AGRICULTURA CORONAVIRUS

El “efecto llamada” a trabajar en el campo, en el foco de las causas de los rebrotes de la covid-19

UGT y CCOO culpan a los empresarios del campo de ese efecto mientras que COAG se refiere a otras organizacinoes agrarias y también incluye a los sindicatos. Asaja ve problema en la llegada de inmigrantes irregulares a esas zonas que luego no habrían encontrado trabajo en el campo.

Un temporero de fruta trabajando en una finca. Efeagro Un temporero de fruta trabajando en una finca. Efeagro

La Unión General de Trabajadores (UGT) y Comisiones Obreras (CCOO) han culpado este lunes a los empresarios del campo de haber creado “un efecto llamada” entre los temporeros, contribuyendo así a la falta de control del coronavirus.
El secretario sectorial de Agricultura de UGT, Emilio Terrón, ha señalado en declaraciones a Efeagro que este año se ha dado un “efecto llamada” todavía mayor al de otras temporadas para la recogida de la fruta en zonas de Aragón y Lleida ante las restricciones a la movilidad que se impusieron en un principio.

Ha acusado a los empresarios de pedir hace meses que fletasen aviones con trabajadores del extranjero, entre otros llamamientos que -a su juicio- han hecho que muchos inmigrantes que estaban en otras provincias se hayan desplazado a esas áreas y hayan terminado durmiendo en calles y parques o hacinados en pisos “sin ningún tipo de control”.
“Es lo que pasa cuando las cosas no se hacen bien”, ha apuntado Terrón, para quien “era de esperar” que ocurrieran brotes como los que han llevado a confinar desde el sábado a unas 210.000 personas en la comarca leridana del Segrià.

El representante de UGT ha recordado que determinadas empresas han sido denunciadas por no proteger a los trabajadores del coronavirus, mientras que en otros casos los propios temporeros han acudido a trabajar con síntomas por miedo a que los despidieran.
“Se han juntado trabajadores que van todos los años a la campaña con otros que se habían quedado sin empleo en la construcción o los servicios”, ha añadido Terrón.

Temporeros en la recogida del esparrago. Efeagro/ Nacho Izquierdo

El responsable adjunto de Política sindical y sector agrario de CCOO, José Fuentes, ha insistido en que las empresas agrícolas “se equivocaron al principio diciendo que necesitaban mucha gente” para recoger la fruta y que, en el sector frutícola, “importantes compañías han descuidado los protocolos de seguridad”.
Muchos extranjeros en situación irregular han acudido para cubrir la demanda de empleo pero sin papeles y con miedo a que los expulsen, por lo que resulta complicado mantenerlos confinados o bajo control, ha asegurado.

Fuentes ha señalado que en la zona de Lleida “está primando la economía” por encima de la salud en una campaña de la fruta que todavía no termina, puesto que a la recogida de nectarinas y melocotones le sigue la de manzanas y peras.

Según la Asociación Empresarial de Fruta de Cataluña (Afrucat), en esta campaña trabajan unos 30.000 temporeros o personal fijo discontinuo, empleados que podrán seguir con su labor a pesar de las normas de este confinamiento.
Las tormentas de granizo caídas en la zona en las últimas semanas han reducido las previsiones de las cosechas entre un 30 y un 35 % y, en consecuencia, una reducción del personal necesario entre un 20 y un 40 %, según las zonas.

La opinión de Asaja

La organización agraria Asaja desvincula la causa de rebrotes de la covid-19 en zonas como la comarca leridana de la Segrià a falta de medidas higiénico-sanitarias en el campo o en los alojamientos de los temporeros y pone el foco en la llegada de inmigrantes ilegales buscando un trabajo.
El presidente de Asaja Lérida, Pere Roque, ha indicado a Efeagro que “todos” los temporeros contratados tienen su documentación en regla para poder trabajar y se les proporciona mascarillas, guantes o gel hidroalcohólico así como la toma de temperaturas.

“Hay agricultores que tienen alojamientos privados con todas las medidas de seguridad”, ha añadido.
Según Roque, el problema de los brotes estaría en los inmigrantes irregulares que llegaron a la zona para buscar un trabajo en la recogida de las cosechas pero no pueden acceder a ellas por la falta de papeles.

Por eso, ha señalado que los empresarios agrícolas y las organizaciones agrarias “no podemos hacer nada” porque “son los servicios sociales del Gobierno central y los autonómicos quienes pueden dar una solución”.
Roque ha afirmado que hay una campaña “en contra de los agricultores que recogen fruta en el Valle del Ebro que es desorbitada, desproporcionada y que no tiene sentido”.

“Pedimos rigor a la hora de informar” porque los empresarios “hemos hecho las cosas bien desde el principio”.
Otra causa del contagio la vincula al ámbito de la vida personal de los empleados pero, si los operarios no toman medidas en su esfera privada, “no es culpa de los agricultores”.
Por el momento, los positivos en la zona del Segrià, donde la Generalitat de Cataluña ha confirmado este lunes que la transmisión es ya comunitaria, no han afectado a la recogida de la cosecha.

La postura de COAG

La organización agraria COAG cree que una de las causas de los rebrotes de coronavirus en puntos del país como la comarca leridana del Segrià se debe al “efecto llamada” que provocaron entre la población los anuncios de diferentes estamentos para acudir a recoger cosechas en determinadas zonas.
En declaraciones a Efeagro, el responsable del sector de Fruta Dulce y Planta Ornamental de JARC-COAG, David Borda, ha defendido que su organización fue la “única” que no provocó ese efecto llamada ya que descartó la creación de bolsas de empleo o no “lanzó mensajes” en marzo sobre el problema de mano de obra que podría presentarse.

Esos llamamientos habrían provocado la llegada a la zona de inmigrantes “sin techo” y en situación irregular en busca de un trabajo o incluso la llegada de españoles desde otros puntos del país cuando la movilidad estaba prohibida, movimientos que facilitarían los rebrotes, ha reseñado.
Borda por tanto no sitúa el problema en el campo, porque considera que la “mayoría” de los empresarios está adoptando las medidas de seguridad necesarias con sus operarios que, también según dice, están concienciados con la necesidad de adoptar las precauciones precisas.

Según ha indicado, los trabajadores y los empresarios toman medidas de prevención porque “no se pueden permitir el lujo de caer enfermos” para asegurarse los salarios y la recogida, respectivamente.
Ha asegurado “no entender” el “encarnizamiento” que la “sociedad, los gobiernos y los medios de comunicación” tienen con el sector primario en este asunto.

Borda se ha referido asimismo a los sindicatos CCOO y UGT para que, “en vez de criticar tanto al campo, nos defiendan un poco”.
“Si son tan listos, ¿por qué no advirtieron del efecto llamada en marzo?; así que, en vez de quejarse tanto, que den ejemplo, monten una empresa y nos enseñen al resto a cómo trabajar”, ha señalado irónicamente.

 

Etiquetado con: ,
Publicado en: Agricultura
(No Ratings Yet)
Cargando…

servicios

EFE VINOS

Viñedos de Bodegas Muga. Foto: G.Mena
BODEGAS MUGA ATRAE 20.000 "ENOTURISTAS" AL AÑO

Un paseo en globo por viñedos riojanos

LA SEMANA EN MENOS DE UN MINUTO