El sector pide medidas concretas

El sector del aceite ve falta de reacción ante los aranceles impuestos por Estados Unidos

El Gobierno, en cambio, informó ayer de que ha mantenido en las últimas semanas cuatro reuniones bilaterales con la Administración estadounidense para protestar y tratar de revertir los aranceles impuestos a productos agroalimentarios españoles.

Panorámica de la reunión de los ministros en funciones de Industria y de Agricultura con el sector agroalimentario. Foto: MincoturPanorámica de la reunión de los ministros en funciones de Industria y de Agricultura con el sector agroalimentario. Foto: Mincotur

El sector del aceite de oliva y la aceituna de mesa han criticado la “falta de reacción” a la decisión de Estados Unidos de imponer aranceles a diferentes productos agroalimentarios españoles, y han reclamado al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, “contundencia” frente a estos “ataques”.

En un comunicado divulgado, Aceites de España e Interaceituna -las dos organizaciones interprofesionales de ambos sectores y que aglutinan a olivareros, cooperativas, industrias, envasadores y exportadores- han exigido a Sánchez “que se ponga al frente de la defensa de los intereses de la nación sin más dilación”. Además, han vuelto a solicitarle una reunión con carácter “urgente”, tal y como hiciera la interprofesional del aceite a mediados de diciembre.

Representantes de ambas entidades han participado junto al resto de sectores afectados por estos aranceles en un encuentro este jueves para analizar su impacto con los ministros en funciones de Industria y Agricultura, Reyes Maroto y Luis Planas, respectivamente.

“La situación es de tal gravedad que no es posible confiar únicamente en el papel negociador de la Unión Europea. Tiene que ser España directamente la que intensifique la batalla por unos sectores que están sufriendo la expulsión del mercado americano por la imposición de aranceles adicionales que impiden competir en igualdad de condiciones”, han apuntado en el comunicado.

Los sectores del aceite y la aceituna han pedido “un plan de acción y soluciones” ante la magnitud de esta crisis, que en su opinión “pone en riesgo la supervivencia” de un área clave de la economía española y fundamental en la lucha contra la despoblación debido a su importancia en algunas zonas rurales. “No hay ni una sola comunidad autónoma en la que no se vayan a notar los efectos adversos de unas medidas que suponen una agresión sin precedentes contra España”, han insistido.

El Gobierno mantiene bilaterales con EEUU

En el marco de la reunión mantenida sobre los aranceles aprobados por la Administración Trump, el Gobierno ha defendido su actuación y ha transmitido a los sectores afectados que ya se han mantenido cuatro reuniones bilaterales con las autoridades del país norteamericano.

Pese a que existe la “amenaza” de que EE.UU. suba los aranceles o amplíe la lista de productos gravados por esta tasa adicional próximamente, desde el Ejecutivo se han mostrado optimistas tras detectar un “cambio de actitud” de la Administración estadounidense, aunque han advertido de su carácter “imprevisible”.

 

 

 

Imagen de la ministra en funciones de Industria, Reyes Maroto, y de Agricultura, Luis Planas, en la reunión con el sector agroalimentario. Foto: Mincotur

“No sabemos si la consulta que acaba el día 13 se traducirá en cambios. Somos optimistas pero realistas, de la Administración Trump se puede esperar cualquier cosa”, ha señalado Maroto, quien ha resaltado que las autoridades del país norteamericano muestran ahora un tono “dialogante” y mantendrán la próxima semana una reunión con el comisario europeo de Comercio, Phil Hogan. “Llegar dos días después de la imposición de aranceles no sería la mejor manera” de sentarse a negociar, ha apuntado la ministra.

Maroto ha incidido en que al trabajo realizado por Bruselas para revertir los aranceles -ya que es un asunto de su competencia- se han sumado los esfuerzos de España en términos bilaterales, ya que la relación con Estados Unidos es “muy buena” y estos impuestos la deterioran.

“Este Gobierno, pese a estar en funciones, funciona”, ha defendido.
Planas, por su parte, ha recordado que a mediados de diciembre España y Francia reclamaron a la Comisión Europea más medidas de apoyo para los sectores afectados para compensar las pérdidas que ya están sufriendo.

Medidas de apoyo adoptadas

Hasta ahora ya se han activado algunos mecanismos, como dotar de mayor flexibilidad a las ayudas a la promoción -muy enfocadas al sector del vino- o el almacenamiento privado de aceite, un sistema dirigido a retirar una parte de la producción del mercado para que su precio suba, que por el momento no ha conseguido su objetivo.

El impacto económico de los aranceles no está cuantificado todavía, aunque los sectores ya están elaborando informes de cara a las conversaciones con Bruselas para definir medidas compensatorias.

Planas ha insistido en que el objetivo de España es revertir los aranceles, aunque admite que “no va a ser fácil”, entre otros motivos por las “circunstancias electorales” de Estados Unidos, con comicios presidenciales este año.

Ha remarcado que para el Gobierno la posición de EE.UU. es “injusta”, ya que las sanciones -autorizadas por la Organización Mundial del Comercio- proceden de un conflicto vinculado con las subvenciones europeas al sector aeronáutico y no al agroalimentario.

La plataforma de afectados exige medidas concretas

Como portavoz de la plataforma de afectados ha intervenido el director general de la patronal de la industria alimentaria (FIAB), Mauricio García de Quevedo, quien ha subrayado que se trata “de un problema de Estado y no sectorial” y ha exigido “medidas concretas y específicas para compensar” el perjuicio creado por los aranceles.

“Mientras haya aranceles, los niveles de ansiedad en los sectores van a ser muy altos”, ha apuntado García de Quevedo, portavoz hoy del aceite de oliva, el vino, las aceitunas, los quesos y otros lácteos, productos del porcino, zumos, licores, moluscos y las frutas preparadas o conservadas, cooperativas y organizaciones agrarias.

La subida de impuestos de EE.UU. afecta a las exportaciones de productos agroalimentarios de Alemania, Francia, España y Reino Unido desde su entrada en vigor a mediados de octubre, ya que implica en su mayoría un encarecimiento para el consumidor, lo que les perjudica frente a otros competidores.

Etiquetado con: , , ,
Publicado en: Agricultura
(No Ratings Yet)
Loading...

servicios

LA SEMANA EN MENOS DE UN MINUTO