante obtenido es al menos un 50 % menor que si se realiza con abonos convencionales”.

Según López, el producto ha sido muy bien acogido entre los agricultores, ya que no han tenido que cambiar ninguna práctica agronómica, ni tampoco el equipamiento para la aplicación del abono.

Nuevo fertilizante, formulado a partir de purín, permitirá a los agricultores ahorrar costes. En la imagen, agricultores visitando campos de "MIX Fertilizer". Foto: Cedida por Cartif

Nuevo fertilizante, formulado a partir de purín, permitirá a los agricultores ahorrar costes. En la imagen, agricultores durante una visita al proyecto “MIX Fertilizer” Foto: Cedida por Cartif

En este sentido, el secretario técnico de Asaja Soria, Juan Francisco Bascones, ha expresado a Efeagro su satisfacción por haber podido colaborar desde el inicio en este proyecto y por que “el fin último de todo este proceso tecnológico es el agricultor”, así como por los resultados.

Ha resumido los beneficios en que “solo hay que realizar una aplicación, han aumentado en más de un 10 % los rendimientos y el suelo logra reponer materia orgánica“. Además “no ha habido problemas en el cultivo desde el punto de vista agronómico (por ejemplo, enfermedades) derivadas de la aplicación de este nuevo fertilizante”, ha señalado.

En España se generan al año 50 millones de metros cúbicos de purín. Residuo al que hay que dar salida

Bascones ha explicado que a partir de ahora -el proyecto acaba de concluir este septiembre tras tres años de investigaciones y ensayos- habrá que analizar el comportamiento de este fertilizante con otros cultivos, ciclos más largos y distintos climas.

El proyecto, liderado por el Centro Tecnológico Cartif, ha contado con la colaboración de la Asociación Agraria Jóvenes Agricultores (Asaja) Soria y las empresas Purines Almazán y Servimed.

Se trata de un proyecto de gran importancia, ya que en España se generan al año 50 millones de metros cúbicos de purín, residuo al que hay que dar salida.

Etiquetado con: , , , , , , , , , ,
Publicado en: Innovación
(No Ratings Yet)
Loading...

MUNDO RURAL